Actualizado: 16/09/2019 12:05
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

San Lázaro

Miles de cubanos rinden tributo a San Lázaro

Enviar Imprimir

Miles de cubanos peregrinaron este domingo, como cada 17 de diciembre, al santuario de El Rincón, para manifestar su devoción, hacer peticiones o cumplir una promesa a San Lázaro.

Arrastrándose de espaldas, caminando de rodillas, cargando piedras o llevando flores y ofrendas, pagadores de promesas acudieron a la pequeña ermita, ubicada junto a un leprosorio, y centro de devoción a San Lázaro, visitado por el Papa Juan Pablo II en su viaje a Cuba en enero de 1998, informó la AFP.

En el santuario, algunos rezaban también por la salud de Fidel Castro, convaleciente de una delicada intervención quirúrgica desde el pasado 27 de Julio.

"San Lázaro lo va a levantar, tú verás", dijo María, de 56 años, sentada sobre un saco de yute junto a una columna del pequeño templo.

Pero otros rogaban por sus metas y problemas personales.

Llegado desde Santiago de Cuba, un boxeador de 30 años resumió de un tajo su petición: "Irme de nuevo y ser lo que quiero, un campeón".

Un par de meses atrás, estuvo 17 días en el mar en un viaje ilegal hacia Miami, según relató. Seis de las personas con las que se embarcó murieron cuando la lancha naufragó porque hacía mal tiempo. "A fin de año me lanzo otra vez al mar", afirmó.

"No hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista. Esto más adelante tiene que cambiar, nací bajo un sistema duro. Y no soy contrarrevolucionario por pensar esto", dijo otro hombre, de 43 años, también de Santiago, mientras encendía la décima de 17 velas.

Los fieles se congregan cada 17 de diciembre en la pequeña iglesia para entregar su ofrenda a quien también llaman "el viejo Lázaro" o "El Milagroso": un habano, un trago de ron, una vela o un saquito repleto de monedas reunidas durante todo el año.

A la deidad, que los católicos identifican con San Lázaro Obispo y en las religiones africanas es Babalú Ayé, se le atribuyen poderes de curación de enfermedades como lepra, viruela, problemas gástricos, úlceras, gangrenas, embolias, parálisis y amputaciones.

Los peregrinos habían comenzado a llegar al santuario a mediados de la semana pasada desde los más diversos lugares de la Isla. El domingo eran miles los devotos congregados para participar en la romería religiosa más multitudinaria que se celebra en Cuba.

Camino del templo, devotos y peregrinos desafiaron copiosas lluvias; muchos prosiguieron su marcha descalzos, pero los que hicieron promesas mas duras arrastraban penosamente su cuerpo sobre el asfalto fangoso o avanzaban lentamente sobre sus rodillas, informó EFE.

Julio Córdoba, visiblemente fatigado, a punto de llegar a las puertas de la iglesia dijo haber andado de rodillas dos kilómetros por la salud de su madre.

Arelis, acompañada de su hijo Raidel y su sobrino Noslen, de ocho y nueve años respectivamente, agradecía a San Lázaro por la salud de su hijo, "que estuvo grave el año pasado" y por su hermano balsero, que estuvo 36 días en el mar, "y gracias a Dios y a San Lázaro está bien".

Rolando, descansaba de la caminata y aseguró que desde 1988 cumple una promesa al santo.

"Ha hecho el milagro que me ha permitido volver a andar, después que sufrí un accidente y casi pierdo una de mis piernas".

Otros acamparon en los jardines que rodean la ermita esperando durante toda la madrugada las ocho misas oficiadas desde las primeras horas de la mañana del domingo en el templo, una de ellas, como es tradición, a cargo del cardenal y arzobispo de La Habana, Jaime Ortega.

"Sobre todo, que haya paz en la familia, en la sociedad, en nuestra tierra, que nada venga a hacer nuestra vida difícil, dura, que podamos sentir esa paz, en la cercanía de Dios", pidió Ortega en su homilía.