Actualizado: 14/11/2019 12:33
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Opinión

Los nuevos dialogueros

El denominado exilio radical de Miami ha 'descubierto' la vía pacífica para superar el castrismo de la mano del Partido Republicano.

Enviar Imprimir

Quizás sea una simple coincidencia estadística, pero las figuras políticas cubanas más conocidas por la defensa de la vía pacífica y comprometidas con "el diálogo" —a veces hasta el extremismo—, son también las que más prejuicios antiamericanos muestran y las que más recelan del exilio de Miami.

Sin embargo, es curioso que el compromiso de una izquierda democrática y antiimperialista con "la solución pacífica" en Cuba se dé precisamente en los tiempos en que la propia administración norteamericana dejó bien claro que, a diferencia del Medio Oriente, donde está dispuesta a usar las armas sin vacilar, quiere que las tensiones en el Tíbet, Corea del Sur y Cuba se resuelvan a través de un entendimiento pacífico entre las partes. Es decir, la política norteamericana ve con buenos ojos la moderación y exilio del Dalai Lama, el apaciguamiento del sucesor norcoreano y la autorreforma gradual del castrismo.

Armando Pérez Roura, director general de Radio Mambí y presidente de la Junta Patriótica Cubana, además de ser el portavoz más representativo del exilio histórico de Miami, es un fiel partidario de la política republicana, en general, y de la política de George W. Bush hacia La Habana, en particular. Lo que exactamente esto significa hoy es que el llamado exilio radical de Miami se encuentra (o descubre) la vía pacífica de superación del castrismo a través de la lealtad al Partido Republicano, y no mediante una reflexión moralista o cambio de táctica por necesidad micropolítica.

No es el radicalismo de Miami el que fue a la política de diálogo, sino que la política de diálogo le vino enmarcada en la lógica republicana de la política norteamericana.

Lealtad al Partido Republicano

Al igual que los opositores, disidentes y exiliados cubanos, los demócratas chinos, los independentistas radicales tibetanos, los desertores de Pyongyang y los militaristas de Seúl también conocen la gran fuerza "persuasiva" de la política exterior norteamericana.

El martes 12 de septiembre, en el programa Mesa Redonda de Radio Mambí, que dirige Armando Pérez Roura, se dejó entender con mucho cuidado, como si fuera lo más natural del mundo, lo que es en verdad un cambio de posición respecto a "la vía cubana" en aras de una lealtad tradicional al Partido Republicano. Es decir, se expuso un nuevo tipo de diálogo, el diálogo de la derecha, que esta vez tampoco es el resultado del internacionalismo de la izquierda, sino del alineamiento del conservadurismo cubanoamericano.

El programa actual del exilio radical es coincidente con el punto de vista de la Casa Blanca. Habrá que aceptar algún tipo de sucesión en Cuba, con un grado de decencia mínimo que justifique un reconocimiento internacional. Sólo después de esto podrá hablarse de democracia política y participación del exilio en la definición de la misma.


« Anterior12Siguiente »