Actualizado: 03/12/2021 11:36
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

EEUU, Política, Trump

El vandalismo como desafío político

Del trumpismo como la etapa superior y última del republicanismo en Estados Unidos

Comentarios Enviar Imprimir

La imagen del lumpemproletariado insolente y violador, como fuerza motriz del trumpismo, definirá de forma implacable la esencia del fenómeno en los meses venideros. Mezcla de mascarada y terror que amenaza la democracia estadounidense.

Mala noticia para ese republicanismo no libre de culpas —los demócratas, por su parte, tampoco lo están—, que en las últimas décadas ha definido al partido, con rostros como Ronald Reagan y ambos Bush; a veces duros, otras amables, pero siempre institucionales (con independencia de comportamientos y preferencias políticas).

El auge de la extrema derecha estadounidense, de la que Trump es causa y consecuencia, se consolida en la calle como bullanguera y despilfarradora. No llega al asalto al poder; se define por su inconsistencia.

En un país con limitado simbolismo, Trump asume la marginalidad como un vandalismo disfrazado de desafío. Ordena a sus partidarios atentar contra la representación por excelencia de la democracia surgida con la nación. No para desenmascar las posibles injusticias y una latente hipocresía, sino para impedir la culminación de un ciclo electoral. Intentar un ritual fallido de persistencia.

Más allá de las imágenes de lo ocurrido en el Capitolio —algunas verdaderamente surrealistas— persiste el peligro de que el vandalismo degenere en terrorismo.

Cabe la réplica de que no todo partidario de Trump es un lumpemproletario, pero queda claro que a partir de ahora esa clase social —su inconsciencia y falta de proyecto social más allá de una perpetuación espuria del desorden— es la que mejor define a los seguidores del caos y partidarios del pillaje. Entre la turba y la mentira sale Trump de la Casa Blanca.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.