Actualizado: 31/03/2020 11:47
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Opinión

La importancia de ser explícito

Amaury Pérez afirma estar en contra de la pena de muerte, pero en 2003 firmó una carta que respaldaba 'medidas enérgicas' tras el fusilamiento de tres ciudadanos.

Comentarios Enviar Imprimir

"No he firmado una carta que explícitamente diga que personas que piensan diferente a mí, por ejemplo, deban ser encarceladas, y mucho menos firmaría una carta que explícitamente diga que yo estaría dispuesto a que fusilaran a nadie. Primero porque soy cristiano y, segundo, porque estoy en contra de la pena de muerte", aseveró Amaury Pérez Vidal al Canal 51 (Telemundo) de Miami.

Así respondió a la reprobación moral de los exiliados anti-castristas por haber firmado, junto a otros 25 intelectuales y artistas cubanos, el Mensaje desde La Habana para amigos que están lejos (abril 19, 2003), que en su pasaje más explícito afirma: "Para defenderse, Cuba se ha visto obligada a tomar medidas enérgicas que naturalmente no deseaba".

Vayamos al grano. Con sus palabras, Pérez Vidal deja sentado que no generará cambio alguno en la tradición intelectual cubana del embaraje insultante y el servilismo a Castro.

Medidas enérgicas

Pérez Vidal firmó una carta dirigida "a los amigos que están lejos" y que, solo por esa lejanía, habrían protestado, a instancias de la revista Encuentro de la Cultura Cubana [ver PDF adjuntos], contra el fusilamiento de tres de los autores del secuestro incruento de la lancha Baraguá y el encarcelamiento de casi 80 opositores pacíficos en la Isla.

Esa carta no se refiere explícitamente a fusilar y encarcelar, pero por algo sus 26 firmantes son intelectuales y artistas: en alarde de estética usaron el juego lingüístico "medidas enérgicas", que sus amigos destinatarios —según la propia carta— no atinaban a comprender como consecuencia de "la distancia, la desinformación y los traumas de experiencias socialistas fallidas".

No hay otra cosa implícita en esas "medidas enérgicas" que el paredón para Lorenzo Enrique Copeyo, Bárbaro Leodán Sevilla y Jorge Luis Martínez, así como la cárcel para Luis Enrique Ferrer García (28 años), Omar Rodríguez Saludes (27 años) y los demás reos (ninguno con menos de 12 años de prisión) de la Causa de los 75.

Pérez Vidal se declara cristiano contrario a la pena de muerte. Por eso no ha firmado ninguna carta que muestre su disposición en abstracto a que fusilen al prójimo. Sin embargo, Pérez Vidal firmó una carta para justificar, como medida indeseada, pero concretamente enérgica, el asesinato judicial de tres delincuentes.

Tampoco firmó ninguna carta para sugerir que pusieran tras las rejas a quienes piensen diferente a él, pero si firmó una carta que justifica la prisión de los disidentes pacíficos que Castro mandó a prender en la primavera del 2003.

¿Otra invasión norteamericana?

¿Y cuál es la clave de justificación que Pérez Vidal y los demás intelectuales firmantes dan en la carta? Que "nuestro pequeño país está hoy más amenazado que nunca antes por la superpotencia que pretende imponer una dictadura fascista a escala planetaria". Y que las protestas de "amigos que están lejos" favorecen a "la gran campaña que pretende aislarnos y preparar el terreno para una agresión militar de los EE.UU. contra Cuba".

Nadie se llame a engaño: Pérez Vidal y los demás formaron un coro guataqueril al falsete de Castro, quien argumentó así su escalada represiva: "El arresto de varias decenas de mercenarios que traicionan a su patria a cambio de privilegios y el dinero que reciben del gobierno de Estados Unidos, y la pena capital a delincuentes comunes que con una pistola y cinco armas blancas secuestraron una embarcación de pasajeros en la Bahía de La Habana, fueron consecuencia de una conspiración urdida por el gobierno de aquel país y la mafia terrorista de Miami".

Según Castro, la conspiración radicaba en "provocar un conflicto armado entre Cuba y Estados Unidos" y hubo que cumplir entonces "el deber sagrado de luchar para impedir que millones de cubanos sean fusilados por los que intentan imponer a todos los pueblos de la Tierra una tiranía mundial nazi-fascista".

La carta es una versión artístico-intelectual de la misma argumentación con que Castro insultó a la inteligencia pública, porque ninguno de los fusilados había entrado siquiera en contacto por teléfono con Washington o Miami. Tanto es así que la "conspiración" no aparece por ningún lugar en la sentencia condenatoria a muerte de Copeyo, Sevilla y Martínez. Por lo demás, no había indicio de un solito marine, siquiera borracho, con ánimo de invadir a Cuba.

En esos días Washington marchaba a paso forzado hacia la guerra contra Irak. No en balde la única mención a preparativos bélicos contra Cuba vino del ex canciller, Felipe Pérez Roque, el 9 de abril de 2003. "El periódico Sun Sentinel, de Florida, cuenta (…) cómo la organización contrarrevolucionaria Comandos F-4 entrena con armas pesadas para realizar acciones armadas contra Cuba y para una posible invasión armada". Estos comandos son "un caso de psiquiatra", como aseveró a La Vanguardia (Barcelona) "el terrorista número uno de Miami", Orlando Bosch.

Por supuesto que a semejantes jefe de Estado y canciller no podían menos que corresponderles "artistas orgánicos" como Pérez Vidal, quien pretende salvar con un adverbio repetido su responsabilidad por abyecto servilismo a la voluntad de poder.

Coda

Algo anda mal en una revolución que apresa, enjuicia y fusila en una semana a tres autores de un secuestro que terminó "sin un disparo [y] sin un rasguño", como afirmó la nota oficial de abril 4 de 2003. Pero acaso es peor que artistas e intelectuales traten de esclarecer las cosas "a amigos que de buena fe puedan estar confundidos" con la mala fe implícita en no ser explícitos.

Carta Abierta contra la represión en Cuba (abril 2, 2003) Mensaje desde La Habana para amigos que están lejos (abril 19, 2003) Respuesta al Mensaje desde La Habana (abril 28, 2003)

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Amaury Pérez Vidal en el concierto 'Paz sin Fronteras', 20 de septiembre, La Habana, CubaFoto

Amaury Pérez Vidal en el concierto 'Paz sin Fronteras', 20 de septiembre, La Habana, Cuba. (EFE)

Últimos videos