Actualizado: 18/10/2017 20:02
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Escultura de Castro

Escultura de la cabeza de Castro termina en la basura

En presencia del escultor y de exiliados cubanos, la obra fue arrojada a la cavidad trasera de un camión de basura.

Enviar Imprimir

Ni enterrada, ni incinerada, ni hundida en el mar. La escultura de la cabeza de Fidel Castro, obra del controvertido escultor Daniel Edwards, sufrió este miércoles en Miami un destino mucho más anodino: fue arrojada a la basura.

En presencia del propio escultor, de miembros de la emisora La Kalle 98.3 FM, de Vigilia Mambisa, el Movimiento Democracia y otras organizaciones y personalidades de la comunidad exiliada en Miami, la escultura de la cabeza de Castro fue arrojada a la cavidad trasera de un camión de basura.

Simbólicamente, los presentes recibieron la escultura con guantes en las manos. La obra de Edwards perdió varios pedazos antes de ser definitivamente arrojada a las profundidades del camión de basura.

Daniel Edwards se declaró "entusiasmado por haber ayudado a la comunidad cubana a expresarse a sí misma".

Entre los presentes se encontraban la popular cantante Albita Rodríguez, el actor Carlos Pérez Córdova (Carlucho) y el líder del Movimiento Democracia, Ramón Saúl Sánchez.

Sánchez expresó, con respecto a la decisión de Edwards de entregar la escultura a la comunidad exiliada, que se trató de "una decisión de conciencia" del escultor. "Todo sucedió muy civilizadamente", aseguró.

Semanas atrás, Edwards había anunciado públicamente su propósito de colocar la escultura de la cabeza de Castro en el Central Park de Nueva York, próxima a un monumento al apóstol José Martí.

La noticia causó conmoción dentro de la comunidad cubana exiliada. Fue entonces que periodistas de La Kalle 98.3 FM visitaron al artista en su residencia de Connecticut para pedirle que desechara la idea.

Daniel Edwards viajó posteriormente a Miami por invitación de la emisora, que lo llevó a sus estudios. Allí escuchó numerosos testimonios del sufrimiento del pueblo cubano tras 48 años de totalitarismo, lo que le hizo cambiar de opinión.