Actualizado: 01/06/2020 20:01
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Opinión

Las trampas de la fe

Marx, la izquierda y los crímenes del comunismo: ¿Se puede matar a cien millones de personas en nombre del amor?

Enviar Imprimir

La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa aprobó (99 contra 42) la resolución Necesidad de una condena internacional a los crímenes del comunismo totalitario (Estrasburgo, enero 25, 2006). El ponente Goran Lindblad (Partido Popular Europeo) subrayó que las "violaciones masivas de los derechos humanos" por los gobiernos comunistas "incluyeron asesinatos y ejecuciones" fundamentados en la teoría marxista de la lucha de clases.

A diferencia de los crímenes de otro régimen totalitario del pasado siglo, el nazismo, aquellos "cometidos en nombre del comunismo nunca han sido objeto de investigaciones ni de condena internacional".

El líder del Partido Comunista ruso, Guennadi Ziuganov, criticó apasionadamente esta "visión sesgada" del pasado cercano. A su lado se alinearon los grupos Socialista e Izquierda Unitaria, en particular los eurodiputados de los partidos comunistas griego (KKE) y francés (PCF).

Un comunicado del PCF puntualizó que ninguna revisión histórica podrá equiparar nazismo y comunismo: "No es la idea comunista, sino su desnaturalización, la que produjo esos crímenes". Negar la "excepcionalidad" del nazismo valdría tanto como banalizar "el genocidio de los judíos".

Eros y Thanatos

Poco antes del debate y la votación en el Consejo de Europa, el Partido Comunista de Cuba (PCC) había llamado "a los políticos responsables de la Asamblea Parlamentaria" para que abrazaran "la causa que simboliza la justicia y la verdad" rechazando el proyecto de resolución. Este "burdo documento" sería parte de una "cruzada anticomunista" para identificar "la lucha de clases y la dictadura del proletariado como los instrumentos a través de los cuales se cometieron crímenes contra la humanidad".

En principio puede prescindirse del pleonasmo teórico. Según el propio Marx, la lucha de clases conduce necesariamente a la dictadura del proletariado, como tránsito hacia la sociedad sin clases ( Carta a Joseph Weydemeyer, marzo 5, 1852). Luego puede abordarse si la teoría marxista de la lucha de clases fue instrumentalizada criminalmente.

Por supuesto que los crímenes perpetrados en nombre de una teoría social no bastan para desacreditarla. Marx no es responsable del comunismo a lo soviético. Pero las experiencias históricas se juzgan por los hechos. La Asamblea Parlamentaria estimó que las "ejecuciones individuales y colectivas, defunciones en campos de concentración y víctimas fatales del hambre y las deportaciones" arrojaron 65 millones de muertos en China, 20 millones en la URSS, 2 millones en Camboya y otros 2 millones en Corea del Norte, 1,7 millones en África, 1,5 millones en Afganistán, 1 millón en Europa Oriental y otro millón en Vietnam, así como unos 150.000 en América Latina.

Tales cifras son estimaciones muy conservadoras del historiador francés Stéphane Courtois y sus colaboradores, pero suman 100 millones de muertos, cuatro veces más que el saldo del nazismo ( Le livre noir du comunismo [El libro negro del comunismo], 1997).


« Anterior1234Siguiente »