Actualizado: 12/11/2019 17:36
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Venezuela Mercosur

La entrada de Venezuela al Mercosur genera dudas

Algunos productores venezolanos temen que la entrada al bloque termine con la industria local y afirman que no fueron consultados.

Enviar Imprimir

El ingreso de Venezuela al Mercado Común del Sur (Mercosur) podría darle al bloque sudamericano un impulso económico, pero también podría colocarlo en medio de la diatriba política que mantiene el presidente Hugo Chávez contra el libre comercio promovido por Estados Unidos, informó la AP.

Chávez se reunía este martes en Caracas con sus colegas de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay para suscribir el acuerdo de adhesión formal de Venezuela como miembro pleno del Mercosur.

El gobierno venezolano considera este convenio como una victoria en sus esfuerzos por derrotar la propuesta estadounidense del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), y expandir la visión socialista del comercio regional y de cooperación que es compartida por La Habana y La Paz.

La adhesión de Venezuela "parece que contrarrestará lo que Estados Unidos quiere llevar a cabo", señaló Masaaki Kotabe, experto en el tema del Mercosur de la escuela de Negocios de la Universidad de Temple, Estados Unidos. "Esto apunta hacia un fracaso de la política estadounidense", agregó.

En el encuentro también estará presente el presidente boliviano, Evo Morales, un estrecho aliado regional de Chávez, cuyo país se espera que próximamente se incorpore como miembro pleno al Mercosur.

Como parte del convenio, Venezuela adoptará un sistema de arancel externo común en cuatro años. El arancel variará dependiendo del producto, pero estará alrededor de 12%, indicó el subsecretario argentino de Integración Económica del Mercosur, Eduardo Sigal.

Venezuela y las dos mayores economías de Sudamérica —Brasil y Argentina— establecerán una zona de libre comercio en 2012.

Los productos que exportan Paraguay y Uruguay hacia Venezuela se beneficiarán de inmediato de los aranceles preferenciales.

Sigal dijo que un pequeño grupo de productos sensibles serán exceptuados del convenio de libre comercio.

No todos están convencidos de los beneficios de la adhesión de Venezuela al bloque sudamericano.

"Aparte del petróleo y posiblemente del gas natural, Venezuela no tiene mucho que pueda vender a los países de Mercosur. La integración económica y el libre comercio no son necesarios para vender esas cosas porque no están afectadas por los aranceles", expresó Sidney Weintraub, economista del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, que tiene su base en Washington.

La industria agrícola venezolana ya es débil y la mayoría de los productos que se consumen en el país son importados.

Algunos productores temen que la entrada al Mercosur termine con la industria local, debido a que permitirá el ingreso al país de productos importados más baratos, especialmente provenientes de Brasil y Argentina, que están entre los mayores exportadores agrícolas.

"Es una decisión política que ha causado mucha inquietud", señaló el presidente de la Federación de Agricultores de Venezuela (Fedeagro), Gustavo Moreno.

El dirigente expresó que los productores locales no fueron consultados sobre el ingreso de Venezuela al Mercosur, decisión que, en su opinión, generará un gran impacto en productos sensibles tales como el maíz, arroz, caña de azúcar, café, carne de res y leche.

El estilo controversial de Chávez también podría suscitar tensiones en el grupo.

El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, se reunió el mes pasado con el mandatario estadounidense, George W. Bush, para discutir sobre un tratado de libre comercio.

Chávez ha mostrado su desacuerdo con los países que han firmado convenios comerciales con Washington. Hace dos meses el gobernante sacó a Venezuela de la Comunidad Andina de Naciones y del Grupo de los Tres (G-3) en rechazo a los acuerdos comerciales que tienen algunos de los miembros de esos bloques con Estados Unidos.

Los lazos entre Brasil y Venezuela se han visto afectados por las sospechas de que Chávez alentó a Morales para que realizara en mayo pasado la abrupta nacionalización de la industria del gas, decisión que irritó al gobierno brasileño que es el mayor inversionista y principal comprador de gas boliviano.