Actualizado: 23/09/2019 16:12
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Consejo de Europa, comunismo, dictaduras comunistas

El Consejo de Europa aprueba la primera condena internacional a los crímenes de las dictaduras comunistas

El texto afirma que 'todos los regímenes comunistas totalitarios han estado marcados, sin excepción, por las violaciones masivas de derechos humanos'.

Enviar Imprimir

Los 46 países que forman el Consejo de Europa aprobaron este miércoles, en un voto histórico, una resolución de "condena internacional de los crímenes de los regímenes comunistas totalitarios", informó Europa Press.

El Consejo es una institución diferente a la Unión Europea. Su Estatuto fue firmado en mayo de 1949, en Londres.

Tras un apasionado y extenso debate, con casi 50 oradores, la Asamblea Parlamentaria decidió dar su visto bueno a un texto que subraya "la poca conciencia" de las sociedades europeas sobre las "violaciones masivas de los derechos humanos" que acontecieron bajo las dictaduras comunistas del pasado y acontecen en las actuales.

"Este debate era necesario para que la gente de nuestros países se dé cuenta de lo que fueron los crímenes del comunismo", declaró en el hemiciclo el parlamentario conservador sueco Goran Lindblad, del Partido Popular Europeo, redactor del informe. El texto final fue aprobado por 99 votos a favor, 42 en contra y dos abstenciones.

"Mientras que otro régimen totalitario del siglo XX, el nazismo, ha sido condenado internacionalmente y los autores de estos crímenes, juzgados, crímenes similares cometidos en nombre del comunismo nunca han sido objeto de investigaciones ni de condena internacional alguna", sostiene la resolución.

Lindblad afirma en su texto que "todos los regímenes comunistas totalitarios han estado marcados, sin excepción, por las violaciones masivas de derechos humanos", e incluye en esta definición a "los países actualmente comunistas", como Cuba, China y Corea del Norte.

Entre las violaciones de derechos humanos que Lindblad enumera, figuran los "asesinatos y ejecuciones, individuales o colectivos, muertes en campos de concentración, muertes por hambre, deportaciones, torturas, trabajos forzados y otras formas de terror físico colectivo".

El debate provocó una viva expectación en Rusia, e incluso protestas frente a la embajada sueca en Moscú.

Partidos comunistas occidentales criticaron duramente la iniciativa. El griego KKE y el francés PCF estuvieron entre los más duros a la hora de juzgar el informe.

"Nada puede justificar una asimilación revisionista del nazismo. No es la idea comunista, sino su desnaturalización, la que produjo estos crímenes", dijeron los comunistas franceses.

En un duro comunicado, el PCF incluso culpó al Consejo de Europa de "participar a la negación de la excepcionalidad del fenómeno nazi" y "contribuir así a la banalización del genocidio de los judíos".

Sin embargo, el Consejo de Europa reconoce explícitamente en el informe que "a pesar de los crímenes de los regímenes comunistas, algunos partidos comunistas europeos han trabajado en la realización de la democracia".

El presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo, el holandés René Van der Linden, pidió que se entendiera este texto como una condena de los "crímenes" de las dictaduras comunistas, y no del comunismo como tal. "Hay que tomar conciencia de lo que pasó", dijo.

Aunque la resolución fue aprobada, los parlamentarios rechazaron un proyecto de recomendación que la acompañaba

Este texto pedía a los estados miembros del Consejo de Europa que fueron gobernados por el comunismo "una campaña nacional de sensibilización de los crímenes cometidos en nombre de esa ideología".

De haberse aprobado, el Comité de Ministros habría pedido a los estados ex soviéticos revisar también los contenidos de sus manuales escolares e instituir un día conmemorativo por las víctimas del comunismo.