Actualizado: 23/11/2017 16:24
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Venezuela, EEUU, Trump

Trump prohíbe comprar deuda venezolana a bancos de EEUU

Hasta ahora, las sanciones de la Administración Trump solo habían sido impuestas a miembros del Gobierno de Caracas y la cúpula chavista

Comentarios Enviar Imprimir

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó el viernes una orden ejecutiva que prohíbe al sistema financiero estadounidense la compra de bonos públicos y deuda del Gobierno de Venezuela y la petrolera estatal, PDVSA, informa el diario español El País.

Las sanciones, destinadas a crear un contundente bloqueo económico al Ejecutivo venezolano, suponen un cambio respecto a las medidas anteriores, dirigidas contra individuos del entorno de Nicolás Maduro y no a la maquinaria gubernamental. Minutos después de conocerse la medida, el canciller venezolano Jorge Arreaza calificó la decisión como “la peor agresión en los últimos 200 años, desde que el imperio español fuera desafiado por Simón Bolívar” y acusó a Trump de querer crear una crisis humanitaria en su país.

Durante una llamada con la prensa, altos cargos de la Casa Blanca y el Departamento del Estado explicaron que el objetivo de las medidas es evitar que “el sistema financiero de EEUU sea cómplice del régimen de Maduro”. La orden de Trump también “prohíbe transacciones con ciertos bonos existentes propiedad del sector público venezolano, así como los pagos de dividendos al gobierno de Venezuela”.

El Departamento del Tesoro emitirá excepciones para “mitigar los daños a ciudadanos estadounidenses y venezolanos”. Estas permitirán que la filial estadounidense de PDVSA, Citgo, pueda seguir operando con normalidad. Y la exportación e importación de petróleo entre ambos países siga libre de sanciones. El comercio de otros bienes, así como las transacciones económicas relacionadas a la ayuda humanitaria seguirán siendo permitidas.

Las medidas llegan dos días después de que el vicepresidente Mike Pence volviera a recalcar la necesidad de una solución pacífica y negociada a la crisis que atraviesa el país bolivariano. También enfatizó, como ya ha hecho la Casa Blanca en otras ocasiones, la importancia de trabajar en coordinación con sus aliados latinoamericanos, a quienes Pence visitó la semana pasada. Pese a que Trump llegó a sugerir que una solución militar estaba también entre las posibilidades, numerosos mandatarios americanos rechazaron esta idea.

Washington continúa así su presión al régimen chavista que desde hace meses ha realizado maniobras ilegales para aferrarse al poder. El último de estos gestos sucedió la semana pasada, cuando la Asamblea Constituyente de Maduro despojó de sus funciones al parlamento electo venezolano, controlado por una mayoría opositora.

Desde la sede de las Naciones Unidas, el ministro de exteriores venezolano afirmó que Venezuela estudiará una respuesta contra EEUU, pero no especificó en qué podría consistir. Tras reunirse con el secretario general António Guterres, Arreaza cuestionó si las medidas estadounidenses “quieren matar de hambre a los venezolanos” y acusó a Washington de estar actuando de manera dictatorial. “En este mundo, todos los problemas se deben resolver por vía del diálogo, de la diplomacia, y no con amenazas de guerra”, defendió el chavista.

¿Qué significan para la golpeada economía de Venezuela las sanciones financieras de Estados Unidos?

Es una incógnita aún saber cómo impactará al venezolano de a pie las sanciones financieras de Estados Unidos, pero el cerco financiero contra el Gobierno de Venezuela se estrecha y eso podría tener graves consecuencias para la economía del país y para la crisis política, informa la BBC.

Venezuela tiene muchos compromisos de deuda, a la que recurre para obtener financiación.

“La mayor parte del sistema financiero mundial tiene actividades en Estados Unidos, por lo que el Estado venezolano va a tener muy difícil lograr nuevo financiamiento o vender nuevos activos”, explicó a BBC Mundo el economista venezolano Alejandro Grisanti, experto en deuda.

Grisanti señaló que se le dificultarán al Gobierno los inminentes pagos de los bonos que vencen en dos meses, pero afirmó que, sobre todo, las sanciones de Estados Unidos ponen al Ejecutivo en una disyuntiva: “Pagar la deuda externa o importar más alimentos y medicinas”.

Maduro presume de que Venezuela es un puntual pagador de su deuda.

“Somos el país per cápita que más ha pagado deuda externa”, dijo recientemente al cifrar en $65.000 millones los pagos en los dos últimos años.

“Hemos cumplido hasta con el último centavo de dólar”, repitió el viernes.

Con menos dólares, el Gobierno deberá decidir si paga la deuda o importa alimentos y productos de primera necesidad.

Maduro considera como parte de la “guerra económica” que sufre su gobierno desde el exterior el hecho de que, a pesar de los pagos, la deuda venezolana siga siendo vista como de alto riesgo, algo a lo que contribuye la situación económica general del país.

Ese riesgo hace que los bonos venezolanos sean muy cotizados por los inversionistas, porque dan una alta rentabilidad.

“La mala gestión económica de Maduro y la dilapidación de los activos del país han llevado a que Venezuela esté incluso más próxima a la suspensión de pagos”, expresó la Casa Blanca el viernes.

Un default o suspensión de pagos sería fatal para un país que transporta petróleo en barcos por las aguas de todo el mundo.

Para evitarlo, la Casa Blanca señaló que los funcionarios venezolanos “están apelando a mecanismos de financiamiento muy poco transparentes y liquidando los activos del país a valores de liquidación”.

Esos “valores de liquidación” son los que provocaron la furia de la oposición en el mes de mayo cuando Goldman Sachs compró $2.800 millones en bonos de la petrolera estatal PDVSA al Banco Central de Venezuela. El banco inversor estadounidense pagó apenas $865 millones por una deuda que vence en 2022.

La oposición denuncia que el Gobierno malvende activos del país para conseguir flujo de caja. Y asegura que, si llega al gobierno, no reconocerá una deuda que no está aprobada por el Parlamento, de mayoría opositora.

Desde hace tres semanas, sin embargo, la nueva Asamblea Constituyente, controlada por el oficialismo y desconocida por un gran número de países, tiene poderes absolutos, incluido el de aprobar nuevo financiamiento.

Goldman Sachs tuvo que responder a la polémica para resguardar su imagen. Y este mes, Credit Suisse Group, otro gran banco inversor, anunció que prohibía la compra y venta de ciertos bonos venezolanos por el riesgo de que ese dinero ayude a financiar violaciones de derechos humanos, tal y como argumenta la oposición.

¿Qué puede hacer ahora el gobierno de Maduro?

“Yo tengo preparado un conjunto de decisiones y medidas para defendernos de bloqueo comercial, petrolero y financiero que va a decretar Donald Trump contra Venezuela. Así lo anuncio. Estamos preparados”, dijo el presidente esta semana usando el término “bloqueo”, el que ha empleado su aliada Cuba para referirse durante décadas al embargo económico y comercial de Estados Unidos a la Isla.

Entre las consecuencias derivadas de las sanciones podría estar que PDVSA no pueda repatriar los dividendos que genera su filial estadounidense Citgo. “Prácticamente Trump ha decretado el cierre de Citgo”, dijo el presidente venezolano.

Maduro, de momento, no dio detalles sobre las medidas con las que responderá para protegerse. Tampoco la Asamblea Constituyente, que en las tres semanas que lleva instalada aún no ha tomado ninguna decisión económica.

La solución pasaría por recurrir a los pocos grandes socios que le quedan a Venezuela: China y Rusia. “Venezuela no está sola”, dijo Maduro sin mencionar a sus aliados tradicionales.

El jueves, el portal digital venezolano El Estímulo informó de que el Gobierno venezolano ha propuesto al chino “la creación de un fondo binacional que se encargue de comprar a descuento bonos de la deuda”.

“Venezuela le pagaría a China con bonos de mayor duración y con vencimiento más lejano. Es una manera de diferir los pagos”, explicó el experto Grisanti, que recordó que la propuesta ya se ha hecho otras veces, pero que el gigante asiático es renuente a incrementar su riesgo en Venezuela.

Luego está Rusia, un país de mucha menor capacidad financiera que China.

A principios de mes, la petrolera rusa Rosneft, gran aliada de PDVSA, dijo que le había adelantado el pago de $6.000 millones a su socio, pero que no tenía intención de hacer más anticipos de efectivo.

Maduro admite que las sanciones financieras se harán sentir, pero que buscará evitar el impacto en la población.

Con menos acceso a dólares, el Ejecutivo venezolano deberá elegir aún con más precisión en qué invertirlos. Si no paga la deuda, se asomará el fantasma del default. Pero si aumenta el desabastecimiento de productos básicos, crecerá la tensión social.

Dos escenarios peligrosos para Maduro como consecuencia de la creciente presión de Trump.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.