Actualizado: 17/06/2019 9:20
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

agua, sequía

Un 60 por ciento del suministro de agua se pierde en fugas

Sólo en La Habana es necesario renovar 2.200 kilómetros de redes hidráulicas.

Enviar Imprimir

Un 60% del suministro de agua en Cuba se derrocha en fugas, lo que causa pérdidas millonarias y agrava los problemas que sufre la población, según un informe divulgado este miércoles, reportó EFE.

Una reciente investigación de expertos cubanos muestra que en el país llueve ahora menos que hace 46 años y que la región oriental es la más afectada por la falta de agua, de acuerdo con el diario oficialista Granma.

"El país sigue enfrentando la sequía con el ciclo más grave desde 1901 y no podemos darnos el lujo de derrochar", afirmó el presidente del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, Jorge Luis Aspiolea.

Según el Granma, órgano oficial del Partido Comunista, el 60% del agua se desperdicia en fugas y su producción cuesta unos 41 millones de dólares.

El gobierno ha creado un grupo especial de trabajo para analizar las medidas que se han de adoptar y las inversiones que se necesitan, con acciones que van desde la construcción de obras hidráulicas al impulso del ahorro.

El vicepresidente Carlos Lage anunció en enero que el país invertirá 185 millones de dólares en un plan de obras hidráulicas que incluye proyectos de mejora de las redes de acueducto, empezando por La Habana y las ciudades del centro y oriente el país que presentan problemas más graves, como Camagüey, Las Tunas y Holguín.

"Será una faena de varios años por la dimensión de las dificultades acumuladas", dijo el presidente del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, que reconoció que sólo en La Habana es necesario renovar 2.200 kilómetros de redes de las 3.000 existentes.

Además, se avanza en la construcción del trasvase Este-Oeste en la región oriental, cuyas obras empezaron en enero.

Paralelamente, se estudia la implantación de contadores de gasto en la viviendas —tras comprobar que en los domicilios donde han sido instalados el consumo se ha rebajado una cuarta parte— y se prohibirá la producción y la importación de inodoros con tanques mayores de seis litros.