Actualizado: 17/08/2018 22:24
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Isabel Dos Santos, Angola, Cuba

La «princesa» que debe su fortuna a los soldados cubanos

La fortuna de Isabel Dos Santos es enorme y poco se sabe de la totalidad de sus empresas. La multimillonaria angolana es muy celosa de la intimidad de sus negocios, cuya información pública es muy limitada

Comentarios Enviar Imprimir

Esta historia de Cenicienta es solo una sarta de mentiras salvo en un hecho: la ensoñación con un origen humilde transformado en cuento de hadas con final principesco. A Isabel Dos Santos (Bakú, exrepública soviética de Azerbaiyán, 1973), la primogénita de José Eduardo Dos Santos, presidente del país entre 1979 y 2017, los angoleños la llamaban “la princesa”, escribe Trinidad Deiros en un artículo publicado en Vanity Fair.

Angola, una nación rica en recursos y habitantes pobres debe en gran medida la consolidación de su independencia —y la posterior consecuencia del prolongado mandato de Don Santos— a los soldados cubanos, quienes combatieron por un supuesto ideal internacionalista, del más puro marxismo-leninismo, y terminaron en una contribución determinante al establecimiento de un régimen de capitalismo de Estado caracterizado por un capitalismo depredador y voraz.

El 70 % de la población angolana vive con menos de dos dólares al día. y la fortuna de Isabel Dos Santos, según la revista Forbes, asciende a 3.000 millones de euros, lo que la ha convertido en la mujer más rica de África: bancos, telecomunicaciones, cementeras, diamantes, fondos de inversión y supermercados.

La hija de Dos Santos controla el 25 % de las acciones de Unitel, la principal compañía telefónica del país y el 42 % del banco BIC. También posee el 6 % de la firma de gas y petróleo lusa Galp Energia y casi el 20 % de acciones del banco BPI, la cuarta entidad bancaria de Portugal, además de otras importantes inversiones internacionales. En Portugal, a Dos Santos le han sacado otro mote: la “DDT”, siglas en portugués de la “Dueña de Todo Esto”.

Ello gracias a un padre generoso con lo ajeno, que le concedía a su hija acciones de sociedades creadas por decreto, o bien atribuía licencias para trabajar en el país a empresas extranjeras en las que luego Isabel dos Santos figuraba como accionista en Angola. En junio de 2016 la nombró presidenta del consejo de administración de la empresa estatal de petróleo angoleño, Sonangol, lo que equivalió a nombrarla propietaria de la gallina de los huevos de oro, como afirma Deiros.

Las exportaciones de petróleo son el origen de casi la mitad del PIB del país y el sector del que se esfuman más de esos fondos que faltan de manera tan acuciante al angoleño de a pie. Según el Fondo Monetario Internacional, entre 2007 y 2010, $32.000 millones de los ingresos petrolíferos nacionales simplemente desaparecieron.

Un cambio ha ocurrido en el país, y aunque ello no significa la menor pérdida para la fortuna acumulada por “la heredera”, sí al menos plantea la posibilidad de un cese, al menos parcial, en la rapiña de fondos. Pero para esta mujer multimillonaria, el dinero acumulado —será mejor decir robado— está de momento a salvo: su patrimonio construido sobre las ruinas de Angola está ya a buen recaudo, al menos en parte, en inversiones fuera del país

En febrero de 2017, tras 38 años como jefe de Estado, José Eduardo dos Santos anunció que no se presentaría a la reelección. Para noviembre de 2017, su sucesor, el nuevo presidente, João Lourenço, destituyó a Isabel dos Santos de la presidencia de Sonangol, al tiempo que le arrebataba a uno de sus hermanos de padre —el expresidente tiene al menos ocho hijos— la gestión del segundo canal de la televisión pública de Angola.

Aunque Dos Santos mantiene buena parte de su poder. Sigue siendo el número uno del partido al que también pertenece Lourenço, el MPLA, el antiguo movimiento de liberación en torno al que se ha articulado la depredación de recursos del país.

Lourenço ha prometido luchar contra los aspectos más oprobiosos del funcionamiento político previo y al menos, en lo que se refiere al nepotismo, ha destituido a estos dos hijos del anterior mandatar de dos puestos clave de la gestión estatal.

El último “regalo” de Dos Santos a su hija ocurrió en agosto de 2017, según el diario El Mundo. Se trata del mayor proyecto de obra pública que aprobó su régimen en Angola, después de que el país entrara en recesión con la caída en picado del precio del petróleo, que representa el 97 % de las exportaciones nacionales.

Cuando esté listo, en unos cinco años, creará un lago de 16 kilómetros en medio del río Kwanza, resguardado por una muralla de 100 metros de altura y 520 metros de largo.

La primera piedra de la presa de Caculo Cabaça la puso el pasado 4 de agosto del pasado año el entonces presidente en uno de sus últimos actos oficiales.

Antes de dejar uno de los gobiernos más prolongados en África, el dirigente quería una despedida por todo lo alto. La presa cuya construcción acaba de comenzar costará $4.500, el equivalente al 5 % del PIB de Angola y la misma cantidad que se dedica anualmente a educación.

El proyecto fue adjudicado en 2015 a un consorcio liderado por CGGC, una de las mayores constructoras de China.

Una filtración obtenida por el semanario alemán Der Spiegel y compartido con la red EIC, de la que forma parte El Mundo, revela que los chinos no ganaron el contrato por sí mismos. La constructora tiene una socia oculta que posee más del 40 % del consorcio: Isabel dos Santos. Gracias a esto, una parte sustancial de los beneficios obtenidos con la construcción de la presa quedará en familia.

Decenas de correos intercambiados durante meses entre abogados y gestores de Isabel dos Santos, socios de CGGC y el ministro angoleño de Energía y Aguas muestran cómo el contrato multimillonario fue pergeñado entre bastidores antes de que José Eduardo dos Santos firmara un decreto presidencial el 11 de junio de 2015 con el que aprobaba el contrato público.

En la correspondencia a la que ha tenido acceso EIC se incluyen mensajes de la hija del entonces presidente, que tenía la última palabra en el negocio, al tiempo que sus abogados le aseguraban que su nombre no aparecería en ningún documento.

La financiación se hará a través de un préstamo del banco estatal chino ICBC que CGGC se comprometió a conseguir para el Gobierno angoleño con unas condiciones muy claras: si Luanda no contrataba al consorcio chino, no habría préstamo. Tal y como admitía uno de los abogados involucrados, la adjudicación del contrato al grupo era “obligatoria”.

Isabel dos Santos es muy celosa de la intimidad de sus negocios, cuya información pública es muy limitada.

Después de que, en 2013, el periodista y activista Rafael Marques de Morais publicara un artículo sobre ella en Forbes, la empresaria compró los derechos de impresión de la revista americana en Portugal y Angola.

La implicación de Isabel dos Santos en el proyecto de Calculo Cabaça fue revelada por Marques de Morais. Los documentos obtenidos por EIC no sólo corroboran y subrayan su papel en la adquisición del contrato público, sino que permiten ver cómo la presa multimillonaria fue el último gran regalo del presidente a su hija, esa que hoy disfruta de un enorme patrimonio gracias en gran parte a los sacrificios y la sangre de aquellos soldados cubanos que supuestamente fueron a ayudar a una nación africana que luchaba por librarse de la explotación y la injusticia y dejar atrás un largo pasado colonial.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.