Actualizado: 28/01/2022 18:02
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

población, demografía

El alarmante envejecimiento de la población por la baja natalidad preocupa a los especialistas

Los investigadores advierten que esto impactará notablemente a corto plazo en la seguridad social, la salud pública, y en la renovación de la fuerza laboral de la Isla.

Enviar Imprimir

La caída acelerada de la tasa de natalidad en Cuba, la más baja de América Latina, y el envejecimiento de su población han hecho saltar las alarmas entre las autoridades, que reconocen que la carencia de viviendas y el coste de la vida han influido en ese fenómeno, informó EFE.

"Desde hace 28 años la tasa de fecundidad del país está por debajo del nivel de reemplazo poblacional, al quedar menos de una hija por cada mujer en edad reproductiva", subrayó este lunes Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba.

El envejecimiento de la sociedad cubana ha sido señalado por los especialistas como uno de los fenómenos más preocupantes desde hace tiempo y hoy —según Granma— se convierte en una trama "más inquietante", cuando se constata la acelerada disminución de la natalidad.

Según datos oficiales, en 2005 se registraron poco más de 120.000 nacimientos en el país, pese a que un millón más de cubanas se encontraba en edad fértil.

La cifra contrasta con el promedio anual de 250.000 alumbramientos registrados durante la década de los sesenta, cuando se produjo el llamado "baby-boom".

De acuerdo con el director del Centro de Estudios de Población y Desarrollo de la Oficina Nacional de Estadísticas, Juan Carlos Alfonso Fraga, la caída de la natalidad durante las últimas tres décadas es la causa principal del envejecimiento poblacional en la Isla, que tiene 11,2 millones de habitantes.

El especialista advierte de que ese factor impactará notablemente a corto plazo en la seguridad social, la salud pública, y en la renovación de la fuerza laboral y el potencial científico técnico, entre otras áreas sociales y económicas del país.

Alfonso considera que la actual tendencia está muy relacionada con la masiva incorporación de las cubanas al trabajo, los altos niveles de educación y desarrollo profesional y el libre acceso a métodos de planificación familiar, incluido el aborto en condiciones seguras.

Según el experto, hay cubanas que se abstienen de tener hijos o sólo tienen uno porque consideran que ello limita su desempeño social en un entorno cada vez más competitivo.

En la decisión de tener hijos de las cubanas, apuntó, influyen también problemas materiales, como la insuficiencia de viviendas, el costo de la vida, la carencia de círculos infantiles y servicios de apoyo al hogar y las dificultades para la conseguir la "canastilla", un lote con artículos para atender al bebé que se vendía a precios subvencionados antes de la crisis de principios de los años noventa.

Otro factor influyente apuntado por los expertos es la emigración hacia el exterior de mujeres en edad reproductiva.

La población de la tercera edad en Cuba ha llegado a unos 1,8 millones de personas, con una tendencia marcada a crecer, mientras que la cantidad de adolescentes, de entre 10 y 19 años, tiende a decrecer, según estadísticas oficiales.

Cuba, con una esperanza de vida de 77 años, estaría entre los once países más envejecidos del mundo para 2050 y, junto a Barbados, según estudios de la División de Población de Naciones Unidas, exhibirá la población más vieja de América Latina y el Caribe en la perspectiva inmediata.

Si se mantiene esta tendencia, la Isla no llegará a 12 millones de habitantes, su población decrecerá en términos globales, tendrá un mayor número de ancianos, menos personas en edad laboral y aumentará la demanda de servicios sociales para la tercera edad.

"El Estado tendrá que analizar cómo resolverlos (estos problemas) para intentar detener esta negativa situación" y diseñar políticas adecuadas para atender a una población envejecida, advirtió el experto.