Actualizado: 01/04/2020 15:47
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

economía, PIB

Raúl Castro exige más eficacia y menos justificaciones para los problemas económicos

De acuerdo con los datos oficiales, la economía de la Isla creció este año un 12,5%.

Enviar Imprimir

Raúl Castro exigió este viernes a los funcionarios cubanos más eficacia y menos justificaciones para enfrentar los serios problemas económicos y sociales que aquejan a la Isla, informó la AFP.

Sentado junto a la silla vacía de Fidel Castro en la sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular –a la que no tuvo acceso la prensa extranjera—, el gobernante interino reclamó rigor, disciplina y autocrítica.

"De justificaciones estamos cansados en esta revolución", dijo al cerrar la sesión, marcada por la ausencia de su hermano, quien convalece de una complicada cirugía intestinal desde el pasado 27 de julio.

Raúl Castro, ministro de las Fuerzas Armadas (FAR), exigió evaluaciones críticas de cada sector, y se refirió a los principales problemas que afectan a los cubanos: la alimentación, el transporte y la vivienda.

Al reclamar transparencia en la gestión estatal, Raúl Castro, pidió "analizar y decir las cosas como son.

"No se trata de que haya compañeros mentirosos, sino que las imprecisiones, los datos inexactos, enmascarados consciente o inconscientemente, no pueden continuar. Debemos ser consecuentes con lo que planteamos, discutimos y aprobamos", dijo.

En ese sentido criticó a las empresas del Estado por incumplir el pago a campesinos y cooperativistas que les venden sus productos y aportan el 65% de la producción global agropecuaria, lo que da margen a los "pillos", como llamó a los intermediarios y revendedores.

El gobernante provisional consideró "inexplicables" las "trabazones burocráticas" que motivan la morosidad e impiden una mayor disponibilidad de alimentos para la población.

Asimismo, abogó por aplicar una "disciplina rigurosa" para resolver la crisis del transporte, un diario dolor de cabeza para los cubanos por la falta de autobuses y el mal estado de los pocos existentes, que obliga a muchos a recurrir a "la botella" (autostop) y a los taxis ilegales.

"Hemos estado a punto de que colapsar todo el transporte como consecuencia de todos estos años de deterioro. Eso lleva muchos recursos, tiempo, infraestructura correspondiente, y disciplina rigurosa que es indispensable", subrayó.

Poco antes, el ministro de Transporte, Jorge Sierra, en el cargo desde octubre, había anunciado una mejora gradual del transporte de carga y pasajeros en 2007, con la compra de unos 200 autobuses articulados de fabricación china, 50 de la marca Mercedes Benz comprados de segunda mano, y otros 344 escolares.

Para las zonas montañosas se gestiona comprar camiones con doble propósito, para carga de mercancías y transporte de personas; mientras que se deberá ordenar la recuperación de los ferrocarriles, dijo.

Añadió que más de 150 millones de dólares se destinarán a la recuperación de equipos como locomotoras, buena parte de los cuales se compró en China, y más de 80 millones de dólares se emplearán en la reparación de vías férreas en 2007 y 2008.

Sierra dijo que se deberá dar prioridad a la reparación de más de 300 puentes, al estimar en más de 1.000 millones de dólares los fondos necesarios para mejorar la infraestructura vial, ferroviaria y puentes.

Raúl Castro pidió también resultados al Programa de la Vivienda, por el cual se construyeron 110.000 viviendas de septiembre a diciembre de 2006, pero que no logró la meta de 150.000 fijada.

El gobierno dice que la economía creció un 12,5%

De acuerdo con los datos oficiales, la economía de la Isla creció este año un 12,5%. Se trataría del mayor crecimiento de América Latina, sin embargo, muchos cubanos se quejan de que las estadísticas no se reflejan en sus mesas.

Ese incremento del Producto Interno Bruto (PIB) "constituye la cifra más elevada de nuestra historia revolucionaria y expresa una tendencia a la consolidación gradual de la economía que se viene observando desde el año 2004", dijo el ministro de Economía, José Luis Rodríguez, ante la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Rodríguez presentó a los diputados una síntesis del informe económico de 2006 y las perspectivas para 2007.

El gobierno cubano utiliza un método propio para calcular el PIB, en el que incluye los gastos sociales y subsidios.

Pero "podemos informar que si excluyeran del cálculo del PIB los servicios y el comercio; la economía cubana crecería un 9,5% en 2006", afirmó el ministro.

No obstante, Rodríguez enumeró deficiencias y problemas, y aclaró que la crisis de los años noventa, el llamado "período especial", aún no ha terminado.

El funcionario dijo que en el último decenio el crecimiento de la productividad del trabajo ha sido inferior al del salario. "Crece más rápidamente la distribución de la riqueza creada que su producción, lo cual no es sostenible en el tiempo".

En el campo de las inversiones, que crecieron un 68% en los últimos dos años y un 28% en el que termina, dijo que se registran "significativas deficiencias en su proceso de planificación, preparación y ejecución".

"Todo ello redunda en el incumplimiento de los planes y la baja efectividad del proceso inversionista, donde se continúa inmovilizando recursos", añadió.

Llamó la atención sobre un crecimiento de las importaciones alimenticias de un 35% en los últimos dos años, y dijo que es urgente un programa de "sustitución de importaciones que económicamente sea viable, incrementando las producciones agrícolas e industriales de alimentos".

Rodríguez dijo que se adoptan "medidas especiales" para frenar el deterioro del transporte en La Habana y Santiago de Cuba —las dos principales ciudades—, pero la mayoría de recursos se invierte en transporte de carga y rehabilitación de carreteras y líneas férreas.

La ministra de Finanzas, Georgina Barreiro, señaló que el balance de ingresos y gastos tuvo un déficit del 3,2% del PIB. Las autoridades no ofrecieron cifras totales de presupuesto ejecutado.

Barreiro anunció que el gobierno destinará el 22,6% del PIB en 2007 a salud y educación, pero también destinará "recursos necesarios", que no precisó, para la defensa.