Actualizado: 17/05/2022 17:16
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Opinión

Excusas perfectas

Del blog de Alejandro Armengol: Bush se une al coro de irresponsables que piden acciones a los cubanos de la Isla.

Enviar Imprimir

El presidente George W. Bush se ha unido al coro de irresponsables que están urgiendo a los cubanos de la Isla para que inicien acciones en estos momentos de incertidumbre y cuando la mayoría de la disidencia ha pedido calma y cautela.

Bush llamó a los cubanos a "actuar por un cambio democrático'', aunque insistiendo en que se queden en la Isla (…) Tanto Bush como McCormack insistieron en la necesidad de que los cubanos se queden en su país y no traten de cruzar los cerca de 150 kilómetros que los separan de Florida, poniendo de manifiesto el temor en Washington de que una inestabilidad política en la Isla genere un nuevo éxodo masivo como la crisis de los balseros en 1994...

Con independencia de las ganas que uno tenga por ver cambios en Cuba, no se puede negar que el traspaso temporal de poderes no se aparta de lo previsto en la Constitución vigente, aunque también ha obedecido a la voluntad expresa del gobernante.

Castro ha reafirmado su voluntad en una declaración que más bien es un decreto, pero este documento no se desvía de los fundamentos del sistema vigente en la Isla. Así que de pronto la administración norteamericana parece estar dispuesta a no admitir a Raúl lo que le han permitido a Fidel.

Todas estas declaraciones le han brindado al régimen de La Habana la excusa perfecta. Ya han comenzado en la Isla las declaraciones de "alerta combativa" y los llamados a la movilización popular. ''Los medios de combate están listos para defendernos'', anunció este jueves la primera plana del diario oficial Granma.

Poco margen queda al pueblo cubano en medio de esta actitud compartida entre Washington y La Habana. La técnica ha sido puesta en práctica una y otra vez, y siempre con gran eficiencia: mantener entretenida a la población, justificar el control extremo de los ciudadanos y no dar cabida a la menor posibilidad de expresar un criterio independiente, bajo la consigna de la ''patria está en peligro''. El aumento de tensiones sólo servirá para reafirmar al régimen en el poder.

¿Dónde está Raúl?

La ausencia de Raúl de la escena pública no necesariamente implica inestabilidad política en la Isla. Puede significar todo lo contrario. El régimen tiene que estar monitoreando la situación hora a hora. Hasta el momento, considera que no es imprescindible la presencia del ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), y ahora presidente en funciones, para garantizar la seguridad nacional. Es consecuente con lo que vienen diciendo desde hace meses sobre una sucesión colegiada...

A lo que asistimos hasta el momento es a un deseo manifiesto de dejar en claro que el vicepresidente está sustituyendo sólo temporalmente al gobernante, no iniciando una nueva etapa del sistema (…) La calma relativa que reina en el país se manifiesta también en la no existencia —hasta el momento de escribir estas notas— de actos de repudio contra los principales disidentes.

Oswaldo Payá había denunciado un aumento del acoso, pero éste se inició varios días antes del anuncio de la Proclama, cuando todavía el mandatario aparecía ante las cámaras. Mientras el régimen no se sienta obligado a lanzar a sus turbas a la calle, se puede decir que reina la calma.

En este sentido, con sus llamados a la rebelión y a las protestas, los legisladores cubanoamericanos y ciertas organizaciones del exilio le están brindado el argumento perfecto para elevar la vigilancia, la tensión política controlada y por lo tanto la represión sin que existan causas internas...

La ausencia de carisma de Raúl Castro no es un factor decisivo a la hora de gobernar, si logra una organización eficiente del mando. Cuba tiene una buena lista de gobernantes no carismáticos antes del primero de enero de 1959…

Ver más en http://armengol.blogspot.com/