Actualizado: 13/07/2020 12:18
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Opinión

Las mujeres mandan

Estados Unidos se sacude el polvo: Nancy Pelosi, presidenta de la cámara baja; Katharine Jefferts, obispo primada de la Iglesia Episcopal.

Enviar Imprimir

La famosa frase "las mujeres mandan" la pronunció, con total cinismo, el ex presidente de Cuba Ramón Grau San Martín, por los años cuarenta del pasado siglo. Este artículo no tiene nada que ver con Grau San Martín, como tampoco las mujeres mandaban en Cuba ni en ningún lado en 1944. Las cosas de palacio van despacio, dicen. No obstante, el día se avecina: dos importantes comicios llevados a cabo en las últimas semanas nos acercan a ese momento.

A casi quinientos años de que Enrique VIII le arrebatara a Roma los destinos de los cristianos británicos, luego de "perder la cabeza" por Ana Bolena, quien poco después perdiera la suya bajo el filo del hacha, otra mujer —ésta, con la cabeza segura y bien puesta— acaba de asumir el liderazgo de la congregación americana de dicha fe. El mujeriego monarca estará dando brincos en su tumba, los mismos que debe haber dado cuando Isabel, su hija con la Bolena, además de reina, asumió el cargo de Suprema Gobernadora de la Iglesia de Inglaterra en 1559.

En las huellas de Elizabeth Regina

De la época en que las cabezas femeninas rodaban por las picotas a nuestros días, en que cabezas femeninas ordenan desde los altares, puede decirse que mucho ha cambiado en la iglesia de los primeros cristianos, al escapársele, si no al diablo, al Vaticano.

Hace apenas unos días, en la majestuosa Catedral Nacional en la ciudad de Washington DC, fue elevada al supremo cargo de obispo primado de la Iglesia Episcopal de Estados Unidos la obispo de Nevada, Katharine Jefferts Schori. Para los que no conocen mucho sobre protestantismos, "episcopal" es el nombre que lleva la comunión anglicana en ésta, la provincia americana de la fe —la anglicana— regida desde Cantorbery.

La larga ceremonia fue todo un emporio multicultural, con danzantes africanos descalzos, tamboriles asiáticos, vestimentas autóctonas de todos los rincones del planeta, y cantos en más de una docena de idiomas. Su Ilustrísima pronunció la bendición nada menos que en español. De los 2,4 millones de episcopales norteamericanos, 50.000 son de origen hispano. (En Cuba, el número de creyentes episcopales asciende a 10.000 en toda la Isla).

Es la primera vez que una mujer rige los destinos de una provincia de la Comunión Anglicana, y sucede en el momento en que se debaten —tanto en los pasillos de las iglesias como en los de los parlamentos— temas tan candentes como el sacerdocio femenino, el matrimonio gay y la ordenación de homosexuales, áreas en que la Iglesia Episcopal ha sentado precedentes con algunas audaces decisiones.

¿Quién es Katharine Jefferts Schori? Es oceanógrafa de profesión, egresada de la Universidad de Stanford, alpinista y piloto. Su esposo, Richard Schori, es matemático; llevan más de un cuarto de siglo de casados y tienen una hija que a su vez es piloto de las Fuerzas Aéreas norteamericanas. Fue ordenada sacerdote episcopal en 1994.

Cuando V. Gene Robinson, obispo homosexual de New Hampshire, fue consagrado en 2003, ella apoyó la decisión. Jefferts opina que la Iglesia Episcopal debe bendecir los matrimonios entre personas del mismo sexo, y elevar a más mujeres al sacerdocio.


« Anterior12Siguiente »