Actualizado: 19/10/2017 11:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

viajes a Cuba

Grupos católicos critican los obstáculos de Washington a los viajes a Cuba

Los religiosos se quejan de que cada vez es más complicado el intercambio de sacerdotes y el envío de asistencia humanitaria a la Isla.

Enviar Imprimir

Las restricciones impuestas por Estados Unidos y los problemas en la renovación de las licencias religiosas para viajes a Cuba han reducido la labor pastoral de la Archidiócesis de Miami hacia la Isla, informó EFE.

"Las organizaciones católicas se encuentran en una especie de limbo" en sus relaciones con Cuba, dijo a la agencia Fernando Heria, portavoz de la Archidiócesis de Miami.

Mientras es cada vez más complicado el intercambio de sacerdotes, los envíos de todo tipo de objetos de asistencia humanitaria se amontonan sin la posibilidad de llegar a los cubanos.

En los sótanos de la Iglesia de San Brendan, de la que Heria es párroco, se acumulan todo tipo de artículos de primera necesidad, medicinas y ropa, sin que se advierta por el momento un cambio que permita suponer su traslado final a Cuba.

"Antes de que muchos de estos artículos se echen a perder los enviamos a la República Dominicana, Haití o Guatemala", señaló Heria, y expresó su gran preocupación por el hecho de que Washington no les haya renovado el permiso que obtuvieron hace diez años.

"Hemos enviado cartas al Departamento del Tesoro en las que pedimos que se nos renueve la licencia, pero no hemos recibido ninguna respuesta", recalcó.

Años atrás, destacó, "se producía un gran intercambio de sacerdotes en las dos direcciones", y nuestra "misión evangelizadora" permitía trasladar a Cuba unos cincuenta religiosos cada año.

"Hoy en día el número de sacerdotes que llegan anualmente a Cuba no llega a cinco", agregó y culpó "a las rejillas burocráticas del gobierno estadounidense" del perjuicio causado a los grupos religiosos que desarrollan una honesta labor humanitaria y pastoral en Cuba.

"No veo una solución a corto plazo", manifestó Andy Gómez, vicerrector de la Universidad de Miami (UM), quien apuntó como muy dudoso que el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, "permita que se levanten las limitación de viajar a Cuba sin que el castrismo haga concesiones".

Lo cierto, precisó, es que la "Iglesia Católica, que sí ha ayudado al pueblo cubano está siendo castigada por culpa de otros grupos que han utilizado la licencia para organizar grupos de excursión a Cuba".

El endurecimiento de las restricciones puesto en práctica por la administración Bush está dañando la "misión evangelizadora" de los grupos católicos, insistió Heria.

"Son pocos los ministerios de la iglesia evangélica que prestan ayuda a Cuba" y no nos vemos muy afectados, aunque "sí lo están en gran manera" otros grupos religiosos, dijo Denis Acuña, pastor evangelista de la Iglesia Jesucristo Todopoderoso de Miami.

Acuña mostró más bien su preocupación por el hecho de que en repetidas ocasiones las autoridades cubanas les requisan en la aduana los ejemplares de la Biblia que llevan, porque "no están permitidas" en la Isla.

Para Alejandro F. Hernández, pastor de la Iglesia Episcopal de Todos los Santos, de Miami, "la Diócesis Episcopal", localizada en Jacksonville, al norte de Florida, "no se ha visto muy afectada" y "continúa viajando unas cuatro veces al año a Cuba".

"Hasta ahora, nuestra iglesia no ha tenido problemas para viajar a Cuba con el objetivo de ayudar con dinero o prestar auxilio para reparar una iglesia", señaló Hernández.

Lo cierto, prosiguió Hernández, es que "no viajamos a Cuba en gran número y no hacemos un uso excesivo de la licencia", como sí lo han hecho "otras iglesias de corte independiente como las evangélicas".

"Vamos cuando hay una serie de actividades religiosas programadas con la iglesia de Cuba", apostilló.

Uno de los grupos católicos más afectado por las medidas restrictivas es Fe en Acción, una organización sin ánimo de lucro que realiza desde 1993 tareas de ayuda humanitaria a Cuba.

"No nos han renovado la licencia (que expiró en noviembre pasado) y "no nos dan razones ni respuesta", dijo a EFE un directivo de la organización, quien señaló que ésta acostumbra enviar "medicinas y vitaminas" a la Isla.

A juicio del sacerdote José Estévez, enlace de la Archidiócesis de Miami con la organización Cáritas de Cuba, las restricciones impuestas en los permisos religiosos ha limitado las actividades que normalmente tienen con la Iglesia cubana.

Se trata de unas medidas, prosiguió, que "están perjudicando la ayuda humanitaria y familiar a Cuba y el intercambio", ya que ahora "sólo disponemos de una licencia" (denominada "Servicio de Ayuda Católica") que "tiene muchas restricciones".