Actualizado: 24/06/2019 9:50
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

exilio encuesta

Un creciente número de cubanoamericanos favorece cambios en la política de EE UU hacia la Isla

El 65% de los consultados en una encuesta de la FIU se mostró a favor de un diálogo entre el gobierno cubano, los disidentes y miembros del exilio.

Enviar Imprimir

Un creciente número de cubanoamericanos apoya levantar las restricciones a los viajes y a la venta de alimentos y medicinas a Cuba, según los resultados de una encuesta de la Universidad Internacional de Florida (FIU) divulgados este lunes, informó EFE.

El sondeo fue aplicado el mes pasado a mil personas. El 64,4% de los encuestados dijo estar a favor de un retorno a las políticas que eran "más liberales en cuanto a visitas familiares, ayuda humanitaria y financiera y permisos de viajes", que fueron alteradas por el gobierno de George W. Bush en 2004.

Así, el 55,2% apoyó los viajes sin restricciones a la Isla; el 71%, la venta de medicinas; el 62%, la de alimentos; y el 34,1%, la ampliación del comercio agrícola.

Aunque el 96,2% coincidió en que se debe respaldar a grupos defensores de los derechos humanos en Cuba, el 76,4% opinó que el embargo no ha surtido efecto, según FIU, que realiza estas encuestas desde 1991.

El embargo data de 1962, y desde entonces los presidentes de Estados Unidos lo han mantenido, en busca de un cambio de régimen en La Habana y considerando que cualquier inyección monetaria en Cuba, a través del turismo, las remesas o los negocios, sólo premia indebidamente al gobierno cubano.

Salvo ciertas excepciones, Estados Unidos prohíbe los viajes de los estadounidenses y, desde 2004, restringe los de los cubanoamericanos a uno cada tres años. Quienes violan las leyes se arriesgan a multas y posibles penas carcelarias.

Pese a que sólo el 23,6% de los entrevistados dijo que el embargo funciona bien, un 57,5% apoyó la continuidad de las sanciones, en comparación con un 66% en 2004.

Vicki Huddleston, ex jefa de la misión estadounidense en La Habana (1999-2002), observó que "la mayoría de los cubanoamericanos ya no parece creer que el aislamiento (de Cuba) esté funcionando".

Hay menos apoyo al embargo "porque ellos no lo quieren si perjudica sus contactos" con Cuba y opinan que, tal como ocurrió con Europa Oriental y la ex Unión Soviética, la mejor forma de alentar un cambio es a través de esos contactos, resumió Huddleston.

El 65% de los encuestados se mostró a favor de un diálogo entre el gobierno cubano, los disidentes y miembros del exilio —un incremento del 10% respecto a hace tres años— y el 57,4% dijo querer la normalización de relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana.

La desaparición de Fidel Castro del mapa político abriría una ventana de oportunidad para el cambio, "aunque el reto es cómo propiciarlo", dijo Guillermo Grenier, sociólogo de FIU, quien señaló que el 45,9% de los entrevistados espera un cambio en un plazo de cinco años.

Otros expertos consultados por EFE opinaron que el sondeo refleja los cambios demográficos de los exiliados, que podrían influir en las elecciones de 2008.

"El embargo está dividiendo a los cubanoamericanos más que nunca", dijo William LeoGrande, decano de la Facultad de Asuntos Públicos de American University en Washington.

"Los recién llegados vienen más por razones económicas que por convicción política y, conforme vaya cambiando esta comunidad, seguiremos viendo cambios a favor de mejorar las relaciones bilaterales", vaticinó LeoGrande.

Mavis Anderson, analista del Latin American Working Group, consideró que así como los votantes cubanos están a favor de mejores relaciones con la Isla, los candidatos presidenciales "harían bien en darse cuenta de que no tienen que apoyar el embargo para ganarse los votos electorales de Florida".

Líderes de ambos partidos en el Congreso, entre ellos el demócrata Charles Rangel, impulsan medidas para al menos permitir los viajes.

George Dalley, jefe de personal de Rangel, dijo a EFE que un levantamiento del embargo "permitiría que los cubanos vean el fracaso de la política económica de su gobierno".

"Somos optimistas sobre que podremos aprobar una legislación este año que modifique el embargo y permita más intercambio comercial" con Cuba, agregó.

La encuesta será analizada en una conferencia de la institución Brookings, que reunirá este lunes en Washington a académicos, diplomáticos y políticos, entre ellos el secretario de Estado Adjunto para América Latina, Thomas Shannon, según los organizadores.