Actualizado: 23/09/2019 16:12
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

telenovela, La cara oculta de la luna, Iglesia Católica

La Iglesia Católica reclama el derecho a opinar en polémica sobre telenovela cubana

'No hablo de imponer los criterios de la Iglesia', sino de 'tener un espacio para que se escuche y sea formativa de la conciencia moral', dijo el sacerdote Antonio Rodríguez.

Enviar Imprimir

AFP/ La Habana. La Iglesia Católica, que desde hace 45 años reclama acceso a los medios de comunicación en Cuba, reivindicó esta semana su derecho a opinar en un debate social generado por la transmisión de la telenovela La cara oculta de la luna.

"Si la Iglesia está en este país pues también tiene una voz, que no se impone, no hablo de imponer los criterios de la Iglesia, sino que debe tener un espacio para que se escuche y sea formativa de la conciencia moral", dijo el sacerdote Antonio Rodríguez, profesor de Teología Moral del seminario San Carlos y San Ambrosio, de La Habana.

La telenovela, formada por cinco historias de portadores del virus VIH que causa el sida, ha suscitado fuertes controversias, sobre todo desde la segunda parte, cuando un obrero de la construcción, padre de una familia feliz, descubre sus inclinaciones homosexuales, que lo llevan a la separación de su esposa e hija.

"La Iglesia afirma que la condición homosexual, como el caso del personaje de la novela, debe sacrificarse por salvar la familia", dijo Rodríguez a la revista Palabra Nueva, publicación de la Arquidiócesis de La Habana.

"Aunque no podemos cuestionar su condición sexual, desde el punto de vista moral sí cuestionamos que haya roto su familia y dejado una niña sin familia", añadió.

Desde los años sesenta, cuando el gobierno cubano nacionalizó la educación y la prensa en el país, la Iglesia Católica perdió su presencia en esos sectores en medio de un fuerte diferendo filosófico y político con el Estado revolucionario encabezado por Fidel Castro.

"En Cuba es difícil que se desarrolle un debate amplio, dada la manera en que se conciben, por el Estado, los medios de comunicación social, que son todos estatales, así como la enseñanza es estatal, lo cual condiciona el debate", dijo el también párroco de Alquízar, La Habana.

El sacerdote agregó que la Iglesia tuvo durante cuatro siglos y medio "el papel de quien ilumina la vida familiar, moral y sexual".

"Cuando en el año 1961 comienza el gran divorcio entre la Iglesia y la sociedad, divorcio motivado por el Estado y que limitó la influencia de la Iglesia en la sociedad, la Iglesia quedó reducida al ámbito de las cuatro paredes del templo y dejó de iluminar desde una moral humanista y cristiana a la sociedad cubana", dijo.

El padre Rodríguez aprobó la realización del espacio televisivo, pero le objetó "desde el punto de vista moral" el horario de transmisión, pues es vista por muchos niños y adolescentes.

Ese reproche, hecho también por muchos televidentes, motivó un cambio de horario en la transmisión, que pasó de las 20:30 a las 21:30, hora local.