Actualizado: 24/05/2018 9:18
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Yoani Sánchez, Mariela Castro

Cábalas, disparates y condones

La exageración es el mejor modo de expresar con qué soñamos o qué queremos, sea para bien o mal de otros

Comentarios Enviar Imprimir

“...yo soy como una pequeña hebra
que va tratando de tejer un tapiz...”

Yoani Sánchez
Desayunos de TVE Española, 23/04/2013

Una de mis viejas cábalas está dando señales, tímidas, de que probablemente se cumplirá. La predicción se me manifestó en mayo del 2008, cuando mi don para imaginar lo que aún no existe —todos lo tenemos, incluidos el “homo cubenski” que lo posee en exceso—, mezcló dos imágenes: una “ideal”, pintada en el siglo pasado por un cubano —Víctor Manuel—; otra “real”, la de una muchacha a quien leí en su modesta bitácora totalmente desconocida entonces. La simbiosis fue, además de imagen, también de palabra. La Gitana tropical —creada en París—, se transformó en Bloguera Tropical residente en La Habana. La nueva advocación de aquella obra de arte emblemática de la cultura de La Isla —hierática y herética—, la envié a Aguaya Berlín, joven emigrante que desde la capital germana en aquel momento, intentaba poner su granito de arena virtual en la solución a los conflictos de su Patria natal y Diáspora. En mi mensaje le dije:

5 de mayo de 2008 3:06

Siento sensación gratificante e inefable al conocer el proyecto Blogueando a Cuba y sus propósitos. Desde hace años esperaba esto sucediera en algún momento y, parece, ha llegado el momento. Leyendo lo que propone este “movimiento ideológico virtual” confirmo que es posible crear “el lenguaje nuevo” que nos facilite a los cubanos —a todos, sin que el lugar donde residamos sea frontera que nos desuna—, entendernos a nosotros mismos y “al otro”, sea vecino de aldea o no. Crisis, conflictos y antagonismos de cualquier tipo tienen una sola forma de ser resueltos: el conocimiento. Háblame para que te conozca, cuéntame qué buscas, dime a dónde quieres llegar. Pero haz todo ello sin el prejuicio de considerarme “el enemigo”. La guerra principal que nos embarga es La Confusión, que carga las armas de nuestras emociones, sentimientos y razonamientos con balas de ignorancia y pólvora fundamentalista. Así lo creo porque mi condición de humano me dice que no soy dueño absoluto de la verdad y que quien se opone a mis deseos no es el perverso enemigo que hasta ahora he querido ver en ellos. Si encuentro la tierra común en la que estamos de acuerdo, ella dará fin a la guerra innecesaria que nos convierte a todos en “Perdedores”. Por lo anterior, es que me siento —Adentro y Afuera de lo que soy—, “Un Ganador”.

Propongo que entre los temas del evento que proyectan, se incluya uno donde se pueda opinar y/o expresar ideas sobre: “en qué, en cuánto, cómo y porqué creo y pienso que mi enemigo tiene La Razón”. (negrita y subrayado son actuales y míos)

Mi propuesta temática nunca oí, leí, ni vi, que encontrase “seguidores”. Probablemente fue “idea buena, pero lanzada en el momento equivocado”.

En estos días, tirándole los caracoles a las nuevas tendencias que nos ha traído La Globalización (“eso” que nadie entiende bien qué es —sea académico en Harvard o Catedrático en La Habana—), y en el cómo ella invade continentes e Islas, mis runas personales no descartan que los principales candidatos, entre los variados que se postulen para asumir una aún hipotética “Futura Presidencia de Cuba”, sean “ellas dos”: una, Bloguera Tropical; otra, Sexóloga Caribeña.

Mi cábala sobre la segunda, fue presagio anterior al de la primera. Se remonta a cuando ella asumió la dirección del Centro Nacional de Educación Sexual (CENEXES, sigla nueva con que fue definido el antiguo Grupo de trabajo de Educación Sexual —GNTES—, cuando multiplicó su estructura en provincias y municipios de Cuba). Tal decisión me confirmó la astucia de su padre, al que otros analistas atribuyen voluntad de sucesión presidencial en otros nombres —todos hombres, sin intentar imaginar lo contrario—, y ni siquiera tener en cuenta cuáles son “las tendencias de género” actuales en lo que se refiere a la gobernabilidad de las naciones y a la cada vez más frecuente elección de mujeres para ostentar el cargo más importante de un Estado y/o organismo internacional. Ni de la evidente mejor comprensión que vamos alcanzando sobre las relaciones entre “Sexualidad y Política” y de estas con “Religión y Economía”. Son temas “culturales/científicos” y suma/mente complejos. Imagino que por la cabeza de Obispos, Babalawos y Cubanólogos habrán pasado ideas similares —¡también por las de mujeres y el hombres “de a pie”—, o al menos la opción de alguna de ellas para imaginar el futuro del poder en Cuba. Pero se habla poco de tales asuntos: hay temas más urgentes y mucho en juego —sobre todo para ellos—.

Un conocido presentador de televisión peruano, conquistador de la pequeña pantalla en La Florida —Jaime Bayly—, asumió la curiosidad de muchos en diálogo reciente que sostuvo con la Bloguera Tropical a su paso por Miami —una de las ciudades notables que ella visita en su gira de 80 días por 12 países situados en 2 de los 5 continentes del planeta—. Y le preguntó:

— “¿crees que es inevitablemente y tal vez muy a tu pesar, terminarás siendo Presidente de Cuba? ...

— “...espero que no, no por mí ni por la enorme responsabilidad que significa...sino porque en la Cuba que yo sueño...el presidente no será lo importante. Sentarse en una silla presidencial, será ser un cargo administrativo más donde habrá que ser eficiente sobre todo...Yo creo que en la Cuba con que yo sueño será muy importante ser ciudadano y quiero ser ciudadano... que es hacer política con mayúscula...”

— “En la Cuba que yo sueño tú eres presidenta...”

— “...(Risas de Yoani)... ¡qué responsabilidad, ¿no?! ...

— ...Nadie lo haría mejor que tú, nadie...

— ...la Cuba que yo sueño tiene que estructurarse a través de la palabra...

— ¿Tú crees en Dios?

— ...soy agnóstica con dudas metafísicas, pero creo en Cachita, la Virgen de La Caridad Cubana...

No equivocan los cronistas que califican el viaje de Sánchez como semejante a la gira de un “jefe de Estado”. No porque sea verdad —¡es exceso de optimismo!—, sino porque la exageración es el mejor modo de expresar con qué soñamos o qué queremos, sea para bien o mal de otros. Por ello, me gusta más la perspectiva y tono que usa mi amigo Ed Canler (un Peter Pan —¡síndrome que ya ha superado!—, que viaja por todo el mundo como coordinador comercial), quien me autorizó a hacer público su comentario cuando le di noticia de mi antigua creación:

“A la Yoani le falta poco (por lo menos fuera de Cuba) para convertirse en el prócer #2, sólo por detrás de El Apóstol, que también se dedicó a tirar balazos con la pluma. (Bueno, asumo que la Yoani es más hábil con la tecla que la pluma, cosas de siglos.). ¡Me gusta el afiche!”

Opinión acertada es también para mí, la de otro amigo —Jorge Sotolongo, senior en oficio audiovisual y residente en Estados Unidos —como Ed—.

Tomado de comentario escrito en su cuenta de Facebook:

Si Yoani es una agente castrista ha hecho el mejor trabajo divulgativo CONTRA el mito de la revolución cubana que se haya hecho jamás... y a los que piensen que es una agente castrista les aconsejo que aprovechen la parte de su discurso que beneficie sus puntos de vista...”

Si esa idea de “mi amigo lobo” —así nos tratamos en privado él y yo—, fuese cierta, supondría que “los de Adentro” han hecho realidad lo que sugerí a Aguaya Berlín discutir en su proyecto de “Blogueo a Cuba”, aunque lo hicieran de manera singular y personalizada —lo cual sería una evidencia más de cómo las culturas defienden “la originalidad de la identidad”.

Pero si alguna de las opiniones y noticias que he leído es aquiescente con lo que pensé hace 5 años, es la de Justo J. Sánchez, a quien no he visto nunca en mi vida y supongo que él tampoco a mí. Es autor de un artículo que tituló Yoani: Venus abyecta, donde afirma —por cierto, muy bien expresado—, lo siguiente:

“...Dentro de un patriarcado blanco que ejerce control de las matrices interpretativas y difusoras, Yoani Sánchez es una mujer que no admite barreras... Hay en (ella) una sonrisa y una presencia escénica que mezcla el Caribe con el misterio, lo telúrico y lo distante, la Gitana Tropical de Víctor Manuel y la Venus de Brassempouy.”

Y en otro texto suyo más reciente —Y como ofusca la orientación sexual—, donde pienso no acertó tanto como en el anterior, pero sí en lo principal que sustenta mis cábalas, comentó:

“Sobre el difunto Guevara, su labor como ingeniero propagandista asume siempre un segundo lugar a las especulaciones sobre su orientación sexual. ... aparece hasta en una pregunta dirigida al Máximo Líder por Vanity Fair: “¿Alfredo Guevara es gay?” Dado el historial homofóbico revolucionario, la pregunta era válida. Castro reconoció sus errores y recitó el “Yo confieso” en una entrevista para el periódico La Jornada de México. Su sobrina es ahora la mariliendra en jefe. (Negritas y subrayados son míos)

Mariela Castro Espín, “la maliendra” —a los cubanos nos gusta, igual que a Homero, usar epítetos para referirnos a personajes de las sagas que contamos—, hija del presidente cubano Raúl Castro, conversó en La Habana hace poco con la ex secretaria de Trabajo de EEUU, Hilda Solis, que formó parte de la delegación de la Oficina de Washington para América Latina (WOLA) que visitó La Isla. Y entre las muchas cosas de su trabajo que la sexóloga explicó a la visitante, dijo: “La Educación Sexual toma a la sexualidad y al género como pretextos para hacer una revolución ciudadana”.

Pocas asociaciones hay que hacer para entender cómo están funcionando, en el discurso “político/sexual cubano” las intenciones esenciales de la Sexóloga Caribeña. Más allá de las capas superficiales de “discursos antagónicos”, la convergencia partidista de género con la Bloguera Tropical —solo hay dos partidos esenciales, el de Ellas y el de Ellos—, se impondrá inexorablemente, no solo en La Isla sino también en el Planeta. Es únicamente cuestión de tiempo y del cuándo y cómo se alcance el momento preciso en los diferentes “Estados Patriarcales”. Y, sobre todo, por el ritmo de los cambios en los paradigmas del los poderes religiosos que alimentan a las “culturalidades nacionales”.

Pienso que la libertad de expresión y comunicación que busca una para el conjunto de sus compatriotas, potencia esfuerzos de la otra por liberar y dar derechos a una parte de ellos que vive bajo totalitarismo generado por una homofobia generalizada de aliento vital global. Y también lo que hace “la otra”, estimula, en cierta manera, los reclamos de su “enemiga”. Quizá para algunos, escucharme decir esto, supone que fabrico disparates, pero tal vez para otros signifique que empujo suavemente la puerta para descubrir, a través de la hendija que aparece en el marco del vano tras que se esconde La Isla, cómo será el futuro, tropical y caribeño de los nativos cubanos.

Pienso en estos términos, no solo por lo que me sugieren mis caracoles neuronales, que poco o nada podrían predecir de no estar alimentados por las muchísimas informaciones que respiro diariamente de la noosfera informativa en la que sobrevivo sin enloquecer, a pesar de su caos indecente. Y en la que no puedo evitar enterarme, mientras leo noticias sobre Yoani y Mariela, que la Fundación Gates —¡si, la de Bill!—, que tanto apoyo a dado para frenar la devastación de la malaria en África, premiará con 100,000 dólares al mejor proyecto de diseño de un nuevo tipo de condón, irresistible y que atraiga a los amantes, más incluso, que a desear hacerlo sin usarlo. Algo importante debe ser la sexualidad y los órganos a través de los cuales la vivenciamos para que quien más ha cambiado la forma en que nos civilizamos en estos siglos XX y XXI, se interese por desarrollar tecnología que usábamos ya los humanos hace más de 2000 años.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.