Actualizado: 17/08/2018 22:24
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

G7, Cumbre, Canadá

Trump: solo contra todos en Canadá

Paradójicamente, a cumbre de Singapur del 12 de junio entre Trump y el dirigente Kim Jong-un se anuncia más amistosa que con sus “amigos” del G7

Comentarios Enviar Imprimir

La cuenta no da: los dirigentes de los países del G7 llegaron el jueves a Canadá para una cumbre que debería llamarse “G6+1”, a juzgar por el tono de las declaraciones de los líderes que pierden la paciencia ante la defensa a rajatabla de los intereses estadounidenses por parte del presidente Donald Trump, informa la AFP.

La ruptura podría expresarse en un comunicado firmado por Canadá, Francia, Alemania, Reino Unido, Italia y Japón, al término de la cumbre a celebrarse hoy viernes y sábado en La Malbaie, provincia de Quebec.

El presidente francés, Emmanuel Macron, aseguró el jueves que los seis “no estaban dispuestos a acordar en todo para obtener la firma” de Trump en una declaración final. Sería “un error”, agregó en una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, en Ottawa.

Trudeau calificó de “risible” el argumento invocado por el presidente estadounidense para justificar su ofensiva proteccionista, referida a preservar la “seguridad nacional” de Estados Unidos.

Más tarde Trump respondió en un tuit: “Por favor, díganle al primer ministro Trudeau y al presidente Macron que están cobrándole aranceles masivos a EEUU y creando barreras no monetarias. El superávit comercial de la UE con EEUU es de 151.000 millones de dólares, y Canadá mantiene alejados a nuestros agricultores y otros”.

“Espero ansiosamente verlos mañana”, agregó.

Con el fin de mostrar unidad, Macron anunció que los dirigentes europeos se reunirán el viernes a la mañana, horas antes de la apertura de la cumbre.

Los líderes del G7 no deben tener temor de alcanzar acuerdos sin el presidente de Estados Unidos, aunque la unanimidad es siempre preferible, había expresado más temprano el mandatario francés en Ottawa.

“Habrá temas en los que el presidente (Trump) no estará totalmente en sintonía con los otros, pienso por supuesto en el cambio climático y el comercio”, sostuvo.

Macron y Trudeau, que se reunieron en Ottawa antes de dirigirse a Quebec para la cumbre de dos días con el Grupo de los 7, subrayaron que los aranceles a las importaciones de acero y aluminio también afectarán a los trabajadores estadounidenses.

Antes de la elección de Trump, era de buen gusto criticar los peligros del “proteccionismo” en el comunicado final del G7, en un lenguaje también duramente negociado, y alabar la cooperación internacional en materia de diplomacia y de protección del medio ambiente.

¿Cómo imaginar entonces que los canadienses, europeos, japoneses y estadounidenses encuentren un vocabulario común, luego de que Trump abandonara el acuerdo de París sobre el clima, denunciara el pacto sobre el programa nuclear iraní e impusiera aranceles a las exportaciones de acero y aluminio de sus aliados?

Fue esta última ofensiva proteccionista la que colmó el vaso de los socios tradicionales de Washington.

“Trump va utilizar todos sus recursos para dividir a los otros seis, para que se quiebren y hagan lo que él quiere, es decir negociaciones bilaterales”, dijo Laurence Nardon, del Instituto Francés de Relaciones Internacionales. “Hasta ahora los seis han resistido, pero Trump no ha acabado”.

Trump dio la bienvenida el jueves al primer ministro japonés Shinzo Abe en la Casa Blanca, para conversar sobre Corea del Norte.

El autor de El arte de la negociación demostró, en más de 500 días en el poder, que está poco inclinado a dejarse enternecer.

“La tendencia del presidente cuando es criticado es de contraatacar”, recuerda William Alan Reinsch, del centro de reflexión CSIS en Washington.

Paradójicamente, la cumbre de Singapur del 12 de junio entre Trump y el dirigente Kim Jong-un se anuncia más amistosa que con sus “amigos” del G7…

Trump, insistió el jueves en que está “muy bien preparado” para la reunión con Kim Jong-un, al tiempo que insinuó la firma de un tratado de paz e incluso una futura visita del líder norcoreano a la Casa Blanca.

El presidente de EEUU trató de calmar las preocupaciones sobre su falta de experiencia diplomática o de política exterior para esta crucial reunión, tras dar la bienvenida al primer ministro japonés en la Casa Blanca.

“Estoy muy bien preparado. No creo que tenga que prepararme demasiado”, opinó. “Se trata de la actitud, de la voluntad de hacer las cosas”, aseguró.

Trump adelantó que considerará invitar a Kim a Estados Unidos si la cumbre de Singapur resulta bien.

“Tal vez comencemos con la Casa Blanca, ¿qué piensan?”, respondió cuando se le preguntó si Kim sería invitado a Washington o a su finca de Mar-a-Lago en Florida.

Abe llegó a Washington con la esperanza de asegurarse de que un frente unido de décadas contra Corea del Norte no desaparezca por los acontecimientos actuales.

La intensificación de la diplomacia con Corea del Norte ha dejado a Abe como el que quedó por fuera: mientras que Trump se está preparando para reunirse con Kim, el presidente chino Xi Jinping y el surcoreano Moon Jae-in ya se han reunido con el líder del Norte dos veces.

Para Richard Armitage, exdiplomático en la administración de George W. Bush, Tokio corre un riesgo muy real de quedar aislado después de las conversaciones entre Trump y Kim.

“Deberíamos evitar absolutamente que se desacoplen la seguridad japonesa y estadounidense”, dijo a la AFP.

“Este es y ha sido un objetivo de China y Corea del Norte por largo tiempo, y no podemos permitir que suceda. Sería caer en una horrible trampa”, afirmó.

La reunión de Trump con Abe llega antes de lo que promete ser una tensa cumbre del G7 en Canadá, nublada por las agresivas políticas comerciales del líder estadounidense.

Japón esperaba convencer a Estados Unidos de que lo exceptuara de los nuevos aranceles sobre las importaciones de acero y aluminio, y no ocultó su decepción cuando esa negociación fracasó.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.