cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

disidencia

La Habana dice que adoptará 'las medidas necesarias' contra el financiamiento de EE UU a la disidencia

Opositores toman el anuncio como una advertencia de que el régimen mantendrá su línea tradicional contra la disidencia aunque Castro no esté a la cabeza.

Enviar Imprimir

El gobierno cubano advirtió este jueves que tomará "las medidas que sean necesarias" contra el financiamiento de Estados Unidos a la disidencia, en momentos en que la oposición aumentó su actividad y en vísperas de la llegada de 10 congresistas norteamericanos a La Habana para contactos con altos funcionarios del régimen, informó la AFP.

"Cuba adoptará en cada momento, con dignidad, serenidad y valentía, las medidas que sean necesarias para enfrentar este tipo de agresiones", afirmó el diario Granma, órgano oficial del Partido Comunista, en un editorial en el cual se refiere a un informe del Congreso de Estados Unidos.

El informe, del 16 de noviembre pasado, concluyó que parte de los 73,5 millones de dólares destinados por Washington entre 1996 y 2005 a promover cambios políticos en la Isla fue malgastada.

Para la Habana, esa investigación corrobora sus acusaciones de que los disidentes internos son "mercenarios" al servicio de una potencia extranjera y de que la Sección de Intereses de Estados Unidos (SINA) es el "cuartel general de la contrarrevolución" en la Isla.

"Es un intento de deslegitimar a la legítima oposición" en la Isla, dijo a la AFP el disidente socialdemócrata Manuel Cuesta Morúa, crítico de la ayuda oficial norteamericana y para quien "la política exterior de Estados Unidos merece una revisión desde Irak hasta Cuba".

El informe, presentado por la Oficina de Auditoría del Gobierno (GAO, en inglés), fue solicitado por los congresistas Jeff Flake (republicano por Arizona) y William Delahunt (demócrata por Massachusetts), los mismos que encabezan una misión exploratoria de 10 legisladores que deben realizar una visita de tres días a la Isla a partir del viernes.

Para Cuesta Morúa, el editorial también es una advertencia de que el gobierno mantendrá su línea tradicional contra la oposición, aunque Fidel Castro no esté a la cabeza.