Actualizado: 20/10/2017 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Disidencia, Represión, Periodismo

Hay que quitarse a Manuel David Orrio de la cabeza

¿Un acto ingenuo o simple caballerosidad?

Comentarios Enviar Imprimir

Ya apareció en español el libro de Erik Jennische “Hay que quitarse la policía de la cabeza“. Se trata de una obra cuya versión sueca, no hace mucho, reseñé para mi blog “El hombre de Cuba Nuestra”. Ya entonces tomaba nota de la especie de admiración que parece despertar el agente Manuel David Orrio en el autor; usted puede verificarlo leyendo la entrada titulada: “Entre El Veraz y Jennische: La doble imagen de Oswaldo Alfonso Valdés”.

Parece que el propio infiltrado en la prensa independiente quiere darme la razón. El pasado 26 de julio “Cuba Información” publicó un artículo que lleva por nombre: “Hay que quitarse la policía de la cabeza... ¿en Cuba?”, el texto lo firma el propio Orrio, quien constata las 105 menciones que le dedican en el ensayo a su persona. El pseudodisidente destaca que se le reconoce: “como uno de los llamados periodistas independientes más relevantes de aquel tiempo”.

No es la primera vez que Orrio escribe sobre el sueco, en su artículo: “Un reencuentro entre Erik Jennische y Manuel David Orrio”, publicado el 3 de julio de 2011, en el mismo portal, nos habla de sus contactos con el escandinavo, antes y después de su propio destape como confidente del gobierno. Allí reconoce el deber “poco agradable” de vigilar al “joven” extranjero, así como el nacimiento entre ambos de algo parecido a una amistad; también se refiere a la reaparición en Facebook de Jennische, ocho años después de aquel “tempestuoso abril del 2003”. El objetivo de este contacto era pedirle al agente encubierto que respondiera a una encuesta, la misma aparece como anexo al artículo.

Tan rara colaboración no terminó con la entrevista. Orrio nos revela ahora que Jennische tuvo la gentileza de enviarle en formato pdf la versión en castellano de “Hay quitarse la policía”; también le informó del lanzamiento de la obra el 27 de julio. Nótese que se trata del “día después” de la aparición del artículo en Cuba Información, medio dedicado a contrarrestar en la red todo lo que desfavorezca al gobierno de la Isla.

¿A qué se debe tanta caballerosidad e intercambios entre el Director del programa para América Latina de la organización Defensores de los Derechos Civiles y un agente que actúa contra esos mismos derechos en Cuba?¿Será por la ingenuidad de quien no conoce cómo opera la propaganda cubana? No es el caso de Jennische, quien siendo uno de los mejores expertos sobre Cuba que tiene Suecia, no ha podido quitarse a Orrio de la cabeza.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

El Director del programa para América Latina de la organización sueca “Defensores de los Derechos Civiles” Erik Jennische (de pie). Al lado de Jennische, de derecha a izquierda: el colaborador de Olof Palme, Pierre Schori, el politólogo Fredrik Uggla y el escritor de origen cubano René Vázquez Díaz. (Foto: Carlos M. Estefanía.)Foto

El Director del programa para América Latina de la organización sueca “Defensores de los Derechos Civiles” Erik Jennische (de pie). Al lado de Jennische, de derecha a izquierda: el colaborador de Olof Palme, Pierre Schori, el politólogo Fredrik Uggla y el escritor de origen cubano René Vázquez Díaz. (Foto: Carlos M. Estefanía.)