Actualizado: 19/01/2021 21:47
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

EEUU, Trump, Congreso

Trump reconoce derrota electoral

Condena los disturbios en el Capitolio

Comentarios Enviar Imprimir

A 13 días de que termine su mandato, el presidente Donald Trump finalmente aceptó la realidad en medio de crecientes conversaciones sobre una posible destitución, y reconoció que se irá pacíficamente luego de que el Congreso confirmó su derrota, informa la Associated Press.

En un video desde la Casa Blanca, el mandatario condenó la violencia perpetrada en su nombre durante la víspera en el Capitolio federal. Y luego, por primera vez en cámara, admitió que su presidencia terminaría pronto, aunque no mencionó al presidente electo Joe Biden por su nombre ni dijo explícitamente que había perdido.

“Un nuevo gobierno arrancará el 20 de enero”, manifestó Trump en el video. “Mi atención se centra ahora en garantizar una transición de poder tranquila, ordenada

El discurso, que parecía estar diseñado para sofocar las discusiones sobre una posible destitución, se produjo al final de un día en el que el acorralado presidente estuvo fuera de la vista del público en la Casa Blanca. Luego de haber sido silenciado en sus canales de comunicación favoritos, observó las renuncias de varios de sus principales aliados, incluidas las de dos secretarias del gabinete federal.

Y mientras los funcionarios escudriñaban las secuelas de la toma del Capitolio por parte de una turba de simpatizantes de Trump, había una creciente discusión de someterlo a un juicio político por segunda vez o invocar la 25ta Enmienda para destituirlo.

La invasión del edificio del Congreso, un poderoso símbolo de la democracia de la nación, sacudió a los republicanos y a los demócratas por igual. Batallaron en torno a cuál es la mejor manera de contener los impulsos de un presidente considerado demasiado peligroso para controlar sus propias redes sociales, pero que sigue siendo el comandante en jefe del ejército más poderoso del mundo.

“No estoy preocupado por las próximas elecciones, estoy preocupado por superar los siguientes 14 días”, dijo el senador republicano Lindsey Graham, uno de los más acérrimos aliados de Trump. Condenó el papel del mandatario en los disturbios del miércoles y dijo: “Si algo más pasa, todas las opciones están sobre la mesa”.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, declaró que “el presidente de los Estados Unidos incitó una insurrección armada contra Estados Unidos”. Señaló que Trump era “una persona muy peligrosa que no debería seguir en el cargo. Esto es urgente, una emergencia de magnitud mayúscula”.

Ninguna de las opciones para retirar a Trump del cargo parecía ser algo probable, debido a que queda poco tiempo en su mandato para juntar a los miembros del gabinete necesarios para invocar la enmienda o para organizar las audiencias y el proceso necesarios para un juicio político. Pero el hecho de que esas drásticas opciones fueran siquiera objeto de discusión en los pasillos de poder de Washington, sirvió como una advertencia para Trump.

Los temores en torno a lo que un presidente desesperado podría hacer en sus últimos días en el cargo se propagaron en la capital de la nación y más allá. Incluso había especulaciones de que Trump podría incitar a más violencia, realizar nombramientos precipitados, emitir indultos imprudentes —incluso para él y su familia— o hasta desencadenar un incidente internacional desestabilizador.

El video del presidente, que fue publicado el jueves luego de que se terminó la suspensión de su cuenta de Twitter, fue completamente distinto al que había subido apenas 24 horas antes, en el que le dijo a la violenta turba: “Los amamos. Son muy especiales”. Su negativa a condenar la violencia provocó una avalancha de críticas y, en el nuevo video, finalmente censuró “la anarquía y el caos” de los manifestantes.

En cuanto a sus sentimientos por dejar el cargo, dijo a la nación que “ser su presidente ha sido el honor de mi vida”, al tiempo que insinuó su regreso a la arena pública. “Nuestro increíble viaje apenas está comenzando”, afirmó.

Horas antes, los dos principales demócratas en el Congreso habían pedido el jueves que Trump fuera destituido de su cargo, un día después de que sus partidarios irrumpieron en el Capitolio de Estados Unidos en un angustioso ataque a la democracia estadounidense, según la agencia Reuters.

A 13 días de que Trump termine su mandato, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, dijeron que el vicepresidente Mike Pence debería invocar la Constitución para destituirlo. Si eso no sucede, añadieron, el Congreso debería actuar rápidamente para expulsarlo a través del proceso de un juicio político.

“Estamos en una situación muy difícil en nuestro país mientras Donald Trump se siente en la Casa Blanca”, sostuvo Pelosi en una conferencia de prensa.

Miembros del gabinete de Trump y aliados del presidente han discutido la posibilidad de invocar la vigésimo quinta enmienda de la Constitución de Estados Unidos para destituirlo, según una fuente conocedora de la situación, aunque otra lo consideró poco probable.

El Congreso certificó la madrugada del jueves formalmente la victoria electoral del presidente electo, el demócrata Joe Biden, después de que se vieron obligados a refugiarse cuando cientos de manifestantes abrumaron a la policía e invadieron el edificio. Más de la mitad de los republicanos de la Cámara y ocho senadores votaron para desafiar los resultados de las elecciones.

Mientras, Trump enfrentaba un éxodo de personal. La secretaria de Transporte Elaine Chao —quien está casada con líder republicano del Senado Mitch McConnell— dijo que renunciaría, citando la violencia.

Otros asesores, incluyendo al enviado para Irlanda del Norte Mick Mulvaney y el principal asesor sobre Rusia, Ryan Tully, también renunciaron. Se esperan más salidas pronto.

Biden culpó al presidente por el ataque, pero no quiso decir si debería permanecer en el cargo.

“Desató un asalto total contra las instituciones de nuestra democracia desde el principio. Y ayer fue sólo la culminación de ese implacable ataque”, aseguró en una conferencia de prensa.

Facebook, una plataforma clave para Trump, anunció que prohibiría las publicaciones del mandatario hasta que asuma Biden el 20 de enero. La plataforma de venta minorista en línea Shopify dijo que eliminaría las tiendas Trump.

Decenas de demócratas han pedido que se destituya a Trump mediante la vigésima quinta enmienda o a través de un juicio político. Y al menos dos republicanos, el gobernador de Maryland, Larry Hogan, y el representante Adam Kinzinger, de Illinois, también dijeron que debería dejar el poder.

Pero varias fuentes republicanas dijeron que era poco probable que el intento de invocar la vigésimo quinta enmienda prospere, dado al poco tiempo que le queda a Trump en el cargo.

Trump prometió una “transición ordenada” en una declaración matutina, en parte para evitar que más personal se vaya, pero ha seguido repitiendo que le robaron las elecciones. El republicano tampoco ha condenado la violencia que ocurrió después de que alentó a sus partidarios a marchar al Capitolio, a pesar de las súplicas de los altos cargos de su gobierno.

“Imploro al presidente y a todos los funcionarios electos que condenen enérgicamente la violencia que tuvo lugar ayer”, dijo el secretario de Seguridad Interior en funciones, Chad Wolf.

Por otra parte, la secretaria de Educación Betsy DeVos se convirtió en la segunda integrante del gabinete federal en renunciar, un día después de los disturbios que simpatizantes del presidente Donald Trump escenificaron en el Capitolio federal, informa la Associated Press.

En una carta de renuncia fechada el jueves, DeVos culpó a Trump de inflamar las tensiones en el violento asalto a la sede de la democracia de la nación. “No hay duda del impacto que su retórica tuvo en la situación, y es el punto de inflexión para mí”, afirmó.

Con anterioridad, y mediante una na carta de despedida al Congreso emitida hace unos días, DeVos había instado a los legisladores a rechazar las políticas del presidente electo Joe Biden, y a proteger las políticas del gobierno de Trump que Biden ha prometido eliminar.

El asalto al Capitolio fue la culminación de meses de retórica incendiaria tras la elección del 3 de noviembre, con Trump realizando repetidamente afirmaciones infundadas de que el voto fue amañado e instando a sus partidarios a ayudarle a revertir su derrota.

Los alborotadores rompieron ventanas y asediaron la Cámara de Representantes mientras los legisladores estaban dentro, golpeando sus puertas. Los oficiales de seguridad apilaron muebles contra la puerta de la cámara y sacaron sus pistolas antes de ayudar a los legisladores y a otros funcionarios a escapar.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.