Actualizado: 21/08/2019 5:32
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

sequía

Cuba enfrenta otro año de aguda sequía

El deterioro en la red de distribución de agua en el país hace que se pierda el 60% del agua que se suministra.

Enviar Imprimir

Cuba enfrenta una situación de intensa sequía, considerada como la quinta más aguda de los últimos 105 años en la Isla, según un informe del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH) divulgado este jueves, reportó la AFP.

El INRH, citado por el diario oficialista Granma, calificó de "agudo" en 12 de los 15 territorios del país "el descenso de las precipitaciones" entre noviembre de 2005 y el pasado mes de febrero.

Según el INRH, las lluvias registradas en ese período "representan el 64% de la media histórica a escala nacional", y "los acumulados más bajos (de precipitaciones)" se registran en tres provincias del este de la Isla: Las Tunas, Holguín y Santiago de Cuba.

"Temporada seca: la quinta entre las peores desde 1901", señaló el periódico, al informar del parte más reciente emitido por el INRH.

Esa situación es "un adelanto de lo que sucederá en los meses siguientes" y un "vaticinio de que la sequía podría mantenerse en lo que resta de 2006", subrayó Granma.

El INRH destacó, además, que "el agua embalsada (en todo el país) representa el 65,7% de la capacidad utilizable", y añadió que "de las 235 presas (embalses) en explotación, 81 contienen menos del 50% de su capacidad, 47 están por debajo del 25%, y seis están secas".

De acuerdo con el informe, "las situaciones más preocupantes en el abasto de agua a la población se reportan en las ciudades de Holguín", cuyos embalses están al 28% de su capacidad, y en Camagüey (38%).

Cuba enfrenta desde 2003 una situación de intensa sequía, que se recrudeció a partir de 2004 en el oriente de la Isla.

A la escasez de lluvias se suma el deterioro en la red de distribución en el país que, según cálculos oficiales, hace que se pierda el 60% del agua suministrada.

Dada la gravedad de la situación, el gobierno formó en febrero un grupo especial de trabajo para analizar las medidas a adoptar y las inversiones necesarias para atajar el problema, con acciones que van desde la construcción de obras hidráulicas al impulso de las medidas de ahorro, informó EFE.

El vicepresidente Carlos Lage anunció en enero que el país invertirá 185 millones de dólares en un plan de obras hidráulicas que incluye proyectos de mejora de las redes de acueducto.

Expertos del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos estiman que sólo en La Habana es necesario renovar 2.200 kilómetros de redes de los 3.000 existentes.

El pasado año, la sequía obligó a distribuir agua con camiones cisterna a unos 2,6 millones de personas en el país, y provocó pérdidas próximas a los 1.350 millones de dólares, según datos oficiales.