Actualizado: 03/06/2020 20:08
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Vladimiro Roca, Oswaldo Payá

Líderes disidentes abogan por un cambio pacífico en Cuba

'Yo planteo cambios, no revoluciones. Ya no quiero más revoluciones. Las revoluciones traen sangre y violencia, yo lo quiero todo tranquilo', dijo Vladimiro Roca.

Enviar Imprimir

Los disidentes cubanos Vladimiro Roca, presidente del Partido Socialdemócrata de Cuba (PSC), y Oswaldo Payá, líder del Movimiento Cristiano Liberación (MCL), abogaron este fin de semana por un cambio pacífico en la Isla.

"Yo planteo cambios, no revoluciones. Ya no quiero más revoluciones. Las revoluciones traen sangre y violencia, yo lo quiero todo tranquilo", dijo Roca, de 64 años, en una entrevista concedida al diario español ABC.

A una pregunta sobre la posible presencia dentro de la disidencia interna de movimientos que contemplen la violencia como una solución, Roca respondió: "Dentro de la oposición pacífica, no. Puede haber movimientos dentro de Cuba que estén por la violencia, pero no se acercan a nosotros, en primer lugar porque tienen que ser clandestinos. El gobierno siempre ha tratado de inclinarnos hacia la parte violenta para podernos reprimir a sus anchas".

Por su parte, Payá dijo al diario francés de izquierdas Libération que los opositores quieren una "transición pacífica" y defendió "la reconciliación nacional y el perdón", informó EFE.

Payá mostró su temor de que el régimen elimine a sus adversarios si se siente amenazado.

Preguntado al respecto, el líder del MCL respondió que "si el régimen vacila, los chivatos han recibido la orden de eliminar físicamente a los opositores".

El disidente, Premio Sajarov 2002 del Parlamento Europeo, consideró que los cambios rápidos en Cuba son inevitables.

El cambio "se producirá rápidamente" y "es inevitable" ya que "la gente no soporta más la idea de vivir un año más" en la situación de parálisis que, dijo, generó el anuncio de la enfermedad de Castro.

En cambio, Vladimiro Roca opinó que no sucederá nada.

"¡No hombre, no va a pasar nada! ¿Pasó algo cuando murió Stalin en la Unión Soviética? ¿Pasó algo en China cuando la muerte de Mao? Existen instituciones que no desaparecerían. Ni siquiera su familia va a desaparecer cuando muera", dijo a ABC.

Roca consideró, no obstante, que Raúl Castro podría favorecer una apertura en caso de asumir definitivamente el poder.

"El primer reformista que hay en Cuba desde hace mucho tiempo se llama Raúl Castro. Empezó con las Fuerzas Armadas, que ahora es el organismo más eficiente en el gobierno, desde el punto de vista económico. Eso lo ha logrado a base de reformas y dejarse guiar por la gente que sabe. Es mucho más organizado que Fidel. Cada persona es un mundo y con Raúl las cosas van a ser distintas", dijo.

"Estoy casi seguro de que Raúl iniciaría casi inmediatamente una reforma económica general", añadió.

"Pienso que iría buscando la eficiencia económica, como lo ha hecho con los grupos empresariales dentro del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), que tienen intereses y normas capitalistas. Él fue también uno de los que empezaron estimulando el mercado agropecuario para buscar campesinos que garantizaran la alimentación del pueblo, mientras que el que se ha cerrado y está contra todas esas reformas es Fidel", continuó Roca.

En cuanto a la posibilidad de que el gobierno utilice al Ejército para reprimir un eventual levantamiento popular, Roca afirmó que "los militares cubanos no tienen una mentalidad represiva".

"Su formación ha sido la de defender a la patria de una agresión extranjera", dijo.

Según el disidente, "existe dentro del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias una fuerza represiva especializada —además de los órganos represivos del Ministerio de Interior— como son las tropas antimotines. Ésas actuarían, pero el grueso de las FAR, no".

"Además, la utilización de estas tropas antimotines sería un golpe muy duro para la oficialidad de las Fuerzas Armadas, porque iría contra el concepto que a ellos siempre les han inculcado de que no son nada más que el pueblo uniformado. Eso no tendría mucha aceptación entre los oficiales y podría traer la aparición de movimientos disidentes dentro del Ejército", opinó Roca.

El presidente del PSC se refirió también a la reciente visita a Cuba del secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, quien asistió como invitado a la XIV Cumbre del Movimiento de Países No Alineados (NOAL), clausurada en La Habana en la madrugada del domingo.

Varios representantes de la oposición interna pidieron a Annan que los recibiera para exponerle la situación de la disidencia y de los presos políticos.

"¿Para qué? ¿Para conocerlo? ¿Una entrevista social? Ya le hemos mandado unas cuantas cartas y no ha habido resultado alguno. Lo pondría en una situación bien difícil porque no va a poder resolver nada", dijo Roca ante la pregunta de por qué no solicitó también un encuentro con Annan.

Sobre el futuro de la Isla después de Castro, Payá insistió en sus declaraciones a Libération en que la oposición no quiere "en ningún caso una intervención exterior, ni siquiera una constitución redactada por otros gobiernos o tomada de otro país".

Payá recordó que hay millones de cubanos exiliados, quienes "forman parte integrante de la nación cubana"

"Todos tienen derecho a volver y disponer de sus derechos de ciudadanos. Pero no creo que puedan reivindicar sus antiguas casas porque entonces habría que expulsar a familias que se han instalado desde hace décadas", dijo.

El opositor afirmó que los logros en sanidad y educación del régimen cubano deben ser conservados, pero señaló que esos aspectos han sido utilizados para justificar "la privación de todos los derechos políticos y económicos".

En ese sentido, señaló que "no hay que olvidar que miles de personas han sido fusiladas y otros millones se han exiliado desde 1959".