Actualizado: 21/07/2019 2:08
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Terrorismo, FARC, Colombia

Las FARC matan a cuatro rehenes

La ejecución por parte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia pone fin a las esperanzas que durante doce años de secuestro albergaron las víctimas

Comentarios Enviar Imprimir

Cuatro de los rehenes más antiguos en poder de las FARC, todos con más de doce años de secuestro, fueron ejecutados hoy por esta guerrilla, lo que puso fin a las esperanzas que albergaron durante su cautiverio.

El sargento mayor del Ejército José Libio Martínez, el secuestrado más veterano de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FARC) e incluso del mundo, nunca llegó a conocer en persona a su hijo, Johan Steven.

El niño nació tres meses después de que la guerrilla tomara la base militar de Patascoy, en el departamento de Nariño, el 21 de diciembre de 1997, y le hiciera cautivo los siguientes casi catorce años de su vida.

En esos años, padre e hijo cruzaron pruebas de vida y numerosas cartas que Johan Steven ha hecho llegar a su padre en cada uno de los procesos de liberación de otros secuestrados, así como en apariciones en medios colombianos e internacionales.

Reclamó la libertad de su padre de todos los modos posibles: unió su voz a la del cantante colombiano Juanes y hasta caminó más de 100 kilómetros desde el municipio de Ospina hasta Pasto, la capital de Nariño.

El último mensaje de Martínez llegó de manos de la ex senadora liberal Piedad Córdoba, en agosto de 2010, en un vídeo en el que le dijo a su hijo: “Para mí usted es la persona más importante de este mundo. Cuando era niño fui buen estudiante, tuve medalla de honor, eso espero que le sirva de motivación”.

Tampoco pudo conocer a su hija Viviana el coronel Edgar Yesid Duarte, quien llevaba casado tres años con su esposa, Susy Abitbol, cuando fue secuestrado por las FARC en 1998, durante un falso retén a la altura del municipio del Paujil, en una carretera del departamento sureño del Caquetá.

Duarte se comunicó por última vez con sus padres a través de un vídeo que les hizo llegar en marzo del año pasado, en el que relató: “Nuestra situación por acá es muy complicada, muy difícil y lo único que nosotros tenemos claro y hay que decirlo: las implicaciones de un rescate militar es una sentencia a muerte”.

Precisamente, varios ex secuestrados y personajes públicos han cuestionado que los operativos militares que desarrollaba el Ejército colombiano desde hacía mes y medio en el Caquetá dieran pie al fusilamiento de Martínez y Duarte; así como del mayor Elkin Hernández Rivas y del intendente jefe Álvaro Moreno, ambos de la Policía Nacional.

A Hernández le secuestraron junto a Duarte, con el objetivo de ser intercambiados por presos en un acuerdo humanitario del Gobierno, en el mismo falso retén de Paujil.

El secuestro frustró la ilusión de Rivas de casarse con su novia de toda la vida, Lina María, a quien le había pedido matrimonio días antes para sellar su relación en febrero de 1999.

En su última prueba de supervivencia, que Córdoba le hizo llegar a su familia tras una liberación en marzo de 2008, les decía que se encontraba bien de salud física y mental.

Por último, otro padre que se perdió la infancia de su hijo fue el subintendente Moreno, que dejó a un bebé de casi dos años cuando fue secuestrado el 9 de diciembre de 1999 por las FARC en la población de Curillo, en el mismo departamento en que terminaron sus días de cautiverio.

Moreno estaba en la estación de Policía cuando los guerrilleros se llevaron a otros seis uniformados de los que cinco ya están en libertad.

La última prueba que recibió la familia de Moreno fue hace un año, cuando la ex senadora Piedad Córdoba entregó un vídeo en el que mostraba su confianza en recobrar pronto la libertad y les prometía el envío de unas cartas que nunca llegaron.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.