Actualizado: 06/12/2019 17:18
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

España, Venezuela, Colombia

La inutilidad de las cumbres

La situación en Venezuela destaca como el único asunto de trascendencia en la Cumbre Iberoamericana que se celebra en Cartagena de Indias, Colombia

Comentarios Enviar Imprimir

Cuando en marzo de 2003 el Gobierno cubano desató una oleada de encarcelamiento de opositores, al mismo tiempo se inauguraba en Ginebra un nuevo período de sesiones de la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas. La operación represiva ocurría a solo pocos días de que el comisario europeo para la Cooperación y Ayuda Humanitaria había visitado La Habana y dado a conocer su beneplácito ante la posible entrada de Cuba en el Acuerdo de Cotonú. Cuba acaba de ser fue reelecta para un nuevo período como miembro del Consejo de Derechos Humanos y la Unión Europea se prepara para recibir el visto bueno del ejecutivo europeo para la entrada en vigencia del nuevo Diálogo Político entre la UE y Cuba, que sustituirá la Posición Común. En los tiempos que corren, el tema de los derechos humanos en la Isla ha pasado a un segundo término frente a los imperativos económicos y políticos.

La reunión Cumbre Iberoamericana, que se celebra anualmente, viene acumulando fracasos, fundamentalmente por las notables ausencias de algunos mandatarios, sobre todo sudamericanos, que una y otra vez han demostrado la falta de interés que enfrenta ese foro surgido hace un cuarto de siglo, en 1991.

Que desde hace años la Cumbre Iberoamericana es un evento en decadencia no es un secreto —solo la presencia del Rey Juan Carlos había logrado mantener a flote la cita—, pero tanto Cuba como Venezuela han demostrado ser capaces de aguantar e imponerse en el pugilato con Madrid, y hacer oídos sordos a los llamados de democratización para ambos países.

La XXV Cumbre Iberoamericana que se celebra entre el 28 y 29 de octubre, en Cartagena de Indias, Colombia, ahora con la presencia del rey español Felipe VI, es un evento más protocolar que cualquier otra cosa.

España acude al encuentro en una situación muy especial, con un proceso en marcha para la aprobación hoy sábado de la investidura de Mariano Rajoy como presidente de nuevo del Gobierno español, lo que ha impedido la presencia de este, como presidente interino, y del canciller José Manuel García-Margallo, el primero porque tenía que someterse a la investidura y el segundo porque es diputado y debe votar en el Congreso. De las figuras importante del gabinete español, es Luis de Guindos, titular de Economía que no es diputado, quien acompaña al Rey. El jefe de Estado español debe partir de inmediato, tras la cumbre, de regreso a Madrid para la casi segura jura del cargo de Rajoy, que será el domingo 30 o a más tardar el lunes 31.

En este sentido, la apuesta de La Habana, centrada en que la actual ley de inversiones es lo suficientemente atractiva como para colocar en un plano secundario los aspectos de derechos humanos y democracia —y fundamentada en el clima de estabilidad política que logra brindar y en las ventajas de explotación de una mano de obra barata y carente de sindicatos y otras organizaciones de la sociedad civil que la defienda— continúa brindando dividendos a la Plaza de la Revolución, como han demostrado las frecuentes visitas de delegaciones nacionales y autonómicas y los acuerdos con empresarios españoles.

Dentro de este panorama, el hecho de que las llamadas reformas para “actualizar” el sistema económico no incluyen cambios políticos ha pasado a un segundo término frente a la realidad de que dichas “reformas” prácticamente se han detenido. Si acaso Europa aspira a un cambio en la Isla es lograr que no se lleve a cabo una marcha atrás en los cambios económicos efectuados.

El tema de la reunión —Juventud, Emprendimiento y Educación— deja pocas dudas de que todo se reducirá a reuniones burocráticas, cenas y encuentros discretos.

Marcada una vez más por algunas ausencias clave —como la del cubano Raúl Castro, el argentino Mauricio Macri y el brasileño Michel Temer— y el reciente fracaso en el referéndum sobre la paz en Colombia, la cita en Cartagena, a la que acuden once jefes de Estado además del español, no despierta ilusiones.

Si bien las miradas se centran mayormente en la situación venezolana, no se espera que exista consenso para una resolución destinada a presionar al presidente Nicolás Maduro, que finalmente asistirá hoy sábado al foro regional [actualización: al final, Maduro no asistió].

Aunque el Gobierno venezolano está cada vez más aislado en el área —por el cambio político ocurrido en diversos países donde contaba con aliados—, no hay posibilidades de dicha resolución, aunque sí de que el tema será tratado cuando los mandatarios se reúnan a puertas cerradas.

Hasta el viernes, la situación de Venezuela no se encontraba entre la decena de resoluciones que los mandatarios y los respectivos cancilleres tratarían durante la jornada de este sábado, según aseguró la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, según informa el diario español El País.

Sí se espera, por otra parte, una nueva declaración contra el embargo estadounidense hacia Cuba y el respaldo al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, para que logre un nuevo acuerdo de paz con las FARC.

La situación en Venezuela se convierte así en el único tema de real importancia en el encuentro.

“Trataremos los temas más relevantes de la región, espero que también los del país vecino, Venezuela”, aseguró nada más aterrizar el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski. “Este espacio no puede dejar de pronunciarse sobre la situación de un país hermano”, añadió el canciller de Guatemala, próximo país en presidir la cumbre, Carlos Raúl Morales, de acuerdo a El País.

En este sentido, el punto de mayor fricción correspondería la participación venezolana en el Mercosur. El jefe de la diplomacia de Paraguay, Eladio Loizaga, anunció que sus homólogos de Mercosur —Uruguay, Argentina y Brasil— se reunirían en Cartagena para tratar la suspensión de Venezuela del organismo de integración regional, de acuerdo al periódico español. Después de meses de tensión, los cuatro países fundadores asumieron en septiembre la presidencia conjunta del bloque, que le correspondía a Venezuela. Y ahora quieren suspender a este país aplicando la cláusula democrática. El único que se resistía era Uruguay y ya parece convencido de que no hay otra solución. El encuentro fue confirmado por fuentes de las Cancillerías de Brasil y de Argentina. El Gobierno venezolano, por su parte, ha insistido en que le corresponde la presidencia de Mercosur, y se niega a reconocer cita alguna que no sea convocado por Caracas.

Queda entonces por ver si en Cartagena de Indias se logrará algo más que las conversaciones de rutina.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.