Actualizado: 17/10/2017 10:31
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Cuba, Obama, Castro

Los 25 puntos inaceptables

La disposición del desgobierno cubano a el diálogo no está dirigida a su propio pueblo, al cual mayestáticamente ignora, sino a su eterno enemigo

Comentarios Enviar Imprimir

El miércoles se inició un nuevo capítulo de la beligerancia entre los gobiernos de EEUU y el mal gobierno de Cuba. Este nuevo capítulo tiene su primera nota diplomática (recuerden los años 60) en el Comunicado de la Casa Blanca en el que se señalan cuestiones inaceptables por el desgobierno cubano, repasémoslas:

  • Nuestro perdurable objetivo de promover el surgimiento de una Cuba estable, próspera y democrática.
  • El uso de toda una gama de medidas que Estados Unidos puede utilizar para promover un cambio positivo en Cuba.
  • Es mejor fomentar y respaldar las reformas que imponer políticas que convierten a los países en estados fallidos.
  • Hacemos un llamamiento a Cuba para que desencadene el potencial de 11 millones de cubanos poniendo punto final a las innecesarias restricciones impuestas en sus actividades políticas, sociales y económicas.
  • El Presidente Obama ha tomado medidas dirigidas a apoyar la capacidad del pueblo cubano de tener mayor control sobre sus propias vidas y determinar el porvenir de su país.
  • Promover de manera más eficaz la implantación de cambios en Cuba, dentro de un marco acorde con el apoyo de EEUU al pueblo cubano.
  • Un apoyo continuo y sólido que perseguirá la mejora de las condiciones en materia de derechos humanos y la implementación de reformas democráticas en Cuba.
  • Seguir mejorando el intercambio de información entre los cubanos y el flujo de información hacia y desde la Isla.
  • Que los ciudadanos cubanos tengan acceso a ciertos bienes con precios más bajos para así mejorar su nivel de vida y obtener una mayor independencia económica del estado.
  • Inicio de nuevos esfuerzos para incrementar el acceso de Cuba a las comunicaciones y su capacidad para comunicarse de manera libre.
  • Exportación comercial de ciertos artículos que contribuirán a la capacidad de los cubanos para comunicarse con personas en EEUU y el resto del mundo.
  • Se debe permitir que la sociedad civil cubana participe junto con las sociedades civiles de otros países que participan en la cumbre, en consonancia con los compromisos de la región conforme a la Carta Democrática Interamericana.
  • Un apoyo fuerte de EEUU para que haya mejores condiciones de derechos humanos y reformas democráticas en Cuba. La promoción de la democracia apoya a los derechos humanos universales al empoderar a la sociedad civil y el derecho de las personas de hablar libremente, reunirse y asociarse de manera pacífica y al apoyar la capacidad de la gente para determinar su futuro de forma libre. Nuestros esfuerzos se enfocan en promocionar la independencia de los cubanos para que no tengan que depender del estado cubano.
  • El congreso de EEUU financia la programación de la democracia en Cuba para proporcionar asistencia humanitaria, promocionar derechos humanos y libertades fundamentales y apoyar la libre circulación de información en lugares en donde está restringida y censurada. La administración continuará implementando programas de EEUU enfocados en promover el cambio positivo en Cuba.
  • Apoyar tanto de manera pública como privada un mayor respeto por los derechos humanos y libertades fundamentales en Cuba.

Los reclamos de respeto a la soberanía y la independencia de Cuba ya empezaron a sonar, Raúl Castro en su información al pueblo cubano dejó sentado que:

  • Sostener con el gobierno de EEUU un diálogo respetuoso, basado en la igualdad soberana, para tratar los más diversos temas de forma recíproca, sin menoscabo a la independencia nacional y la autodeterminación de nuestro pueblo.
  • Sin renunciar a uno solo de nuestros principios.
  • Fiel a nuestros ideales de independencia y justicia social.
  • Actualización de nuestro modelo económico para construir un socialismo próspero e sostenible.
  • Tenemos profundas diferencias, fundamentalmente en materia de soberanía nacional, democracia, derechos humanos y política exterior.

Las acusaciones de intromisión en los asuntos interno del pueblo cubano, de agresión imperialista, etc., serán repetidas a lo largo de este nuevo capítulo de la beligerancia entre los dos gobiernos.

Pero lo más importante, en mi criterio, es que la disposición del desgobierno cubano a el diálogo no está dirigida a su propio pueblo, al cual mayestáticamente ignora, sino a su eterno enemigo, al parecer con el pueblo no hay nada que dialogar.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

El senador Marco Rubio junto a, de izquierda a derecha, el excongresista Lincoln Díaz-Balart, la disidente Iris Tamara Pérez y los congresistas Mario Díaz-Balart e Ileana Ros-Lethinen. (Foto: Roberto Koltún/El Nuevo Herald.)Foto

El senador Marco Rubio junto a, de izquierda a derecha, el excongresista Lincoln Díaz-Balart, la disidente Iris Tamara Pérez y los congresistas Mario Díaz-Balart e Ileana Ros-Lethinen. (Foto: Roberto Koltún/El Nuevo Herald.)