Actualizado: 21/09/2018 11:18
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

República Dominicana, Crónica

República Dominicana erige un museo como “catarsis” frente a heridas de la dictadura

Los dominicanos deben superar secuelas del sangriento régimen, como los temores, el autoritarismo, la intolerancia o el culto a los políticos, dijo la directora de la entidad

Comentarios Enviar Imprimir

Los dominicanos, a punto de conmemorar 50 años de la caída del dictador Rafael L. Trujillo, han puesto en marcha el Museo de la Resistencia, donde se hace un recorrido cronológico del cruento régimen y se invoca a una catarsis para sanar las heridas, explicó su directora, Luisa de Peña.

El pueblo dominicano debe asumir en sociedad los crímenes cometidos por la tiranía, reivindicar a las víctimas, “y luego hacer una catarsis y una sanación para poder sobrepasar todos esos traumas de todo ese terror, toda esa sangre, todo ese dolor”, explicó la responsable de la sala.

A partir de ahí, propuso la museóloga y museógrafa, deben “crecer como una sociedad nueva, moderna, civilizada, con valores…”.

Y es que, tal y como reconoció, los dominicanos deben superar secuelas del sangriento régimen, como los temores, el autoritarismo, la intolerancia o el culto a los políticos que perviven en el país caribeño.

“Por eso se hace tan necesario no solo reivindicar a las víctimas, sino hacer una catarsis”, apostilló la ideóloga del Museo Memorial de la Resistencia Dominicana, ubicado en la Ciudad Colonial de Santo Domingo y que inaugurará el domingo, un día antes de conmemorarse el 50 aniversario del ajusticiamiento del autoproclamado “Benefactor de la Patria”.

La sala, que se abrirá al público el día 31 de mayo, alberga 168.000 documentos del régimen trujillista que han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Está dirigida a las nuevas generaciones “para educarlas sobre el costo de la democracia y sobre la lucha de la resistencia por los derechos humanos”, y para que puedan apreciar “tanto la democracia como la libertad de que hoy gozamos”, señaló.

El museo, fruto de diez años de entrevistas e investigación, fue creado mediante decreto y su misión es recopilar, organizar, preservar, investigar y exponer los bienes del patrimonio de la nación correspondiente a las luchas de los dominicanos durante la cruenta dictadura.

Dispondrá de una gran cantidad de informaciones, muchas de ellas inéditas, así como de grabaciones sonoras de torturas en la temible cárcel La 40, objetos de los expedicionarios que en 1959 intentaron derrocar a Trujillo o testimonios del jefe del buró militar del movimiento revolucionario “14 de Junio”, Rafael “Baby” Mejía.

En una de las salas habrá un holograma en honor a las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, asesinadas el 25 de noviembre de 1960 por su oposición a Trujillo.

En otra, un “animatronic” simulará al héroe nacional Manuel Tavárez Justo, esposo de Minerva y comandante del Movimiento 14 de junio, mientras que una estancia estará dedicada a lo que la experta llama “los mitos de la era”, la propaganda del régimen sobre la supuestas conquistas logradas durante esa época.

La iniciativa busca crear conciencia para lograr “que nunca más se repita una dictadura en nuestro país”, dijo.

Su construcción tuvo un coste de 104 millones de pesos (2,7 millones de dólares), donados por la Presidencia del país, si bien esto no incluyó la infraestructura ni el valor de la colección.

Luisa de Peña reconoce que esta obra es mal vista por algunos defensores de la dictadura, pero se abstiene de hacer “juicios de valores” e invita a sus detractores a reflexionar.

De acuerdo con la experta, se estima que unas 50.000 personas, entre dominicanos y extranjeros, fueron asesinadas durante la tiranía de Trujillo por disidencia política, negativa a vender propiedades al mandatario o a trabajar para él o vínculos familiares con enemigos del régimen.

Según De Peña, entre las víctimas figuran unos 17.000 haitianos asesinados en 1937 por orden del mandatario, aunque también hubo víctimas de otras nacionalidades, como cubanos, colombianos, venezolanos y estadounidenses.

No obstante, en sus declaraciones, subrayó que esta no es una cifra real, “es una cualificación en crecimiento porque se está todo el tiempo investigando y aumentado los registrados de todos los que sufrieron terrorismo de Estado”.

El dictador fue ajusticiado por un grupo de hombres que atentó contra su vida la noche del 30 de mayo de 1961 cuando se dirigía, en compañía de su chófer, hacia su natal San Cristóbal.

Para conmemorar la gesta, las autoridades dominicanas han formado una Comisión Nacional del Cincuentenario de la Gesta del 30 de mayo de 1961 que, según un decreto del Ejecutivo, puso fin a “tres décadas de oscurantismo, sumisión y barbarie que entronizó una de las más férreas dictaduras conocidas en el ámbito latinoamericano”.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.