Actualizado: 24/06/2022 11:47
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

EEUU, Trump, Rusia

«Kompromat» y Trump

El “kompromat” o “informe comprometedor” en ruso, una táctica usada por todos los servicios secretos, en particular el KGB en la época soviética

Comentarios Enviar Imprimir

Las versiones no confirmadas sobre la existencia de videos sexuales filmados secretamente por los rusos para hacer presión sobre el presidente electo de Estados Unidos recuerdan las películas de espionaje, pero son prácticas habituales de los servicios secretos, elevadas a rango de arte en Rusia, informa la AFP.

Varios medios estadounidenses informaron el martes de la existencia de un documento de 35 páginas en el que se detallan informaciones presentadas como comprometedoras sobre Donald Trump, que podrían servir para ejercer chantaje sobre el magnate, que asume la presidencia de su país el 20 de enero.

Entre ellas, se habla de la existencia de un video de carácter sexual filmado clandestinamente por los servicios rusos durante una visita a Moscú en 2013.

Aunque nada permite de momento confirmar esas informaciones, los servicios de inteligencia de Estados Unidos las consideran creíbles. En cambio, el Kremlin rechaza categóricamente estas acusaciones.

Este episodio recuerda el “kompromat” o “informe comprometedor” en ruso, una táctica usada por todos los servicios secretos, en particular el KGB en la época soviética.

Hacer caer en una trampa a un responsable occidental gracias a los encantos de una bella rusa se ha convertido en un “cliché”, un estereotipo, a menudo usado en las novelas o el cine de espionaje.

Tras la caída de la URSS, en el caos de los años 1990, el “kompromat” se convirtió en instrumento para llevar a cabo campañas de descrédito contra hombres políticos, empresarios o altos funcionarios.

“Todos los servicios secretos del mundo lo hacen, y nosotros no somos una excepción” admite el experto Mihail Liubimov, que dirigió durante mucho tiempo las operaciones del KGB contra el Reino Unidos y los países escandinavos.

Fotografiado con un hombre cuando la homosexualidad estaba prohibida en Reino Unido, John Vassall, agregado naval británico en Moscú de 1954 a 1956, se vio obligado a convertirse en uno de los más célebres espías del KGB en Gran Bretaña.

Su compatriota John Profumo, ministro de la Guerra, cae en 1963 en una trampa similar: tiene relaciones íntimas con una joven de 19 años, que también era amante de un alto responsable soviético destinado en Londres.

En 1964, le toca sufrir la práctica al embajador francés, Maurice Dejean: agentes del KGB filman a este hombre, casado, con una joven actriz en plena relación sexual, lo que provoca su llamado a París por el jefe de Estado francés, el general de Gaulle, y su destitución.

Más recientemente, en 2009, un diplomático británico destinado en Rusia dimite tras la difusión por internet de un video en el que aparece con dos prostitutas.

“El chantaje mediante las relaciones sentimentales es tan antiguo como el propio amor”, explica Liubimov.

Pero las principales víctimas de esta táctica son, desde el fin de la Guerra Fría, los propios rusos.

La “guerra de los kompromat” se libró con fuerza en los años 1990, cuando los oligarcas rusos luchaban entre ellos para controlar grandes empresas, y utilizaban sus imperios de prensa para lanzarse las peores acusaciones.

En 1999, cayó el propio fiscal general Yuri Skuratov: la televisión divulgó un video —cuya autenticidad jamás fue demostrada— en la que aparecía supuestamente con prostitutas, pagadas por un delincuente encarcelado.

Y en 2010, una llamada “Katia” sedujo a varios opositores al Kremlin y filmó en secreto sus relaciones sexuales, que luego subió a la red.

Por su parte, las cadenas de televisión pro-Kremlin, como NTV o LifeNews, no dudan en crear sus propios “kompromat” contra los opositores, usando escuchas telefónicas o cámaras ocultas.

Sin embargo, advierte Mihail Liubimov, “el ‘kompromat’ es una especie de bumerán.”

“Nadie puede vivir mucho tiempo bajo la amenaza del ‘kompromat’: en un momento dado, ya no se lo soporta y uno se convierte en un enemigo” explica este exespía. “Es un instrumento peligroso”.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.