Actualizado: 19/10/2017 11:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

salarios, ahorro, electricidad

Los cubanos tendrán que ajustar más su economía doméstica en 2006

Enviar Imprimir

AFP/ La Habana. Aumentos de salarios y pensiones, rebajas temporales de precios por fin de año, alza sustancial de tarifa eléctrica y menores subsidios en la canasta básica; los cubanos tendrán que ajustar aún más su economía doméstica para 2006 con una clave: el ahorro.

Es una tarea más que difícil para las amas de casa, quienes han llevado el mayor peso de la crisis que comenzó en los años noventa, y durante casi tres lustros han tenido que "inventar" para lograr tres comidas diarias, ropa y zapatos para la familia.

El gobierno cubano anunció la semana pasada un aumento salarial promedio de 43 pesos (1,79 dólares) a partir de diciembre, y alzas en pensiones y jubilaciones de 13 pesos promedio (0,54) y 10 pesos (0,40) a las familias con asistencia social.

Las autoridades, y en particular Fidel Castro, manifestaron públicamente su desacuerdo con las referencias a dólares que hace la prensa, alegando los subsidios y gratuidades de los servicios básicos.

Junto a esos pequeños beneficios, que tocan a 5,1 millones de cubanos, de 11,2 millones que viven en la Isla, Castro decretó un alza sustancial de las tarifas eléctricas a partir de diciembre, acorde con la política actual de aminorar los subsidios y estimular el ahorro.

Este lunes entró en vigor una rebaja de precios de fin de año en las tiendas en divisas, para alimentos, ropa, calzado, artículos de ferretería y del hogar —en porcentajes diferentes—, por debajo de la última alza de mayo de 2004 en ese mercado.

Los rumores populares adelantaron que la autoridades tienen previsto distribuir por la cartilla de racionamiento una canasta especial de fin de año con 24 productos y con un monto de 116 pesos (4,8 dólares).

A la canasta básica subsidiada —alimentos y productos de higiene—se incorporaron nuevos renglones en los últimos meses, y se mejoró la calidad de algunos ya incluidos, pero los precios también han sido modificados hacia arriba.

Ante todo ello, el semanario Trabajadores alertó: "Habrá que reacomodar las economías domésticas, porque los salarios mantendrán su paso ascendente, la ofertas de productos y servicios también crecerán sobre la base de precios más acordes con los costos y el cubano tendrá que planificar mejor sus ingresos y gastos".

Añadió que "el ahorro ocupará cada vez más la posición que le corresponde como fuente de riqueza segura (…) y de donde deben salir seguramente nuevos y crecientes beneficios para la economía familiar".

Sin embargo, para el economista disidente Oscar Espinosa Chepe, el ajuste en la economía doméstica tiene tonos dramáticos: "A la familia cubana media le espera un agravamiento acelerado de su situación material en los próximos meses".

El gobierno, "aunque lo niegue, con sus medidas cada día más aplica métodos neoliberales y antipopulares; verdaderas políticas de choque", dijo en un comentario escrito.