Actualizado: 24/06/2019 9:50
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Europa del Este

Rusia castiga a Estonia por la retirada de un símbolo soviético

Tallin califica de ataque a la UE la represalia rusa de entorpecer el suministro petrolero.

Enviar Imprimir

Rusia ha comenzado a castigar a Estonia tras la crisis de los símbolos de la II Guerra Mundial. Los ferrocarriles rusos anunciaron el miércoles que los suministros de petróleo a aquel país se resentirán debido a las reparaciones que se efectúan desde el 1 de mayo en las vías férreas, según informó la agencia Interfax, citada por el diario español El País.

Mijaíl Gonchárov, portavoz de los ferrocarriles, manifestó que los estonios habían sido "advertidos previamente" de las alteraciones en los suministros. La agencia gubernamental Ria Novosti, citando "fuentes de los ferrocarriles", aseguró que las alteraciones en el suministro petrolero eran de carácter temporal y que no tenían connotaciones políticas.

El origen del conflicto fue el desmantelamiento y traslado del monumento a los soldados del Ejército Rojo caídos en la II Guerra Mundial en Tallin en su lucha contra el nazismo. Le siguieron las protestas frente a la Embajada de Estonia en Moscú.

En Tallin, el primer ministro de Estonia, Andrus Ansip, acusó a los representantes rusos de "ataques psicológicos, cibernéticos [contra las páginas de Internet] y físicos" de "carácter coordinado". El ministro de Exteriores, Urmas Paet, no dudó en calificar los hechos de ataque a la UE, de la que Estonia es miembro desde 2004.

Según Ria Novosti, el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, mantuvo este jueves una conferencia telefónica con su homólogo estonio Urmas Paet, en la cual llamó a evitar dar pasos que puedan agravar aún más la situación, informó el servicio de prensa de la cancillería rusa.

"Debido a la preocupación que ha expresado el titular de Exteriores estonio, la parte rusa le aseguró que las fuerzas policiales rusas van tomando todas las medidas necesarias para impedir que los manifestantes congregados frente a la Embajada de Estonia en Moscú actúen fuera del marco de la Ley", se expresa en el comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso.

Lavrov observó que el desmontaje del monumento al Soldado Libertador y el traslado del entierro de los militares soviéticos que habían entregado sus vidas por la liberación de Estonia han afectado seriamente las relaciones bilaterales.