Actualizado: 26/06/2019 9:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Cuba, Periodismo, Revolución

No es la revolución

Hace ya mucho tiempo que la Revolución es revolución, o mejor dicho: involución

Comentarios Enviar Imprimir

No es la revolución…

Periodismo de Barrio quiso hacer periodismo alternativo, de vanguardia, diferente, en Cuba, e intentó, sobre todo, no buscarse problemas.

En ese empeño, ya en sus inicios declaraba su fidelidad “al Socialismo como proyecto emancipatorio”, deslindándose así de disidencias, oposiciones, dejando claro cuál sería el tono de su tinta. Lo de ellos, pues, periodismo independiente, no oficial, manso.

Y así fue que PdB pensó que bastaría un “te seré fiel” para sobrevivir al hedor de la bestia.

No tardo mucho y les gruñeron advertencias; brillaron, desde infames blogs y aún peores libelos, los dientecillos de los escribas, pero, ¿qué temer? Al cabo ellos, jóvenes periodistas, arropados en ética, estética, el artículo 53 de la Constitución de la República de Cuba, y apoliticidad, no marchaban con Damas de Blanco ni comulgaban con extrañas finanzas; publicaron entonces historias de la desidia, el drama de algunos de los más jodidos, pero evitaron explícitamente los dedos acusadores, los Vivas, los Abajos, y escribir la palabra derechos con mayúscula. Estaban a salvo.

Y se equivocaron tanto que terminaron nueve jóvenes periodistas de PdB en los calabozos de Guantánamo, tan solo por andar haciendo preguntas en la Baracoa destrozada por el huracán Matthew.

Hace ya mucho tiempo que la Revolución es revolución.

Dejó de girar. Se hizo menor, obsoleta, seboruco impuesto, colgado al cuello de la nación cubana.

De galope glamoroso pasó a trote aburrido y, ahora repta, angustiosa. Ha dejado en el trayecto todos los afeites, un rastro de las lentejuelas que encandilaron a propios y ajenos, los jirones de piel verdeolivo, en estos finales, se arropa en guayaberas blancas.

Pero, anciana déspota, no permite impertinencias. Abofetea con presteza al que se solivianta; castiga, reprime, patea, encarcela a quien, a estas alturas, aun no entiende que dentro de la revolución, todo; fuera de ella, los desobedientes.

¿Qué país es ese, qué bazofia de gobierno puede ser el que le teme a las preguntas, y llena calabozos no solo con sus némesis sino hasta con sus fieles?

Periodismo de Barrio no es ni será un medio político de oposición, ni prensa que fustigue al desgobierno cubano. Vamos, ni siquiera escribirá alguna vez acerca de los causas y hechos fundamentales que mantienen postrada a Cuba.

Pero eso, visto está, no será garantía de nada. Griten o susurren, el miedo y la bota ya les derribaron la puerta.

Y entiendan de una vez que no es la revolución la que los acosa: es la involución, idiotas.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.