Actualizado: 09/12/2019 13:16
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Benedicto XVI

Benedicto XVI pide que los cubanos 'puedan realizar sus aspiraciones legítimas'

El Papa repitió el llamado de su antecesor para que 'Cuba se abra al mundo y el mundo a Cuba'. La apertura recíproca 'redundará en beneficio de todos', dijo.

Enviar Imprimir

El papa Benedicto XVI instó el lunes a una integración mayor de Cuba al mundo y pidió un restablecimiento de la seguridad en Colombia que incluya el fin de los secuestros, informó la AP.

En la revisión de la situación internacional que realiza el Vaticano cada Año Nuevo, el pontífice citó el llamado de su antecesor —el fallecido Juan Pablo II— a un acercamiento mayor entre Cuba y el resto del mundo.

"Nuestra mirada se dirige a Cuba. Con el deseo de que cada uno de sus habitantes pueda realizar sus aspiraciones legítimas en favor del bien común, permitidme que retome la llamada de mi venerado predecesor: 'Que Cuba se abra al mundo y el mundo a Cuba'. La apertura recíproca con los demás países redundará en beneficio de todos", dijo Benedicto XVI en su discurso anual ante los diplomáticos acreditados en el Vaticano, según citó la Agencia Católica de Información.

El Papa recordó que varios países latinoamericanos tuvieron elecciones en 2006 y dijo que "la democracia está llamada a tomar en cuenta las aspiraciones de sus ciudadanos en general, y a promover un respeto cada vez más grande hacia todos los elementos de la sociedad", de acuerdo con los principios de solidaridad y justicia.

"Además, no debe permitirse que la práctica de la democracia se convierta en la dictadura del relativismo" que va contra la dignidad humana, afirmó sin identificar países, reportó la AP.

Benedicto XVI apremió a realizar cuanto sea posible para instalar la paz en Colombia, que es afectada por secuestros frecuentes y por una prolongada insurgencia de grupos ilegales armados.

Añadió que Irán debe cooperar con la comunidad internacional para eliminar el temor por su programa nuclear y aliviar las tensiones regionales, incluso con su vecino Irak.

Asimismo, expresó la esperanza de que se consiga llegar a una paz negociada entre israelíes y palestinos.

"Se necesita un enfoque global, que no excluya a nadie de la búsqueda de un salida negociada, que tome en cuenta las aspiraciones legítimas de los diferentes pueblos involucrados", dijo.

"En particular, los libaneses tienen derecho a ver que es respetada la integridad y soberanía de su país; los israelíes tienen derecho a vivir en paz en su estado; los palestinos tienen derecho a una patria libre y soberana", indicó.

El pontífice lamentó "las fuentes peligrosas de tensión" en la Península de Corea y dijo que la reconciliación coreana y la preservación de la zona libre de armas nucleares deben procurarse "en el contexto de negociaciones".

Confió en que la Organización Mundial de Comercio reanude las negociaciones de la llamada Ronda de Doha para resolver problemas de la globalización y pidió agilizar la cancelación o reducción de la deuda a los países más pobres.

También planteó que los naciones ricas ayuden a las pobres a beneficiarse del fruto de los mismos recursos de éstos, "que justamente son suyos".

Tras señalar que la comunidad cristiana de Asia es pequeña, defendió el "deseo legítimo" de los cristianos asiáticos de tener libertad religiosa.

En países como China, los cristianos han sido perseguidos, en una situación que ha complicado las gestiones del Vaticano por mejorar la relación con Pekín.