Actualizado: 20/01/2022 14:54
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Bolivia

Aciertos y desvaríos

Evo Morales celebra su primer aniversario al frente del gobierno con no pocos frentes abiertos.

Enviar Imprimir

Poco hizo el discurso ante el Congreso del presidente boliviano Evo Morales por unificar opiniones en torno a su primer año de gestión. Y poco podía hacer, porque esos doce meses —alumbrados por un grupo de aciertos— están fundamentalmente velados de sombras y equivocaciones.

Para tentar una guía entre las brumas, podríamos tomar las declaraciones del ministro de la Presidencia, el ratificado Juan Ramón Quintana, quien le endosó recientemente varios errores al equipo de trabajo al que pertenece.

Anotados a vuela pluma, estos serían: insuficiente coordinación entre los 16 ministerios y no calibrar el nacimiento de lo que se ha dado en llamar "nueva oposición", surgida del propio proceso de cambio.

El resto se espiga entre no haber articulado puentes entre gobierno y prefecturas contrarias al ejecutivo, pero electas por voto popular, además de la emisión de mensajes políticos que llegaron como provocación a la opinión pública.

¿Inexperiencia en la compleja trama de gobernar? Sin duda, pero también visión descaminada y, sobre todo, parcialidad y menoscabo de varios temas por parte de Quintana.

Amenazas y muertos

La vocería única es figura obligada en muchísimos países, pero para evitar que los mensajes lleguen como provocación, hay que alertar, en primer lugar, al propio Morales.

En un discurso reciente éste señaló que "dependerá de los movimientos sociales garantizar la Asamblea Constituyente", la cual, según el mandatario, resolverá los problemas del país. El presidente soslaya aquí el poder del voto y apunta directamente a la movilización que, a veces, se le ha convertido en un boomerang.

Este tipo de amenazas las ha reiterado constantemente Morales, y buena parte de la ciudadanía la recibe como lo que son. Y no se marchitan —valga aclarar— como meras palabras.

Sobre este tenor, el jefe del Partido Unidad Nacional, Samuel Doria, subrayó que Morales olvidó, en su discurso de más de cuatro horas ante el Congreso, que "Bolivia enterró a 24 muertos producto del enfrentamiento provocado desde el oficialismo, y curó a 200 heridos" en lo que va de mandato.

En la batalla que se desplegó en la mina de estaño más grande de Bolivia, la del cerro Posokoni, murieron 16 personas a principios de diciembre de 2006. Los índices acusan al gobierno, por no haber evitado la pugna entre sindicalistas y otros asalariados.

Ajeno al equilibrio

Diputado por Unidad Nacional, Arturo Murillo consignó que "todo el año ha sido de confrontación", "y se ha ido abusando cada día más del poder que se tiene en el ejecutivo y el legislativo". Murillo abogó por "buscar el equilibrio". La gestión de Morales falla precisamente en no luchar su triunfo entre el equilibrio y la tolerancia.

Nada desdeñable resultó la violencia contra las prefecturas que desean autonomía o no comulgan con los inquilinos del Palacio Quemado. Desde hace unos días, la autoridad habla de negociar, pero lo que se hizo antes del 11 de enero pasado en Cochabamba fue azuzar a cocaleros y sus aliados para que exigieran de forma virulenta la renuncia del prefecto Manfred Reyes Villa.

Las consecuencias de la pendencia que allí tuvo lugar —dos muertos y decenas de heridos— estremeció a la sociedad boliviana. Reyes Villa, que había propuesto otro referendo autonómico, renunciaría a este objetivo, pero no dimitió.

Las declaraciones al respecto de Gerardo García, vicepresidente del partido Movimiento al Socialismo (MAS), no dejan mentir sobre la postura siempre en disposición o en ataque —y cuando menos ambivalente— de quienes detentan el poder. Según sus palabras, "es un conflicto ocasionado por el prefecto de Cochabamba, que ha producido esos enfrentamientos".

Y luego de encajar que el MAS se desliga del tema, aduce: "la población se ha molestado con las declaraciones de Manfred Reyes y ha tenido que, incluso, pedir la salida de esa autoridad. Nosotros, como MAS, hemos visto y dicho que no era conveniente la salida del prefecto por la fuerza". Y seguidamente recordaba la instauración del referendo revocatorio de las autoridades electas, otra plaza de pelea.


« Anterior12Siguiente »