Actualizado: 20/10/2017 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Mónica Lewinsky, EEUU, Elecciones

Mónica Lewinsky: la gran ausente

La exbecaria de la Casa Blanca no apareció junto a las otras mujeres que presentó Donald Trump la noche del segundo debate, y se ha mantenido fiel a su palabra de dejar atrás su pasado

Comentarios Enviar Imprimir

Su nombre apenas se ha mencionado. Nadie habla de aquello. Ni siquiera se ha hecho mención de su ausencia. ¿Donald Trump no ha logrado convencerla o tiene la carta escondida? En cualquier caso, poco podría añadir la exbecaria después de todo.

Aunque la ausencia de Mónica Lewinsky entre las mujeres que Trump presentó ante el debate presidencial como víctimas de la lascivia de Bill Clinton no obedeció a falta de sugerencias.

El exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani hizo pública la sugerencia a Trump con antelación al debate. Giuliani es de los que le gusta que otros tiren piedras, porque su tejado de vidrio no está expuesto en esta elección. Pero no es malo recordar que cuando en 2000 Donna Hanover, la entonces esposa de Giuliani dijo que este mantenía una relación con una miembro de su equipo, horas antes de que el político sorpresivamente anunciara la separación.

Por la misma época Giuliani también tenía un affaire con Judith Nathan, que luego se convertiría en su esposa.

En estos últimos años Lewinsky se ha dedicado más a hacer conciencia sobre el bullying cibernético que a promocionar a los políticos. El mes pasado Lewinsky dio un discurso para la conferencia del diario Financial Times y todos los reporteros que fueron invitados a cubrir el evento tenían que respetar un requisito muy importante: no preguntarle nada sobre las elecciones de 2016.

Con anterioridad Lewinsky apoyó la candidatura de Barack Obama, por lo que se cree que aún sigue del lado demócrata. Ahora, con 43 años, intenta mantener esa línea de vida privada que solo rompió en 2014 con un artículo en la revista Vanity Fair. ¿Para qué? “Para cambiar el final”. Entonces habló de la vergüenza que sintió, lo que volvió a expresar en TED Talk.

Decidí finalmente asomar la cabeza, dar mi versión de las cosas y darle un sentido a mi pasado", escribió Lewinsky en Vanity Fair.

En junio del año pasado Hillary Clinton declaró al programa Nightline de ABC que le deseaba lo mejor a Lewinsky. “Espero que pueda enfocarse en su futuro y hacer una vida que le resulte satisfactoria”, manifestó.

Quizá con el caso específico de Lewinsky la campaña de Trump prefiriera limitarse a una simple mención por parte del candidato republicano. Algunos analistas opinan que Trump se expondría a generar una corriente de simpatía hacia Clinton, la mujer engañada, que no lo ayudaría en nada a ganarse el tan necesitado apoyo de las mujeres.

Pero lo cierto es la exbecaria ha preferido mantenerse al margen y ni siquiera ha respondido a las solicitudes de citar su opinión en los despachos de las agencias cablegráficas.

En julio de 2014 el canal National Geographic presentó la parte inicial de un reportaje especial sobre los años 90, que incluyó la primera entrevista televisiva con Lewinsky en una década, en la que ella explicó cómo se convirtió “en la mujer más humillada del mundo”.

“Ser llamada estúpida y promiscua, arribista y tarada y haber sido sacada fuera de contexto, fue doloroso”, dijo Lewinsky en una parte de la entrevista.

Tras el conocido escándalo, Bill y Hillary Clinton se consolidaron como una de las familias políticas más importantes del país y se convirtieron en celebridades. Incluso, y también en 2014, se estrenó un musical sobre sus vidas en Nueva York que incluyó, cómo no, el caso Lewinsky.

“Cumplí 40 años el año pasado y es hora de dejar de caminar de puntillas por mi pasado, y por el futuro de otros. Estoy decidida a ponerle un final diferente a mi historia”, escribió Lewinsky en Vanity Fair. Y se ha mantenido fiel a esa afirmación.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.