Actualizado: 16/08/2019 16:52
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Cubanólogos, Cuba, Disidentes

La disidencia y sus me(n)junjes

Poses de paso por ingestiones, quizá mejor decir indigestiones, importadas desde México o La Habana

Comentarios Enviar Imprimir

Absolutamente impotentes para influir en decisiones políticas dentro de Cuba, líderes opositores sin masa pasaron por el Congreso a meter la cuchareta en asuntos de política exterior de Estados Unidos, por efecto del mejunje plattista que recetó el caucus cubano-americano.

Hay estudios que vinculan ya la ingestión de viagra con cáncer de la piel. Este mejunje refuerza la impresión diagnóstica que el castrismo difunde por doquier: la piel de la disidencia está afectada por el carcinoma del mercenarismo.

Tal y como la nación cubana parió a Fidel Castro como el gobernante que merecía, la práctica de opositores que se posan de paso en el Congreso de EEUU —sin haber podido anidar jamás ni siquiera en las asambleas de sus circunscripciones electorales respectivas— tiene bien merecidos los me(n)junjes teóricos de la cubanología a distancia.

Mejunje italiano

Al abordar “el delicado rol de la disidencia en las negociaciones” entre La Habana y Washington, el diario hecho en Cuba bajo el cuidado editorial de Yoani Sánchez se dio el caché de cortar y pegar una nota de EFE que cerraba con el historiador florentino Vanni Pettinà[1], quien se doctoró en España con tesis de asunto cubano-americano[2] y, al respecto del precitado tema de actualidad, elaboró este mejunje cosmético para la piel disidente:

“En Estados Unidos, aunque hay grupos como el liderado por Antúnez que abogan ruidosamente por continuar con el embargo, hay también grupos de la disidencia cubana como, por ejemplo, Cuban-Americans for Engagement, que están muy bien organizados y son capaces de presionar políticamente a favor del diálogo”.

Hasta Pánfilo sabe que Cuban-Americans for Engagement, a.k.a. CAFÉ, no es ningún grupo de la disidencia cubana y que Antúnez, si fuera líder de algún grupo, no sería de ninguno en EEUU, sino del Frente Nacional de Resistencia Cívica Orlando Zapata Tamayo, con sede en Placetas.

Quizás EFE no, pero el diario hecho en Cuba debió percibir el tufo que exhalaba de antes otro mejunje de Pettinà: “En el verano de 1958 un grupo comunista comandado por Félix Torres abrió un nuevo frente guerrillero en la zona de Yaguajay, muy cerca de donde Raúl Castro había abierto antes un segundo frente”.[3] Hasta los pioneros saben que Raúl Castro abrió el II Frente en Oriente y que, para llegar a Yaguajay, Camilo Cienfuegos tuvo que atravesar Camagüey completo. Desde luego que Pettinà es de Florencia, pero si acometió el estudio de ese fenómeno histórico denominado revolución cubana tiene que ponerse pa´esto.

Menjunje chilango

Desde Ciudad México Rafael Rojas soltó una reflexión sobre qué significaría, para la oposición y el exilio, el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y EEUU. Casi al cierre pronosticó:

“Los tres próximos años, que coincidirán, además, con un nuevo ciclo electoral que debería desembocar en la elección de un nuevo Consejo de Estado en 2017 y una sucesión de poderes en 2018, son el momento propicio para una reinvención de los opositores cubanos que los convierta, finalmente, en actores legales y legítimos de la democratización de la Isla.”

Este menjunje exhala igual tufo que el mejunje florentino. En 2017 no habrá ninguna elección de nuevo Consejo de Estado y es cosa de mecánica popular que la sucesión de poderes en 2018 discurrirá como siempre en elecciones generales: el pueblo elige directamente por distrito a los diputados, quienes enseguida forman la Asamblea Nacional y escogen sin dilación al Consejo de Estado, con selección al unísono de su presidente —Jefe de Estado y Gobierno— y del vicepresidente primero, eventual sustituto del anterior.

Además, si la oposición no atina desde 1993 a ganar prosélitos suficientes en las elecciones directas de diputados para contrarrestar los números electorales del gobierno, todas las siluetas intelectuales que emergen de aquel menjunje vitando sobre el “nuevo ciclo electoral” —momento propicio, reinvención de opositores, actores legales y legítimos de la democratización— son otras tantas farsas de la cubanología a distancia, las cuales acoplan perfectamente con la farsa opositora interna de que el pueblo cubano está en contra del gobierno, pero vota a favor.

Coda

Al menjunje chilango no se agregaron las elecciones parciales, que están a la vuelta de la esquina —19 de abril— y generan los delegados a las Asambleas Municipales que, para 2018, estarán aprobando las candidaturas a diputado. Sin embargo, el 3 febrero un grupo de opositores largó la Declaración Candidatos por el Cambio, que instila cierto ingrediente de racionalidad política en el mejunje disidente interno.

Tras advertir que “algunos de los ‘líderes’ de la oposición democrática [están] más preocupados por su posicionamiento ante el gobierno de los Estados Unidos que en buscar formulas al interior del país”, este grupo “invita a los actores democráticos a participar en estas elecciones, creando plataformas de unidad a nivel de barrio, que permitan vencer a los candidatos comunistas mirando hacia las elecciones presidenciales del 2018”. A tal efecto convoca a “proponer como candidatos independientes a todas las personas patriotas, honestas y trabajadoras que puedan ser una alternativa al poder comunista en las próximas elecciones de barrio”.

No hay indicios de que esta acción ciudadana dé resultados significativos, pero al menos enrumba hacia la transición a la democracia dentro de Cuba y con el pueblo de Cuba. Lo demás son poses de paso por ingestión de me(n)junjes importados.



Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.