Actualizado: 14/06/2021 10:41
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

SIP

Los atropellos a la libertad de prensa en Cuba y Venezuela acaparan la atención de la SIP

'En Cuba persiste el silenciamiento a los periodistas y más que penumbra, una total oscuridad para la libertad de expresión', dijo el informe sobre la situación en la Isla.

Enviar Imprimir

Las denuncias de atropellos a la libertad de expresión en Venezuela y Cuba acapararon este fin de semana la atención de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que celebra en Quito su reunión semestral, informó EFE.

Además de sobre la situación en esos dos países, se presentaron informes sobre Argentina, Brasil, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Canadá, Chile, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República Dominicana y Uruguay.

La reunión, que comenzó el viernes, concluirá este lunes en la capital ecuatoriana, que ha recibido a más de 400 representantes de medios de comunicación de América, expertos en comunicación de España, Portugal y de agencias internacionales de prensa.

Uno de los informes que generó mayor preocupación fue el del vicepresidente de la Comisión de Libertad de Prensa de Cuba, Humberto Castelló, quien aseguró que existe una "total oscuridad" de la libertad de prensa en la Isla, donde están encarcelados más de 25 periodistas.

"Al control absoluto del Estado sobre los medios de comunicación en Cuba por 46 años, se añaden cotidianamente los trazos de una cruenta represión contra las expresiones independientes, el hostigamiento y la desatención médica de los periodistas presos", dijo Castelló.

Además, hay una "férrea vigilancia" gubernamental para impedir el acceso de la ciudadanía a fuentes alternativas de información, agregó.

En la reunión de medio año de la SIP, Castelló recordó que el periodista Mario Enrique Mayo llegó al extremo de cortarse el rostro, el abdomen y las extremidades con una cuchilla rústica para reclamar su liberación.

Mayo fue excarcelado en diciembre de 2005 con una licencia extrapenal por motivos de salud.

"Para los periodistas que continúan encarcelados con sanciones entre siete meses y 27 años, las condiciones penitenciarias resultan tan severas como un llanto", dijo Castelló y agregó que los disidentes están sometidos a hacinamientos en las cárceles y sus familiares a maltratos cuando los visitan.

Según Castelló, 18 de los encarcelados tienen "serios trastornos de salud", y están afectados por padecimientos crónicos, en muchos casos adquiridos durante la reclusión. Por otra parte, tres periodistas presos están en huelga de hambre desde el pasado 4 de marzo.

También está encarcelada por ejercer la profesión una periodista de 37 años, mientras que su esposo está arrestado bajo la acusación de emitir "propaganda enemiga, desacato y revelación de secretos de Estado". El hijo de siete años de ambos está bajo custodia de la abuela.

Castelló precisó que para los informadores y comunicadores que en Cuba "tratan de mantener vivo el movimiento de periodismo independiente, las condiciones de trabajo son abrumadoramente adversas".

La falta de recursos materiales y el acceso a las tecnologías de información son limitaciones menores "en la espiral de intimidaciones policiales, represalias, detenciones temporales y el acoso de turbas movilizadas e instigadas por los propios agentes de la seguridad del Estado", dijo.

En cuanto al uso de Internet en Cuba, afirmó que está limitado a organismos centrales del Estado, instituciones educacionales y culturales "y extranjeros que abonan el servicio en moneda convertible".

"Ningún cubano puede acceder libremente a la red, ni siquiera pagando la comunicación en moneda convertible. El gobierno admite que tiene regulaciones de Internet y que bloquea páginas electrónicas con la argumentación de que le hacen daño a la soberanía del país", precisó, según EFE.

Castelló agregó que el gobierno cubano ha emprendido una ofensiva para impedir la proliferación de las señales clandestinas de televisión por satélite.

Asimismo, subrayó que "no han faltado" las detenciones y las prohibiciones a periodistas y personalidades extranjeras "que intentan visitar la Isla para conocer la realidad del pueblo cubano".

"En Cuba persiste el silenciamiento a los periodistas y más que penumbra, una total oscuridad para la libertad de expresión", concluyó.

Por su parte, en representación de Venezuela, el vicepresidente de la Comisión de Libertad de Expresión de la SIP, David Natera, dijo que en su país, hay amenazas estructurales a la libertad de expresión.

Natera destacó la aprobación de la llamada Ley de Responsabilidad Social (conocida como "Ley Mordaza") que, dijo, limita el libre ejercicio de la prensa y coarta la libertad de expresión.

Calificó de "hostigamiento" la actitud del gobierno hacia las emisoras Globovisión y a Radio Caracas Televisión, así como hacia el diario El Nacional, y dijo que Ibellese Pacheco, Marianela Salazar, Patricia Toledo, Néstor Mecerani y David Ludovick, entre otros, son periodistas que han sufrido las consecuencias de la falta de defensa a los derechos de información en Venezuela.

Marcel Granier, de Radio Caracas Televisión, afirmó que en los últimos seis meses se ha registrado el asesinato de un periodista, que se suma a los cinco más que había denunciado en la anterior reunión de la SIP, en México.

Garnier comentó que el Estado, que antes manejaba una emisora de televisión y otra de radio, ahora controla cuatro cadenas televisivas y más de 500 emisoras de radio, lo que genera una "concentración excesiva" de medios de comunicación.

Tras esta intervención, uno de los asistentes a la reunión, Marcos Hernández, que se identificó como periodista venezolano, recriminó a Natera y acusó a los miembros de la SIP de responder a los intereses de los poderosos y de Estados Unidos.

Otros asistentes rechazaron la actitud de Hernández y solicitaron que la SIP emita una carta de solidaridad con los medios de comunicación, "atropellados" por el gobierno de Chávez.

La libertad de prensa en Colombia también afronta una creciente ola de agresiones y amenazas contra periodistas y directores de medios, según Mercedes González, integrante colombiana de la Comisión de Libertad de Prensa e Información.

González informó que 30 periodistas en diversas regiones del país recibieron amenazas contra sus vidas, y remarcó que, en los dos primeros meses de este año, "cinco periodistas se vieron obligados a abandonar sus regiones".

En Estados Unidos, restricciones judiciales están afectando la libertad de prensa, sobre todo las que limitan el derecho de los periodistas a mantener la confidencialidad de sus fuentes.

La SIP recogió también las críticas a Washington por negarse a responder a llamamientos que exigen una investigación independiente de casos de muertes de periodistas, perpetradas supuestamente por soldados estadounidenses.