Actualizado: 15/10/2021 16:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Reinaldo Arenas

Publican inédita descripción de Castro hecha por el fallecido Reinaldo Arenas

Enviar Imprimir

AFP/ Madrid. El fallecido escritor y disidente cubano Reinaldo Arenas escribió en 1990, poco antes de morir en Nueva York, un artículo, inédito hasta este lunes, en el que en tono irónico y de denuncia describe a Fidel Castro.

"Elogio a Fidel", que publica este lunes el diario El País y del que sólo un breve extracto se había hecho público hace años en el diario francés Liberation, describe al gobernante como un "político calculador y astuto", que en el momento de tomar el poder en 1959 se decantó "por la tiranía comunista".

Entre alternativas como la democracia, que le hubiese dado "un poder efímero", y la "tiranía de derecha o convencional, que nunca ofrece una seguridad absoluta", Castro prefirió "la tiranía comunista que, en aquel momento, además de cubrirlo de gloria, parecía asegurarle un poder vitalicio", dice el fallecido escritor en su artículo.

Arenas va desgranando así distintas facetas del gobernante cubano, al que califica con ironía de "profundo filósofo" que "les ha hecho comprender de una u otra manera a sus súbditos que la vida material es cosa baladí, a tal punto que en Cuba no existen casi cosas materiales".

Castro es también un "alumno aplicado y fiel a su maestro", ya que "ha seguido con intachable ortodoxia las lecciones de Stalin: por una vía u otra se ha desembarazado de sus contrincantes políticos o de personajes que podían ensombrecer su gloria", como Ernesto Che Guevara o Huber Matos, entre otros, dice el escritor.

Reinaldo Arenas acusa en su texto a Castro de haber creado "campos de confinamiento para disidentes de todo tipo (…) trasladado pueblos completos, situados donde había focos de guerrilleros anticastristas, hacia nuevas ciudades perfectamente vigiladas" y de realizar "purgas políticas y retractaciones públicas".

El desaparecido escritor cubano también denuncia la resistencia de Castro, como "estadista sagaz", a realizar un plebiscito en la Isla, como le solicitaron algunos intelectuales en una carta abierta para que convocara elecciones libres.

"Castro sabe perfectamente que un dictador no debe nunca realizar un plebiscito porque perdería", afirma Arenas, para quien el gobernante cubano "es uno de los únicos herederos de Stalin que se mantiene en el trono".

El escritor recuerda que Castro "ha declarado que prefiere que la Isla se hunda en el mar antes que renunciar a sus principios políticos".

"Claro que le toca al pueblo cubano decidir si quiere esa zambullida apocalíptica o si prefiere vivir en paz y libertad como afortunadamente lo hace ahora gran parte de la humanidad", concluye.