Actualizado: 28/01/2022 18:02
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Demografía

Jubilados y pensionistas superarán en 2015 a la población cubana laboralmente activa

En 1970 nacieron 237.079 niños en la Isla; en 2004, la cifra fue de sólo 127.077 bebés.

Enviar Imprimir

AFP/ La Habana. Especialistas cubanos lanzaron un llamado urgente a alcanzar una "política coherente de reproducción", que revierta la actual tendencia de disminución de embarazos y nacimientos, pues en 2015 jubilados y pensionados superarán a las personas laboralmente activas.

"Si en 10 años no hemos alcanzado una política coherente de reproducción, nos veremos más en los velorios que en los cumpleaños de los niños", dijo el diario oficialista Juventud Rebelde, que abordó el tema en dos extensos artículos.

Para los expertos se trata de una caída sostenida desde hace varios lustros del número global de embarazos y nacimientos, que se conjuga con una ampliación de la esperanza de vida, que ya alcanza los 76 años en los hombres y los 78 en las mujeres, y se encamina a los 80 años en poco tiempo.

En 1970 nacieron 237.079 niños en la Isla; en 2004, la cifra fue de sólo 127.077 bebés.

"Esto significa que para el 2015 las personas inactivas superarán a las laboralmente activas, por lo que se invertirá el llamado factor de dependencia y por tanto la economía será menos saludable", apuntó Juventud Rebelde.

Para María del Carmen Franco, especialista de la Oficina Nacional de Estadística (ONE), que coordina los estudios regionales de salud reproductiva, Cuba dispone de poco tiempo —menos de 10 años— para tomar medidas, y "la única forma es aumentar los nacimientos", según dijo al diario.

De acuerdo con las estadísticas, la población joven del país disminuyó en 800.000 individuos durante los últimos 10 años.

Pero esa preocupación aún no trasciende al marco de la familia, opinan los expertos, pues las parejas planifican su descendencia en función de sus posibilidades de crianza, la posesión de vivienda y sus proyectos de realización personal y no en función de los criterios demográficos.

El Estado cubano ofrece una sistemática atención a las mujeres gestantes y desde algunos años extendió a un año el período de licencia de maternidad (pagada).

No obstante, en opinión de los expertos, ello resulta insuficiente para estimular la maternidad. Si en otros países se aborda el problema otorgando ayuda financiera a las parejas, en Cuba el problema es "más complejo", según la especialista Franco.

"Para nosotros la garantía no es más dinero, sino toda una infraestructura que respalde la calidad de vida alcanzada a nivel general para nuestros niños, y eso implica más pediatras, maestros, aulas, círculos, espacios recreativos; mejores precios de alimentación y canastilla (artículos para bebé)", dijo.

Esas "son medidas que el Estado debe identificar para organizar su estrategia de crecimiento poblacional", recalcó.

Un estudio territorial sobre salud reproductiva realizado en la provincia de Holguín (este), una de las más pobladas del país, indicó que de las 332.156 mujeres en edad reproductiva (de 15 a 59 años), 66.257 no tienen hijos; 934 no desean tener ninguno; 6.992 desean solo un hijo y 43.869 limitan sus deseos a dos hijos.

En una Encuesta Nacional de Juventud repetida en años recientes, las aspiraciones de los jóvenes de tener hijos cayó del tercer al séptimo lugar.

Según los estudiosos y las encuestas, el creciente rechazo a la maternidad o a incrementar el número de hijos viene dado por numerosas causas: la crisis económica; el déficit habitacional; las migraciones internas y externas; y las amplias expectativas de superación de los jóvenes, entre otras.

Numerosas entrevistas realizadas por el periódico a jóvenes cubanos confirmaron la alarmante realidad: ni las jóvenes ni los jóvenes están interesados en tener hijos.