Actualizado: 19/07/2019 13:12
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

compras a EE UU, embargo

Las firmas estadounidenses pierden espacio en el mercado cubano

Las ventas durante la Feria Internacional de la Habana cayeron de 259 millones de dólares en 2005 a 87 millones este año.

Enviar Imprimir

Alimport compró este año a Estados Unidos, durante la Feria Internacional de La Habana, apenas una tercera parte de los alimentos que adquirió en la edición del evento en 2005, fenómeno atribuido al recrudecimiento de las sanciones de Washington, informó la AP.

También disminuyó este año la asistencia de empresarios norteamericanos a la Feria, reconoció el viernes Pedro Álvarez presidente de la estatal Alimport, la compradora de alimentos de la Isla.

La XXIV Feria Internacional de La Habana abrió sus puertas el lunes de la semana pasada y las cerró el sábado.

Según Álvarez, 165 hombres de negocios de 77 empresas estadounidenses participaron en el la bolsa comercial y se concretaron operaciones de compra por 87 millones de dólares.

En el 2005 el foro recibió a 188 firmas norteamericanas, una delegación de 380 empresarios y se firmaron acuerdos por 259 millones de dólares.

"Este año hemos tenido menos participación y menos contratación de las compañías norteamericanas, lamentablemente se han visto afectadas por las regulaciones que les ha impuesto su gobierno", declaró Álvarez.

La administración del presidente George W. Bush endureció las sanciones contra la Isla y recientemente puso más obstáculos a las ventas de alimentos a Cuba, único comercio entre las dos naciones.

Una enmienda del Congreso estadounidense aprobada en 2000 autorizó las ventas de alimentos a la Isla, que se iniciaron en 2001.

Los convenios de compras se elevaron cada año hasta alcanzar los 540 millones de dólares en 2005, de los cuales 450 fueron en mercadería y el resto en fletes.

"Los productores estadounidenses son competitivos" señaló Álvarez, "sin embargo todas estas acciones que toma la administración perjudican a los productores norteamericanos".

El funcionario dijo que "el deber" de Alimport es garantizar la alimentación de 11 millones de cubanos sin importar el país de procedencia del producto, por lo cual buscará las mejores ofertas.

Advirtió que, de continuar esta situación, para el año entrante los compras a Estados Unidos podrían comenzar a caer.

Algunos participantes confirmaron las palabras del funcionario.

"Otros oferentes sacan partido de esto (las sanciones) y a la hora de competir todo afecta. Sin embargo, la posición de la compañía (…) es que mientras haya oportunidad de hacer negocios vamos a estar", indicó a la AP Eduardo Mongel, de Cheney Brothers, una distribuidora de Florida.

Paralelamente, Alimport firmó en la Feria contratos por unos 220 millones de dólares para adquirir alimentos de países como China, Vietnam, Venezuela y los miembros del Mercosur.

En 2006 la Isla comprará unos 1.700 millones de dólares en alimentos contra los 1.000 de hace cinco años.