Actualizado: 20/10/2017 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Cuba, Lineamientos, Socialismo

El funcionario y la “actualización”

Miguel Limia David forma parte de la Comisión Permanente de la Asamblea Nacional para la implementación de los Lineamientos y es también cocreador de la Conceptualización

Comentarios Enviar Imprimir

En línea directa con el “raulismo”, —ferviente admirador del socialismo soviético, más que su hermano— ¡Hurra![1], los funcionarios mediocres escalan posiciones premiados por su lealtad política, aunque su pensamiento sea una brutalización[2] de la población y de la opinión pública. Preciso: la producción “intelectual” de estos funcionarios recicla y enaltece las fallidas políticas públicas y —sobre todo—, las instituciones del socialismo real soviético-cubano, carecen de un discurso crítico analítico —fabrican propaganda—, consideran la teoría como sinónimo de la “neolengua” de la novela 1984 de George Orwell, y obvian los resultados nefastos de la planificación centralizada, el monopolio estatal de la economía y el partido mordaza único del socialismo real europeo, con deshonestidad intelectual evidente, luego de sus resultados históricos.

En una entrevista en Cubadebate 26/06/2016[3], Limia David nos confirma que los referentes “teóricos” de la Conceptualización son: “Esta Conceptualización tiene detrás más de cincuenta años de construcción del socialismo en Cuba, también la experiencia histórica de la Unión Soviética, el proceso de renovación del socialismo en China y en Vietnam, y múltiples otros procesos de desarrollo exitosos que existen en el mundo”. Es decir, la mordaza y la censura de las Ciencias Sociales en el socialismo real incluyendo China y Vietnam, la prohibición de las investigaciones sociales, la prohibición del pensamiento crítico en todas estas experiencias, el monopolio y asfixia de la prensa y la opinión pública por el partido, la “trilogía nefasta”[4] causa del derrumbe, es la “experiencia exitosa” de la que se nutre la Conceptualización. Creo que no hay posibilidad de mayor oscurantismo en las Ciencias Sociales cubanas hoy. Esa es la línea política del PCC.

De espaldas a la opinión pública

Otros espacios digitales desde Cuba, contradicen la línea política del PCC y de sus mediocres funcionarios. Con diversos grados de atenuación de la realidad, la mayoría de los espacios digitales que respetan los límites de la censura, demuestran un discurso contrario al mantenimiento de la “sovietización” del país que los documentos del VII Congreso validan con su “trilogía nefasta”. En otras palabras, el mismo modelo que nos ha llevado “al borde del abismo” es el que nos sirve para reconstruir el país desvencijado, según Miguel Limia David y el PCC.

OnCuba publica artículos contrarios al inmovilismo y la lentitud e ineficacia de las reformas (ver los artículos de Arturo Arango y Juan Triana Cordoví), CubaPosible publica artículos analíticos sobre los problemas de empleo y remuneración, los cambios necesarios en el sistema político, las insuficientes reformas de la agricultura, los problemas del debate en Cuba y su ausencia de incidencia en las decisiones políticas, los problemas de la paupérrima seguridad social, y los problemas pendientes de la discriminación racial en Cuba entre otros. Ver los artículos de Pedro Monreal, Roberto Veiga, Pavel Vidal, Carmelo Mesa Lago, Francisco López Segrera, Ovidio D´Angelo, entre otros.

El blog La Joven Cuba manifiesta su desconcierto frente al inmovilismo político del VII Congreso que no dio paso a una nueva generación. La ausencia de escucha de la élite política cubana de la izquierda joven, que el blog representa, y la prolongación de un modelo cuyas instituciones no funcionan. Ver los artículos de Harold Cárdenas.

La Revista Temas, por su parte, publica entrevistas o artículos sobre las críticas al Sistema de Dirección y Planificación de la economía, las visiones sobre el socialismo cubano y todo lo que queda por “arreglar” desde el punto de vista de la democracia y de la economía, revisita el fenómeno de la microfracción y su incidencia en la primera década de la Revolución. Ver los artículos de Domingo Amuchástegui, Juan Valdés Paz, Humberto Pérez, entre otros.

Havanatimes, con su línea editorial de publicar “los diarios” de los jóvenes cubanos, muestra en sus artículos las distancias entre el discurso oficial y la vida cotidiana, con instituciones todas disfuncionales, que agobian la existencia de todos los sectores de la sociedad.

Otros espacios de discusión están cerrados a la opinión pública y no socializan sus debates. Otros blog critican aspectos puntuales como el de PaquitodeCuba.

Ninguno de estos medios digitales creados desde Cuba, y/o se dedican al tema, llegan a la mayoría de la población. Siguen siendo “espacios parroquiales” que son conocidos mucho más en el exterior que en el interior del país. Diríamos que es una minoría reducida que aún respetando la censura oficial, evidencia su inconformidad con las políticas en curso.

Siempre que se mantenga el monopolio partidario de los medios de comunicación, estos medios digitales tolerados no logran incidir en la opinión pública nacional.

Igual suerte corren los medios informativos alternativos, censurados dentro de Cuba o tolerados en el miserable y caro acceso que aún tiene la población cubana a Internet. Cubanet, 14 y medio, Cubaencuentro, DDC.

Sin embargo, la oposición política de izquierda, centro y derecha de la sociedad civil cubana desde el año 2002 e incluso antes, tienen demandas concretas, análisis minuciosos y programas políticos[5] con un diagnóstico muy superior y unas propuestas de solución alternativas sólidas y viables, —fuera del marco del socialismo soviético-cubano— que permanecen desconocidas e invisibles por la mordaza y represión al pensamiento discrepante como política del PCC.

A diferencia del optimismo de Francisco López Segrera, en su artículo en Cuba Posible[6], no considero que bajo la censura actual y la mordaza que se impone al pensamiento en Cuba, —en la opinión pública y en las propias discusiones de los documentos del VII Congreso—, sea posible la mínima calidad de los debates intelectuales y ciudadanos en tanto la agenda de discusión esté acotada y predeterminada por el partido en el poder. El no poder pronunciarse contra la planificación centralizada, contra el monopolio del control estatal de la economía y contra la incompetencia demostrada del Partido en el poder y sus erráticas políticas públicas —copiadas de la exURSS, incluyendo las prohibiciones medievales[7]— reducen los debates a políticas periféricas y/o sectoriales y “olvidan” las alternativas estructurales sin las cuales no hay reales cambios.

Obvio el entusiasmo infundado de López Segrera, aunque coincido en que: “En la política cubana actual se permiten propuestas alternativas, pero considero que no hay suficientes foros adecuados para discutirlas, mucho menos mecanismos ágiles para consensuarlas y, en menor grado aún, procesos para adoptarlas como decisiones. Esto implica que, si bien se escuchan las propuestas, no hay garantía de que estas se conviertan en decisiones políticas, ni formas para controlar adecuadamente este proceso”.

Dicho de otra forma, la opinión pública está asfixiada y la ciudadanía no tiene manera influir en las decisiones políticas. Las consultas populares no escuchadas de 1990, 2007, 2011 y ahora en 2016, servirán para seguir vaciando al país de su principal recurso, y embruteciendo a la ciudadanía —que queda en el país— sobre las soluciones posibles y alternativas al socialismo real soviético, que ya se derrumbó hace 26 años, pero sigue de moda en el PCC.



Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.