Actualizado: 19/10/2017 11:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Derechos Humanos

Miembro del Grupo de los 75 denuncia en Ginebra que la situación empeora en la Isla

Enviar Imprimir

El disidente cubano Osvaldo Alfonso Valdés, quien asiste a las reuniones del Consejo de Derechos Humanos (CDH) en Ginebra, afirmó este martes que la situación de los derechos humanos en la Isla ha empeorado desde que Fidel Castro delegó provisionalmente el poder en su hermano Raúl, informó EFE.

"La situación de los derechos humanos en Cuba a partir de julio —cuando se produjo el traspaso de poder— ha empeorado sustancialmente", dijo durante una conferencia de prensa en esa capital suiza.

Valdés es uno de los 75 disidentes que el gobierno cubano encarceló en la primavera de 2003. Fue sentenciado a 18 años de prisión y excarcelado un año y medio después por motivos de salud.

La Habana le permitió abandonar la Isla y desde 2005 vive en Suecia con estatus de refugiado político.

"En contra de aquellos que pensaron que podría haber un reblandecimiento de la dictadura (con Raúl Castro), la represión contra los activistas de los derechos humanos y contra la población en general se ha incrementado", dijo.

Recordó que en la Isla hay casi 300 opositores encarcelados, la cifra de condenados políticos "más alta en el mundo" y denunció que en las cárceles cubanas la situación es "sencillamente terrible".

"A los presos políticos se les niega asistencia médica y el régimen de visitas es de dos horas cada tres meses", explicó Valdés, y criticó la práctica gubernamental de ubicar a los disidentes encarcelados a centenares de kilómetros de distancia de sus lugares de origen.

Además, prosiguió, "las cárceles están plagadas de epidemias" como la tuberculosis, y la alimentación es "tan carente de todo tipo de proteínas que hasta los perros comen mejor".

Según Valdés, los maltratos a los presos políticos son frecuentes en las prisiones y tras las agresiones, "se les aísla en celdas, se les prohíbe las visitas y a los familiares se les dice que están castigados para que no puedan ver las marcas de los golpes".

"El gobierno, para ocultar todo eso, no permite la visita de los organismos internacionales", denunció Valdés y pidió una "mayor solidaridad internacional" con el movimiento disidente en la Isla.

Por su parte, el delegado del gobierno cubano en las sesiones del CDH, Rodolfo Reyes, pidió al organismo que investigue "arbitrariedades" contra cinco agentes del régimen de Fidel Castro que cumplen condena en Estados Unidos por espionaje.