Ciclones, solidaridad y respuestas oficiales

Mientras se preparaba este número, dos huracanes devastaron la Isla, y el desastre meteorológico vino a sumarse a las desgracias cotidianas del país. Esta cronología detalla el impacto de los huracanes, las reacciones de gobiernos y organizaciones internacionales, la inmediata solidaridad del exilio, y las respuestas oficiales cubanas.

Comentarios Enviar Imprimir


30 de agosto de 2008

El huracán Gustav, con categoría cuatro en la escala Zaffir-Simpson, atraviesa Cuba de sur a norte. Según la prensa oficial cubana, es "el mayor desastre meteorológico" de la región occidental en medio siglo. El número de evacuados supera los 467.000. Se registran unos veinte lesionados, aunque ninguna víctima mortal.

31 de agosto

Según Leopoldo Cintra Frías, jefe del Ejército Occidental, fueron dañadas 86.000 viviendas en Pinar del Río. Ana Delgado, primera secretaria del Partido Comunista (PCC) en Isla de la Juventud, anuncia que 200 kilómetros de líneas telefónicas y eléctricas y el 87 por ciento de las viviendas han sido afectados. Días más tarde, las autoridades cifran en 140.000 las viviendas dañadas en ambos territorios.
Madrid y Caracas ofrecen ayuda para los damnificados.

1 de septiembre

El presidente ruso, Dimitri Medvédev, ofrece ayuda humanitaria a Cuba.

2 de septiembre

Cáritas Cuba comienza a enviar alimentos a las zonas devastadas.
La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) y otros grupos disidentes piden solidaridad internacional para los damnificados e instan al Gobierno a aceptar la ayuda internacional.
El Partido Liberal Nacional Cubano comienza a recolectar donaciones.

3 de septiembre

Rusia envía el primero de cuatro aviones con ayuda humanitaria.
Berlín ofrece 200.000 € para Cuba y Haití.
El candidato demócrata a la Casa Blanca, Barack Obama, pide al presidente George W. Bush una moratoria en las restricciones a los viajes y envíos a Cuba, a fin de que los cubanoamericanos puedan ayudar a sus familias.
La Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) solicita a la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC), del Departamento del Tesoro, un permiso especial por valor de US$250.000 para enviar dinero y artículos de primera necesidad a la Isla.
Otros grupos —como M.A.R. por Cuba y el Consejo por la Libertad de Cuba— rechazan una moratoria del embargo y afirman que la ayuda debe ser canalizada a través de organizaciones que tienen licencias vigentes, como el grupo Plantados por la Libertad y la Democracia.
El rechazo a un cambio en las restricciones estadounidenses es apoyado por los senadores demócratas Bob Menéndez (Nueva Jersey), Bill Nelson (Florida), y por el republicano Mel Martínez (Florida), así como por los representantes republicanos Lincoln Díaz-Balart, Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz-Balart (Florida) y por el demócrata Albio Sires (Nueva Jersey). Ellos exhortan a que el gobierno ofrezca asistencia a través de su Sección de Intereses en La Habana y solicite respuesta humanitaria a otros países con sedes diplomáticas en Cuba.

4 de septiembre

El cardenal Jaime Ortega, arzobispo de La Habana, exhorta a los cubanos a donar alimentos, ropa y dinero para los damnificados.
Washington anuncia que sólo enviará ayuda a Cuba a través de grupos no gubernamentales, y ofrece un equipo de evaluación para determinar la magnitud de las necesidades.
La Federación Española de Asociaciones Cubanas (FECU), que reúne a grupos del exilio en España, inicia una recogida de dinero para los damnificados.
En la Isla, el Movimiento Cristiano Liberación (MCL) llama "a la solidaridad internacional con los damnificados, sin condiciones", y pide al gobierno cubano que "acepte las ayudas que generosa y desinteresadamente sean brindadas".

5 de septiembre

Washington ofrece una ayuda de emergencia de US$100.000, "que se canalizarían a través de ONG, no del gobierno cubano", según un portavoz de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana.
Timor Leste acuerda donar US$500.000 a Cuba.
Consenso Cubano, integrado por más de veinte organizaciones del exilio en Estados Unidos, llama "a Cáritas y otras instituciones que gozan de credibilidad ante todas las partes" a asumir el liderazgo de las tareas de ayuda humanitaria, y reclama el apoyo de otras organizaciones. El grupo respalda la solicitud para que el gobierno estadounidense suspenda, al menos temporalmente, las restricciones que puedan obstaculizar los esfuerzos humanitarios, y pide al gobierno cubano que no entorpezca la entrega de donaciones.

6 de septiembre

Un reporte oficial indica que Gustav dañó 5.000 casas de curación de tabaco en Pinar del Río; 3.300 de ellas quedaron "reducidas a escombros".
El Programa Mundial de Alimentos de la ONU (PMA) completa el envío aéreo de 45 toneladas de alimentos.
Caracas envía a Haití y Cuba 18.000 toneladas de ayuda humanitaria.
El gobierno cubano rechaza la ayuda de Estados Unidos y su propuesta de enviar a la Isla un equipo de especialistas para la evaluación de daños. La declaración de la cancillería cubana solicita que el gobierno estadounidense "suspenda las restricciones que impiden a las compañías norteamericanas ofrecer créditos comerciales privados [a Cuba] para comprar alimentos en los Estados Unidos”.

7 de septiembre

El huracán Ike, de categoría tres, penetra en Cuba cerca de Punta Lucrecia, en la costa norte de Holguín, con vientos de 195 km/h. Su itinerario, de este a oeste, lo llevará a salir unas 48 horas después por Pinar del Río. En las provincias orientales arrasa viviendas, tendido eléctrico y cultivos; en Moa y Nicaro daña y obliga a paralizar las plantas productoras de níquel, principal producto de exportación. Localidades costeras, como Gibara, sufren una severa destrucción; otras, como Chaparra, en Las Tunas, prácticamente desaparecen.

8 de septiembre

El gobierno cubano decreta un alza de los precios de los combustibles que va del 57 al 68 por ciento en la gasolina, hasta el 86 por ciento en el diesel. La disposición entra en vigor inmediatamente.

9 de septiembre

Ike abandona Cuba por el mismo punto de salida del Gustav, la localidad de Manuel Sanguily, en La Palma, Pinar del Río, con categoría uno y vientos de 120 km/h. Mueren cuatro personas.
José Ramón Machado Ventura, vicepresidente primero, reconoce que el Gobierno ha tenido que apelar a las reservas económicas. Miguel Díaz-Canel, primer secretario del PCC en Holguín, declara que sólo en esa provincia hay 87.424 viviendas afectadas, 37.000 de ellas destruidas, y más de 3.586 hectáreas de plantaciones dañadas.
La Federación Internacional de la Cruz Roja lanza un llamamiento para recaudar US$5,8 millones con el fin de apoyar la acción de su filial en Cuba.
El Departamento de Estado norteamericano reitera su oferta de enviar expertos para determinar la ayuda necesaria, y anuncia que ha distribuido US$100.000 en ayuda de emergencia entre organizaciones no gubernamentales que trabajan en Cuba.

10 de septiembre

Al derrumbarse un edificio, se registra en La Habana la quinta víctima mortal.
El gobierno cubano acepta por primera vez en su historia asistencia económica de las Naciones Unidas, según John Holmes, jefe de Asuntos Humanitarios de ese organismo. "Creo que es una indicación de cuán seria es la situación", agrega, y anuncia una ayuda de entre 3 y 3,5 millones de dólares.
Brasil envía dos aviones con alimentos para Cuba y Haití.
La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México anuncia el viaje a Cuba de una misión de técnicos en vivienda y electricidad.
Carlos Gutiérrez, secretario de Comercio de Estados Unidos, declara que Washington podría disminuir sus restricciones financieras a Cuba, y permitir mayores donaciones a grupos de ayuda que trabajan en la Isla, pero de ningún modo está considerando suspender las restricciones del embargo comercial.
En carta a George W. Bush, el presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, cardenal Francis George, pide el levantamiento, aunque sea transitorio, de las restricciones sobre remesas y viajes a Cuba.
La Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) anuncia un plan para ayudar de manera directa a los damnificados. Su presidente, Jorge Mas Santos, afirma que la organización ha obtenido una licencia del Departamento del Tesoro que le permitirá repartir directamente hasta US$250.000 entre los afectados en la Isla.
Varias entidades religiosas y de ayuda humanitaria en Estados Unidos recogen donativos para los damnificados. Entre ellas, Catholic Relief Services, Cáritas Cubana e Hijas de la Caridad.

11 de septiembre

La Habana rechaza nuevamente la oferta estadounidense de enviar un equipo de expertos a la Isla, y la califica de "cínica". Reitera, además, su petición de levantamiento del embargo.
Ecuador anuncia el envío de dos aviones con alimentos.

12 de septiembre

El presidente del Instituto Nacional de Reservas Estatales, general Carlos Lezcano, reconoce que es imposible resolver la catástrofe con los recursos disponibles, aunque todas las reservas del país, incluidas las militares, se dedican a atender la emergencia.
Según la Defensa Civil, el número de muertos por el paso de Ike asciende a siete.
Alcides López Labrada, viceministro de Agricultura, adelanta que fueron dañadas 700.000 toneladas de alimentos. Según la Mesa Redonda, de la televisión oficial, los daños pueden ascender a US$10.000 millones.
Víctor Ramírez, presidente del Instituto Nacional de la Vivienda, detalla que Ike afectó a 323.809 viviendas, de ellas, 42.931 derrumbes totales; arrasó decenas de miles de hectáreas, y causó severos daños en las infraestructuras. Sumando las del huracán Gustav y la tormenta tropical Fay, ascienden a 514.865 las viviendas dañadas, de ellas, 91.254 derrumbes totales. Ramírez reconoce que en los últimos siete años más de un millón de viviendas, aproximadamente el 29 por ciento del fondo habitacional del país, han sufrido afectaciones por fenómenos meteorológicos.
Un informe del Ministerio del Azúcar señala que 192.706 hectáreas de cañaverales fueron arrasados por el Ike, y que 108.107 hectáreas están inundadas.
La ONG Agro Acción Alemana, con 36 proyectos agrícolas en Cuba, advierte que los daños dejan al país "vulnerable a la inseguridad alimentaria” durante los próximos seis meses, y que "las reservas estratégicas cubanas estarán agotadas pronto".
La Cruz Roja anuncia el envío de dos aviones con 40 toneladas de ayuda humanitaria, por un valor de US$300.000. La entidad elabora un plan de ayuda por unos US$5.300.000, y afirma que ha recibido para ese fin unos US$524.000 de Noruega y US$280.000 de España.
La Organización de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) calcula en 2,5 millones los desplazados en Cuba por los huracanes, y declara haber aportado US$180.000 de sus fondos de emergencia para paliar la situación de la infancia en la Isla.
Un editorial de The New York Times considera que el embargo es una política equivocada que presta credibilidad al régimen castrista y contribuye a la miseria del pueblo cubano "a cambio de algunos votos en Florida", y pide su levantamiento temporal para que llegue a la Isla toda la ayuda necesaria.

14 de septiembre

Las autoridades de la Isla rechazan la donación de US$100.000 ofrecida por Estados Unidos y piden a Washington que levante por seis meses las restricciones para la compra de materiales de construcción y para el acceso a créditos. "Nuestro país no puede aceptar una donación del gobierno que lo bloquea, aunque está dispuesto a comprar los materiales indispensables que las empresas norteamericanas exportan", dice la nota oficial entregada por la Sección de Intereses cubana en Washington.
El Departamento de Estado norteamericano anuncia que el gobierno cubano ha rechazado su ayuda humanitaria por valor de US$5 millones, y envíos a la Isla de material de primera necesidad. Sean McCormack, portavoz del Departamento de Estado, afirma que, no obstante, desde el impacto del huracán Gustav han sido autorizadas ventas agrícolas a Cuba por US$250 millones.
Henrietta Fore, administradora de la Agencia estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID), anuncia que Washington canalizará una ayuda humanitaria por valor de unos US$1,5 millones a través de organizaciones no gubernamentales "de confianza" presentes en Cuba.
El Directorio Democrático Cubano (DDC), organización del exilio, llama al socorro internacional a Cuba en la novena sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, celebrada en Ginebra.

15 de septiembre

El gobierno cubano publica un informe preliminar de los daños de Ike y Gustav que calcula pérdidas de US$5.000 millones. Según el reporte, la acción de los ciclones es la "más devastadora en la historia de los huracanes en Cuba". Fueron evacuadas 3,2 millones de personas, más de 444.000 viviendas fueron dañadas, 63.249 de ellas derrumbadas totalmente, y más de 200.000 personas estarán sin casa "por un tiempo". Sólo en el occidente del país quedaron afectadas 55.700 hectáreas de cultivos, y se perdieron 4.355 toneladas de alimentos y más de 800 toneladas de tabaco.
La FNCA agota la licencia para tramitar envíos de dinero a los damnificados, y solicita una nueva. "Debido a la extraordinaria recepción que ha tenido nuestro pedido de ayuda (…) en sólo dos días hemos agotado la licencia de US$250.000 que nos concedió el Departamento del Tesoro", reconoce en su comunicado.
Las organizaciones disidentes Agenda para la Transición y Partido Solidaridad Democrática piden al gobierno cubano que acepte la ayuda de Estados Unidos, y, al gobierno estadounidense, que flexibilice el embargo. Prácticamente todos los grupos de la oposición interna realizan llamados similares.

16 de septiembre

El viceprimer ministro de Rusia, Igor Sechin, visita Cuba por unas horas para reforzar los nexos comerciales y coordinar nuevos envíos de ayuda humanitaria. Rusia ha enviado ya cuatro aviones con 120 toneladas de donaciones.
Llega a La Habana un avión español con diecisiete toneladas de ayuda enviadas por el Programa Mundial de Alimentos (PMA), y otras cuatro, donadas por España.
En una reunión de cancilleres de los veintisiete celebrada en Bruselas, Madrid pide a sus socios de la Unión Europea (UE) que aprueben una ayuda especial destinada a Cuba, Haití y Jamaica.
Una nota de la Embajada española en La Habana informa que Madrid ha ofrecido 300.000 € para un proyecto de reconstrucción de infraestructuras sociales, 200.000 € a través de la Cruz Roja, y otros 18.000 € mediante un convenio con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), para la reparación de centros médicos.
Colombia envía a Cuba once toneladas de ayuda humanitaria. Honduras envía diez toneladas.
Grupos de la oposición anuncian el inicio de una colecta de ayuda y piden que el Gobierno no interfiera en su labor humanitaria. El programa “Límite Humano” es una iniciativa del Centro de Salud y Derechos Humanos, a la cual se suman el Partido Arco Progresista, el Partido Solidaridad Democrática y el Grupo Mediático Consenso.
En su “Reflexión” publicada en Gramma, Fidel Castro defiende la no aceptación de ayuda humanitaria norteamericana y apostilla: “Se equivocan rotundamente los que en nuestro país se disgusten por ello. Si en vez de cinco millones fuesen mil millones, se encontrarían la misma respuesta”.

17 de septiembre

Raúl Castro aparece por primera vez en público desde el paso de los huracanes. Visita una zona devastada de Isla de la Juventud, y llama a mantener el "ánimo" y no caer en "la desmoralización".
Comienzan los trámites para la entrega de tierras ociosas en usufructo. Sólo en el primer día, el Gobierno recibe unas 5.515 solicitudes de campesinos y entidades agrícolas. Tres días después, el número de solicitudes supera las 16.000, y abarca unas 206.000 hectáreas.

18 de septiembre

Raúl Castro visita el municipio de Las Palmas, en Pinar del Río, y afirma que no ve espíritu de trabajo entre los cubanos. "Hace falta que las personas sientan la necesidad de trabajar, y no la sentimos”.
El viceministro de Agricultura, Alcides López, informa que unas 111.000 hectáreas de cultivos fueron afectadas por los huracanes. Los datos oficiales de pérdidas incluyen 5.300 toneladas de alimentos almacenados, medio millón de pollos, 1,2 millones de huevos, 110.000 cerdos, 12.000 toneladas de carne porcina, 2.548 instalaciones pecuarias, casi dos millones de litros de leche dañados, y alrededor de tres millones de litros que no pudieron producirse.
El Gobierno informa que está tomando medidas de emergencia para aliviar la escasez de alimentos y evitar un alza de precios en los mercados.
Felipe Pérez Roque, canciller cubano, califica de "burda manipulación" y "descaro" el hecho de que Estados Unidos presente licencias de ventas agrícolas por US$250 millones como ayuda humanitaria. Informa, además, que La Habana ha aceptado el diálogo político ofrecido por la UE tras levantar las sanciones de 2003, pero aclara que aún está pendiente un acuerdo formal sobre el marco y los principios en los cuales se basarán las conversaciones. Añade que el gobierno de Raúl Castro está dispuesto a considerar la recepción de la ayuda humanitaria que la UE pueda ofrecer, y agrega: "En este momento no ha sido ofrecida aún esa ayuda a Cuba de otros gobiernos o de la Comisión. Si se produce, es un tema que habrá que considerar a la luz de la nueva situación".
La FNCA inicia una campaña política para lograr que el Congreso estadounidense apruebe la modificación de las restricciones de viajes y envíos de remesas a la Isla. Grupos como Movimiento Democracia y Agenda Cuba respaldan estas propuestas.

19 de septiembre

Fidel Castro ordena al PCC combatir los robos, los privilegios, el consumismo y la corrupción.
Un informe del Ministerio de Agricultura revela que unas 900 toneladas de café se perdieron a causa del embate de los huracanes y otras 777 toneladas quedaron afectadas "parcialmente". El Ike barrió unas 13.120 hectáreas de plantaciones en la zona oriental, principal productora.
Canadá anuncia la donación de US$382.768 a organizaciones humanitarias.
Un barco de República Dominicana llega al puerto de Santiago de Cuba con 676 toneladas de ayuda, valoradas en más de US$492.000.
Washington otorga una licencia al Movimiento Democracia, grupo del exilio cubano en Miami, para enviar ayuda de manera directa a las víctimas de los huracanes.
Fuentes diplomáticas europeas afirman que, contrario a lo que asegura el canciller cubano, la Comisión Europea ha ofrecido ayuda directa para los damnificados, sin haber obtenido respuesta del gobierno cubano. Según comunicación de algunos funcionarios cubanos, La Habana no aceptará ayuda directa de la Comisión, ni de veinticinco de los veintisiete países de la Unión Europea, salvo la de España y Bélgica.

20 de septiembre

En el diario Granma, Fidel Castro afirma que: “La hipócrita oferta del gobierno de Estados Unidos fue rechazada. Se le respondió lo que debía respondérsele. No vacilé en expresar mi punto de vista. La gusanera dentro y fuera de Cuba cacareó con la medida. Anhelaban que hiciéramos el bochornoso papel de limosneros. Pero ese combate no ha cesado y apenas comienza”.
El ministro del Azúcar, Ulises Rosales del Toro, pide a los trabajadores agrícolas agilizar los cultivos de ciclo corto, como parte de un plan para sembrar 500 hectáreas diarias. Califica de lentos los resultados alcanzados durante los últimos días.

21 de septiembre

El secretario de Comercio de Estados Unidos, Carlos Gutiérrez, afirma que Washington ha realizado una cuarta oferta de ayuda a La Habana, en este caso de unos US$6,3 millones, principalmente en materiales de construcción. La Agencia Estadounidenses para el Desarrollo Internacional (USAID) "está preparada para entregar, por aire y mar, suministros de construcción y albergues que puedan dar vivienda temporal y permanente".

22 de septiembre

Reisvel Rosquete, viceministro de la Construcción, explica lo necesario de un movimiento que rebase a los constructores profesionales y sume a la población a las tareas reconstructivas.
El portavoz de la presidencia de turno de la UE informa que ésta no ha recibido respuesta oficial de La Habana acerca de su ofrecimiento de ayuda.
Decenas de peloteros cubanos, jugadores o ex jugadores de las Grandes Ligas —entre ellos, Orlando El Duque Hernández, Rolando Arrojo, Osvaldo Fernández y Ariel Prieto—, participan en Miami en “Un jonrón para Cuba”, juego de sóftbol destinado a recaudar fondos para los damnificados. Los US$30.000 y los dos contenedores de ropas y alimentos recaudados, son entregados a Cáritas.
José Ramón Machado Ventura, vicepresidente primero, critica en Nueva York las ofertas hechas por el gobierno de Estados Unidos. "Lo que quieren es enviar espías para seguir calumniando", afirma durante un acto organizado por simpatizantes del gobierno cubano en un templo de Harlem.

23 de septiembre

La Habana informa que ha recibido ayuda humanitaria por tres millones de dólares y ofertas de treinta millones y medio. El viceministro de Inversión Extranjera, Ricardo Guerrero, reconoce que el Gobierno ha recibido 230 ofrecimientos de donaciones, de 63 instituciones y países.
Chile anuncia el envío de dos aviones con ayuda humanitaria.
Argentina anuncia un segundo envío.

24 de septiembre

Fuentes de la disidencia interna denuncian que el Gobierno niega ayuda humanitaria a varios opositores políticos y familiares de estos, afectados por los huracanes, y les recomienda que pidan socorro a Estados Unidos
Con la donación de US$300.000, la ayuda de China se eleva a más de un millón.

25 de septiembre

Las tres plantas de níquel de Holguín reinician sus operaciones.
La Fiscalía General de la República advierte que ha dado instrucciones a los fiscales para que actúen con "mano dura" contra delitos como el robo y el alza de precios de alimentos. "En estas condiciones (…) vamos a actuar con mucha fuerza", advierte el Fiscal General, Juan Escalona Reguera.

29 de septiembre

El Gobierno anuncia la congelación de los precios de los alimentos. Una extensa información publicada por el diario Granma señala: "En los mercados de oferta y demanda se establecerá provisionalmente como precios máximos los existentes antes de los huracanes para un grupo de productos básicos". La nota avisa que ya se castiga con rigor a quienes "han violado la ley con el pretexto de resolver determinada necesidad personal, poniéndola por encima del interés colectivo".
Bacardí Limited dona US$100.000 a Pan American Development Foundation (PADF) para los damnificados en Cuba, y exhorta a otras compañías e individuos a hacer sus donaciones.

30 de septiembre

En los agromercados, casi todos los puestos amanecen vacíos. Los vendedores se niegan a congelar los precios de sus productos cuando el propio Gobierno ha encarecido drásticamente los combustibles.

Página de inicio: 205

Número de páginas: 8 páginas

Descargar PDF [68,28 kB]

 

En esta sección