Actualizado: 03/07/2020 15:57
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

construcción, vivienda

Incapacidad, corrupción y desidia caracterizan al sector de la construcción

La falta de conocimiento de los trabajadores y la escasez de suministros retrasan el fin de las obras, según fuentes oficiales.

Enviar Imprimir

La desidia, los actos de corrupción y la falta de capacidad del personal, así como la escasez de suministros y recursos, son parte de los problemas que arrastra el sector de la construcción en Cuba, según la revista oficialista Bohemia.

La publicación quincenal destacó que en la construcción convergen además otros problemas generales como el de la planificación y ejecución de inversiones, que afectan a otros sectores, informó EFE.

Asimismo, destacó problemas particulares, como la falta de conocimiento de los trabajadores y las carencias de suministros para poder completar las obras.

El arquitecto Roberto Moro, vinculado con el proceso de ordenamiento territorial y constructivo de La Habana, indicó a la revista que los constructores en ocasiones comienzan las obras sin las licencias correspondientes y que hay problemas con su "pericia".

"No todos tienen el oficio necesario, se perdió, y recuperarlo demora", señaló.

Santiago Hernández, jefe de operaciones del Grupo Empresarial de la Construcción de Ciudad de La Habana (Gecons), indicó que se está trabajando en la formación de personal, "pero los resultados no están al nivel" que se necesita.

La revista dijo que durante el periodo especial, declarado tras la caída del bloque socialista europeo, apenas se construyó, y apuntó que aún se arrastran defectos de las décadas de los setenta y los ochenta, "cuando mucho se construía, pero no siempre con eficiencia y calidad".

A estos problemas se suma la falta de abastecimiento de materiales, ya que, según Moro, "la industria de materiales de construcción todavía no garantiza la variedad de suministros con la estabilidad que requieren las obras del sector y por eso, en ocasiones, hay que pararlas".

La Comisión de Asuntos Económicos del Parlamento cubano, en su informe del cumplimiento del plan de la economía en 2006, alertó de que la construcción no está exenta del "insatisfactorio estado de la planificación, preparación y ejecución de algunas inversiones", indicó Bohemia.

La revista recordó que el Ministerio de Economía introdujo una resolución que rige el proceso inversionista y prevé entre otros puntos que no se pueda iniciar una obra sin un inversionista previamente definido.

Bohemia culpó además al embargo estadounidense de los obstáculos al "acceso a financiación, mercados, tecnologías, equipos y precios razonables".

De acuerdo a datos del Ministerio de Economía, el sector de la construcción creció en 2006 en un 35,8 por ciento, aunque no pudo cumplir sus objetivos para el año en el apartado de la vivienda.

El año pasado se terminaron en Cuba 110.000 viviendas, de un plan programado de 150.000, con una inversión que rondó los 300 millones de dólares.

Según datos oficiales, el 52,5 por ciento de las construcciones en la Isla se encuentran en mal estado y el país arrastra un déficit de unas 600.000 viviendas.

Fidel Castro, que delegó el poder en su hermano Raúl el pasado 31 de julio por una crisis de salud, reconoció el 1 de mayo de 2006 que "las construcciones han sido caóticas a lo largo de la historia de la revolución" y que el sector "debe organizarse muy seriamente".