Actualizado: 20/10/2017 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Cambio Climático

Científicos pronostican más calor, sequía y duras temporadas ciclónicas

La agricultura 'sufriría considerables pérdidas (…) y no pocas especies de animales padecerán transformaciones en su ciclo de vida, e incluso podrían extinguirse', advierten los expertos.

Enviar Imprimir

Científicos cubanos temen que la Isla pueda volverse más calurosa a consecuencia del cambio climático global y llamaron a tomar medidas desde ahora para adaptarse a las nuevas circunstancias, informó el diario oficialista Juventud Rebelde en la edición de este domingo.

"Cuba tiene que preparase para un clima más cálido y difícil, donde el comportamiento de las precipitaciones quizás no sea el más favorable, y se produzcan períodos extremos ya sea de sequía, con altas temperaturas, o temporadas ciclónicas muy activas", afirmó el director del Centro Nacional del Clima, Ramón Pérez, según AFP.

A nivel global, el cambio climático puede provocar aumento de temperaturas y del nivel del mar, desequilibrio en los procesos de precipitaciones, y acrecentados períodos de sequía.

En Cuba, también se afectaría la agricultura: "sufriría considerables pérdidas, pues muchas variedades de cultivo tendrán que adaptarse a nuevas condiciones climáticas y no pocas especies de animales y plantas padecerán transformaciones en su ciclo de vida, e incluso podrían extinguirse", dijo Pérez.

Los especialistas opinaron además que el clima de Cuba tendrá estaciones que se prolongarán y otras se acortarán.

"A partir de ahora, puede que en nuestro país tengamos etapas invernales cada vez más cortas y para el verano temperaturas muy sofocantes. Esos son ejemplos de los efectos del cambio climático", dijo Pérez.

Como Cuba es un archipiélago, el aumento del nivel del mar sería otro factor a tener en cuenta en el futuro porque, según los expertos, le haría perder parte de su territorio y dañaría los ecosistemas costeros.

El diario citó datos de la estación mareográfica de Siboney, en La Habana, según los cuales en los últimos 40 años el nivel del mar en el litoral habanero ha ascendido 2,14 milímetros por año, informó EFE.

De acuerdo con los datos, de seguir esa tendencia en unos cien años el nivel del mar aumentaría uno o dos metros al borde de la capital cubana.

El oceanólogo Marcelino Hernández dijo que, al paso de décadas con los altos niveles de esa agua, "podría aumentar la erosión en la zona, salinizar las aguas en la parte baja de los ríos y en los acuíferos de la costa, y afectar las edificaciones muy cercanas al litoral por la acción del oleaje".

La investigadora Leda Menéndez, advirtió que "el mayor problema para Cuba, es que con el aumento del nivel del mar la barrera arrecifal que antecede a la costa sería menos efectiva en su labor de detener los trenes de olas y corrientes marinas, especialmente en períodos de tormentas o ciclones".

Según Menéndez, estos fenómenos "llegarían con más fuerza a la costa, provocando mayor destrucción".

La publicación también se refirió a estudios que consideran que las dunas costeras y los manglares sufrirían a largo plazo las consecuencias de la erosión del mar, lo que traería efectos negativos en zonas turísticas como las cayerías.

Asimismo señaló que las barreras de corales sufrirían daños irreparables lo que significaría la pérdida de los recursos del paisaje, flora y fauna.