Actualizado: 19/10/2017 11:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Cuba, Periodismo, Fidel Castro

Cuba, el pequeño país de los grandes enigmas

Al cabo de 5 años, a pesar de pasar todos sus cargos a su hermano Raúl, el espectro de Fidel Castro flota en el ambiente

Comentarios Enviar Imprimir

Transcurre una gravísima crisis económica, con amenaza de hecatombe internacional si los legisladores de Estados Unidos no alcanzan acuerdo para elevar el techo de la deuda. En Europa, no deciden cómo afrontar la crisis de Grecia, más países podrían colapsar y el Euro es cuestionado. El pueblo griego continúa sus grandes protestas y los jóvenes en Madrid sus demandas con el Movimiento 15-M. Permanecen los conflictos bélicos en Afganistán e Iraq. Sorprendieron las revoluciones pacíficas o cruentas en Medio Oriente. Las mafias de narcotraficantes asesinan en México y Centro América, y una Primera Dama se divorcia en Guatemala para poder sustituir a su marido como Presidenta. Para colmo, Hugo Chávez tiene un misterioso cáncer, operado en La Habana.

Todo eso y más ocurre en el mundo, pero la pequeña Cuba, con el impresionante récord de 52 años de totalitarismo, se mantiene en los titulares. Fidel Castro forjó su aureola mediante los permanentes enigmas alrededor de su figura y decisiones personales. A fines de julio de 2006 parecía que su era concluiría, pero al cabo de 5 años, a pesar de pasar todos sus cargos a su hermano Raúl, el espectro del “líder histórico” flota en el ambiente. Cuando las supuestas medidas del General marchan a paso de cangrejo cojo, la perspicacia popular supone que el Comandante y su corte de burócratas incapaces, renuentes a perder el poder absoluto, están interfiriendo. Aún promueve expectativas y hace venir a grandes personalidades para entrevistas, como ocurrió al ilustre octogenario George McGovern, quien retornó muy “disappointed” sin verlo. Para su hijo, Hugo Chávez, ha complementado los consejos políticos con las orientaciones sobre el tratamiento médico. Quizás el venezolano, aterrado por mantener el gran secreto, haya menospreciado que su mentor estuvo al borde de la muerte por sus propias orientaciones quirúrgicas. Sin embargo, resurge constantemente en los titulares de los medios más relevantes del universo, no ya por enigmático, sino gracias a su picardía provocadora.

Pero la cosa no está para juegos. Bien complicado legado dejó a sus herederos, con la inmensa crisis económica, política y social que podría desembocar en el caos a mediano plazo, si Chávez no se recupera bien y pronto, continúa complicándose la gobernabilidad en Venezuela y se desploma antes, o como resultado de las elecciones presidenciales de fines de 2012. Aunque Raúl Castro se apresura afectuoso a recibirlo y despedir en el aeropuerto, evidentemente procura diversificar comercio, financiamiento e inversiones; misión muy difícil en la era de la globalización donde los poderosos están golpeados por la crisis económica y los BRICS y otros emergentes corren a ocupar sus espacios.

En esa “contienda”, el hermano Lula sentó las bases para intentar que Brasil sea la nueva metrópoli de la colonia Cuba, irradiando a partir de las posibilidades multifacéticas del puerto de Mariel, que amplía y moderniza aceleradamente. Parece que la posición geográfica podría impulsar el auge económico de la Isla, sacándola de la bahía de La Habana para brindar servicios a barcos de gran calado una vez que concluyan las obras de ampliación del Canal de Panamá, y al trasiego por la prospección y la explotación de la zona petrolera cubana en el Golfo de México, donde ya China también se incorpora. El incremento del comercio y el turismo con Estados Unidos quizás sean buenos argumentos, aunque en realidad buscan posicionarse en todas partes para evitar la competencia con las empresas norteamericanas, así como cerrar el paso a los inversionistas cubano-americanos según progrese la normalización de las relaciones bilaterales.

Sin embargo, para llegar a eso, hay que destrabar cinco décadas de desencuentros y hostilidad, lamentablemente promovida por intereses personales a ambos lados del Estrecho de la Florida. Barack Obama desde su campaña electoral anunció políticas proactivas con visión de largo alcance hacia las que el General Raúl Castro, tan temprano como agosto de 2006, pareció tener intención de corresponder positivamente. El Presidente norteamericano poco después de su toma de posesión levantó las prohibiciones que existían sobre el envío de remesas y los viajes de cubano-americanos, y ha continuado utilizando las prerrogativas que le permiten las leyes para facilitar la diplomacia de los pueblos, que recuerda la fructífera Ostpolitik o de tendido de puentes hacia los países del este europeo de Willi Brand, Kreiski y Olof Palme, apoyadas por Nixon y Kissinger.

Nuevamente surgen las interferencias de ambos lados, que “tanto aman a Cuba”. En La Habana se apresó al contratista Alan Gross a finales de 2009 cuando aún avanzaban en Cámara y Senado las posibilidades de eliminar la prohibición de viajes de los norteamericanos a Cuba, para volverlas a retrasar al cambiar la composición del Congreso. Sentenciado a principios de 2011 a 15 años de cárcel, el 22 de julio se realizará la vista de apelación al Tribunal Supremo y aunque se ratificara, no es descartable la liberación por el Consejo de Estado basado en motivos de salud propia y de familiares. Esa decisión sería muy oportuna, dadas la compleja situación interna que afronta el Gobierno cubano.

Por su parte, los legisladores cubano-americanos, que aducen defender los intereses del sufrido pueblo cubano, no solo se alejan de él, sino que viran la espalda a Estados Unidos. Como se sabe, desafortunadamente, Cuba no es un tema de política exterior sino de política interna. Los votos del electorado de la decisiva Florida se pretenden utilizar para presionar sobre decisiones en otros aspectos de gran calado. Podrían subyacer en la propuesta de enmienda a la ley de presupuesto, presentada por el representante Mario Díaz-Balart para eliminar las medidas dictadas por Obama, cuando los republicanos obstruccionan la crucial decisión sobre la ampliación del techo de la deuda. Un empeño en el que se alían hasta los paisanos demócratas. Es una pena que los lobbies e intereses propios se adviertan a primera vista en las actuaciones de personas de origen cubano capaces e inteligentes, que han disfrutado de las oportunidades brindadas por la democracia de ese país. Pero los isleños residentes allí no apoyan mayoritariamente ese demencial retroceso.

En relación con la Unión Europea las agitadas aguas parecen calmarse. La definición sobre la Posición Común inteligentemente se pospone, mientras el Gobierno cubano espera y progresan los acuerdos bilaterales con muchos países. Llama la atención que la conferencia de prensa de la embajadora a los medios nacionales, por asumir Polonia la presidencia semestral de la UE, inusualmente fue reflejada en el periódico Juventud Rebelde el 15 de julio.

Entre consignas altisonantes ya no atendidas por el pueblo y los enigmas para entretener los corrillos políticos y los medios internacionales, los dirigentes continúan el desgaste vital de los cubanos. Para el 26 de julio vuelven a resonar los supuestos grandes logros, esta vez de Ciego de Ávila como sede del Acto Central por el aniversario del Asalto al Cuartel Moncada. Novedoso es que ya no se especula sobre la presencia de Fidel Castro, ocupado además con la quimio o radioterapia de Hugo Chávez.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.