Actualizado: 17/10/2017 10:31
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Disidencia, Oposición, Exilio

Disidencia y exilio en transición

Guillermo Fariñas arremete contra otros opositores cubanos, desde Tania Bruguera hasta Jorge Luís García Pérez (Antúnez), así como critica a destacadas figuras del exilio

Comentarios Enviar Imprimir

El acuerdo Cuba-USA de reabrir embajadas acaba de consumar oficialmente las negociaciones que, según las malas lenguas, desconciertan al anticastrismo realmente existente. Nada más alejado de la verdad.

A poco de anunciarse el pacto Obama-Castro, la disidente de mayor repercusión global, Yoani Sánchez, opinó que “Castroism has won — again” (The Miami Herald, 19 de diciembre de 2014). Luego declaró a Efe que la “negociación con EEUU es ‘derrota’ para el gobierno cubano” (El Nuevo Herald, 22 de abril de 2015). Así demostró su magisterio dialéctico en política como arte de lo posible.

Imperativo inversionista

En otro ejercicio dialéctico magistral, Guillermo Fariñas se plantó en Miami, tras recoger la Medalla de la Libertad Truman-Reagan 2015 en Washington, con que la Casa Blanca “nos sacó de la mesa de negociaciones y ha puesto las negociaciones entre gobiernos, cuando debe ser entre el gobierno cubano y su propio pueblo”.

Aunque Fariñas y demás líderes de la oposición no han conseguido meterse en ninguna mesa intranacional para negociar en nombre del pueblo con el gobierno de Cuba, el gobierno de EEUU tenía la obligación moral de llevarlos a la mesa de negociación internacional porque así lo exigen los contribuyentes americanos.

Una parte de sus contribuciones se invierte en los viajes afuera y reuniones fuera para que Fariñas y demás líderes disidentes forjen los planes para la transición a la democracia dentro de Cuba. Tales inversiones del presupuesto federal de EEUU deben tener como retorno no solo la amplia cobertura mediática de todo evento protagonizado por disidentes, la difusión de claves de la democracia en memorias flash y tantos otros muchos logros de la disidencia, oposición y resistencia.

Unidad en la acción

Por entre tantos y tan útiles empeños, Fariñas muestra ejemplarmente cómo esta inversión galvaniza la unidad del anticastrismo realmente existente, como puede apreciarse en diversos artículos suyos para su propia Revista Nacán.

  • El último montaje del régimen. La artista Tania Bruguera “se retiró al buen vivir de la ciudad de Nueva York” y reapareció “convertida de la noche a la mañana en defensora de los derechos humanos [con] la grandiosa idea, no sé si orientada por Raúl, por Obama, o por iniciativa propia (lo dudo), de crear la plataforma Yo también exijo” [Se trata] de un nuevo montaje del régimen (…) en el que la máxima atracción circense recaerá, en este caso, sobre la nueva propuesta del momento para representar a la sociedad civil cubana, la desconocida Tania Bruguera, ¿o será mejor decir, la agente Tania?”
  • La última herramienta del régimen. “Lo que es inaceptable y por lo tanto impostergable su denuncia, es recurrir a espurios métodos de descrédito utilizando los espacios radiales y televisivos creados para dar apoyo a nuestra lucha, como lo hacen actualmente agentes castristas disfrazados de demócratas a través de Radio Mambí y sitios menos formales como el denominado “Show de Katungo”, que dirige el traidor Luís Alberto Ramírez, quien en contubernio con la periodista Ninoska Pérez Castellón han manipulado una presunta conversación telefónica entre esta última y yo, donde expongo mi aparente complacencia con la visita de norteamericanos a Cuba y con el otorgamiento de presupuesto al régimen”.
  • Una traición anunciada. “[Hay] presuntos líderes devenidos agentes viajeros que junto a su familia disfrutan las bondades de navidades suntuosas, cuando los hermanos de lucha continúan siendo golpeados y reprimidos en las calles, sin un trozo de pan que llevarse a la boca (…) Una figura decorativa dentro de nuestra lucha, aun cuando organizaciones radicadas en el exterior, como el Directorio Democrático Cubano [DDC], lo han utilizado a su forma y conveniencia en ridículas ruedas de prensa y mítines públicos, Jorge Luís García Pérez (Antúnez), [anda] en complot con directivos [del DDC que] persiguen ‘centralizar los financiamientos a la oposición interna cubana para su mejor fiscalización’, cuando el único objetivo es lucrar con el dinero que tanto sacrificio cuesta al contribuyente norteamericano y al exilio cubano para financiar nuestra sufrida lucha”.

El sacrificio exiliar

Amén de aportar a la causa como contribuyentes americanos, los exiliados cubanos no vacilan en hacerlo sin mediar obligación tributaria. Por ejemplo, Fariñas usa una Samsonite que, a pesar de tener grabado Fariña (sic), es regalo desinteresado de ciudadanos americanos de origen cubano residentes en Miami Lakes.

Un veterano de la guerra contra Castro, Esteban Fernández, subraya que “hoy en día el entusiasmo sólo nos puede llevar a perder unos cuantos dólares”, mientras que antes “podía llevar a los patriotas a caer ensangrentados en el camino (…) Ahora el desespero y embullo [anticastrista] tiene aristas muy diferentes. Hoy se basa en absurdos. Muchos patriotas están tan desesperados que depositan la fe en personajes prefabricados dentro de Cuba —que van y vienen— que de lejos hasta el bobo de la yuca puede darse cuenta que no van a resolver nada”.

Y mientras llega tan solo la hora de los hornos de microondas, el exilio sacrifica no solo su dinero, sino hasta su cordura “en esta tediosa y aburrida lucha”, como dice Fernández tras repasar las decepciones con los americanos, la Fundación, la Junta Revolucionaria (JURE), el PlanTorriente…

Coda

No obstante, miembros de la sociedad civil y la oposición cubanas se reunieron en Morelos (México) del 18 al 22 de junio de 2015, bajo el auspicio de la Fundación Konrad Adenauer y la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA), con la finalidad de “coordinar acciones concretas y conjuntas entre las distintas plataformas y grupos de la comunidad democrática en Cuba y en la diáspora, [así como] articular propuestas estratégicas para promover y alcanzar la democracia [a partir de] una mesa para la unidad en la acción”.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.