Actualizado: 19/07/2019 13:12
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Opinión

Cumbre, Cuba, Música

Otra música desde la Cumbre

La gran contradicción de un sistema que es capaz de educar y de generar intelectualidad en su pueblo, a la vez que le impide expresarse

Comentarios Enviar Imprimir

Ya circulan los coches normalmente por las calles de Panamá. La mayoría de los presidentes ha regresado a casa y la ciudad vuelve a su rutina.

Los discursos han sido diversos, algunos muy historicistas, otros más actuales y de futuro, coincidiendo en que la educación de nuestros pueblos debe ser una prioridad y que uno de los retos principales es acabar con el narcotráfico, desde su raíz , el gran consumidor y financiador primermundista.

Paralelo a la Cumbre han tenido protagonismo las caceroladas de los venezolanos, que casualmente pueblan muchos de los edificios aledaños al Centro de Convenciones Atlapa. Desde sus balcones, y al unísono, hicieron oír su particular voz durante el discurso de su actual presidente, y también lo acompañaron en sus entradas y salidas al evento.

También los cubanos de ambas orillas han sido noticia. Tristemente célebres se han visto enfrentados, no solo verbalmente, en actos de evidente manipulación, orquestados más que espontáneos y que pretenden poner barreras sicológicas en la esperanza de una evolución pacífica, racional, inteligente y proactiva del proceso de democratización que andará en los próximos años el pueblo cubano.

Estos actos solo pretenden hacer presente el mensaje del miedo. Son actos viles, mediocres y de muy baja calaña, que trabajan el subconsciente de la población y de la opinión pública, potenciando nuestras diferencias y haciéndolas ver como insalvables.

No lo van a conseguir, a pesar de todo lo que se haga para retrasar su llegada, la democracia, con todos sus defectos, pero con sus infinitas virtudes, llegará a nuestro país. Se acabarán las justificaciones de un lado y las subvenciones del otro. Y el pueblo, liberado de sus lastres, podrá avanzar en el camino de una real maduración. Estamos realmente preparados.

Volvamos al presente. No hay dudas sobre el tema más atractivo de la Cumbre. El histórico encuentro entre los presidentes de Estados Unidos y Cuba ha sido el foco de todas las miradas y por más que se haya hablado de otros temas, lo que no se había ni visto ni oído, lo realmente nuevo es el público encuentro de los representantes de dos naciones más de medio siglo enfrentadas.

Sin embargo lo que ha motivado que me siente hoy a escribir han sido los dos conciertos de músicos cubanos el pasado jueves 9 de abril, en la Ciudad de Panamá , en ocasión de esta Cumbre.

Se recibieron correos electrónicos y mensajes de WhatsApp que anunciaban un concierto del legendario cantautor cubano Silvio Rodríguez, a las 9 de la noche en una sede universitaria bastante céntrica, en una explanada, al aire libre.

También se convocó a otro concierto (concierto 2) la misma noche, a la misma hora, en un auditorio cerrado, algo alejado, en la Ciudad del Saber. Para este concierto se anunciaba la presencia de varios raperos y poetas urbanos como Silvito El Libre, hijo de Silvio Rodríguez (del concierto 1), Escuadrón Patriota y Los Aldeanos.

El concierto 1 salió en las noticias, tuvo cientos de banderitas cubanas , y muchas canciones coreadas por un público alegre que en una noche de agradable brisa parece haber disfrutado mucho viendo por primera vez en suelo panameño a una figura casi mítica de la música latinoamericana.

Me hubiera gustado estar allí, lamenté mucho tener que elegir. Pero tuve que hacerlo, otra vez elegir.

El auditorio de la Ciudad del Saber tenía suficiente público. Tranquilo, cada uno en su asiento. Era fácil identificar a las personas de seguridad locales, aunque estuvieran vestidos de civil. La otra seguridad no era evidente, pero allí estaría, tomando nota, como siempre.

Aparecieron en escena varios teloneros antes de las figuras anunciadas. Apareció allí un gran artista, un underground cubano con pinta extravagante, por sus ropas y sus movimientos. Toda una revelación David D Omni, una actuación completa, un hombre cuya actuación impacta y conecta desde lo más profundo. Un hombre que sufre y lo sabe trasmitir desde un escenario de un modo que solo los grandes intelectuales saben hacer.

Escuadrón Patriota , cuyos videos hemos visto tantas veces en You Tube, emociona desde su profunda poesía , desde su auténtica sencillez. La canción a su madre, como tantas otras, lo ponen en un lugar cimero.

Y viendo a todos estos jóvenes que necesitan expresarse y lo hacen a pesar de todas las consecuencias que esto tiene para sus propias vidas y las de sus familias. Viendo cómo escriben de la manera que lo hacen, cómo rapean con un nivel de intelectualidad envidiable. Cómo hablan de la superación del miedo, de la paz y de la hermandad, de un futuro donde haya espacio para todas las voces, para todas.

Mientras escucho pienso en la gran contradicción de un sistema que es capaz de educar y de generar intelectualidad en su pueblo, a la vez que le impide expresarse.

¿Para qué educar?

Posiblemente sea más feliz un hombre sometido desde su ignorancia que un hombre culto que sabe todo lo que le pasa y tiene que morderse la lengua antes de hablar o clavar su mano antes de escribir lo que piensa, a menos que esté dispuesto a sufrir y hacer sufrir a su familia. A ser humillado, a ser anulado, que es la muerte en vida. A no poder buscar en el prójimo la unidad que se necesita, porque te han enseñado a desconfiar de él. Te han inoculado la desconfianza que lleva directo a la desidia. Estás tan derrotado como el último eslabón de la cadena del capitalismo subdesarrollado. Has llegado al mismo sitio por otro camino. Estás tan atrapado como él o más.

Héroes hay muy pocos. Y allí hubo varios sobre el escenario. Ante ellos sufro. Por ellos, por mí, por nuestro pueblo. Pero los veo fuertes, decididos a continuar. Realmente se les está permitiendo continuar. Hasta eso esta programado. Hasta el espacio para la libertad de expresión se planifica, se dosifica, tiene su estrategia, siempre la tuvo y ahora es mucho más evidente.

Salgo del concierto con mucha energía positiva. Feliz de ver a estos jóvenes que son parte de nuestra esperanza. Jóvenes que hablan de paz , de amor, de espiritualidad, de una Cuba posible , de todos hermanos, respetándonos los unos a los otros.

Y ya todo vuelve a la rutina.

Ahora cada presidente en casa, tendrá que hacer sus deberes.

No falta la esperanza.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.