Actualizado: 18/07/2019 14:23
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

sequía

La sequía se recrudece en Camagüey

Los embalses de la zona están al 22% de su capacidad y los expertos califican de 'crítica' la situación.

Enviar Imprimir

Más de 120.000 residentes en Camagüey, desde hace dos años afectada por una severa sequía, reciben el suministro de agua potable mediante carros cisterna, informó EFE.

La sequía en esa provincia se recrudece aún más este año, en el que el promedio de lluvias es menor que en igual etapa de 2005 y los embalses apenas disponen del 28% del agua almacenada.

La humedad de los suelos está por debajo del 10%, resultado de las pocas precipitaciones, la evaporación por las elevadas temperaturas y la extracción para uso humano, de la ganadería y la agricultura, dijo el especialista Alberto Rodríguez, del Departamento Científico del Centro Meteorológico de Camagüey.

El experto calificó de "crítica" la situación provocada por la sequía, y recordó que los embalses de la zona están al 22% de su capacidad.

El especialista apuntó que, tras millonarias inversiones para paliar el desabastecimiento de agua por la sequía, los programas se encaminan ahora a evitar despilfarros y salideros.

Cuba arrastra una persistente sequía que afronta este año la quinta peor temporada seca desde 1901, según el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos.

Las provincias más afectadas son Las Tunas, Santiago de Cuba, Camagüey y Holguín, donde se registran los mayores problemas de abastecimiento a la población.

A la escasez de lluvias se suma el deterioro en la red de distribución de agua en el país que, según cálculos oficiales, supone la pérdida del 60% del agua suministrada.

Dada la gravedad de la situación, el gobierno creó en febrero un grupo especial de trabajo para analizar las medidas a adoptar y las inversiones necesarias para atajar el problema, con acciones que van desde la construcción de obras hidráulicas al impulso de las medidas de ahorro.

El vicepresidente cubano, Carlos Lage, anunció en enero que el país invertirá 185 millones de dólares en un plan de obras hidráulicas que incluye proyectos de mejora de las redes de acueducto.

El plan empezará por La Habana y las ciudades del centro y oriente del país que presentan los problemas más graves.

El pasado año, la sequía obligó a distribuir agua con camiones cisterna a unos 2,6 millones de personas, y provocó pérdidas próximas a los 1.350 millones de dólares, según datos oficiales.